Historicidad y Escatología Del Mensaje de los Tres Ángeles | Parte II

El mensaje del Cuarto Ángel, ¿es un nuevo mensaje? Podemos leer acerca de este mensaje en el libro de Apocalipsis 18:1-5:

“Después de esto vi a otro (del griego allos) ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino[1] del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites. Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.”

El Mensaje del Cuarto Ángel no es más que la repetición del Primer, Segundo y Tercer Mensaje de los mensajes del Cap. 14 del libro del Apocalipsis.[2] Sin embargo, esa repetición o predicación (poderosa, por ello se convertirá en un Fuerte Pregón/Fuerte Clamor) no precede al poder del Espíritu Santo que se manifestará en aquellos que se consagraron a Dios, igual como ocurrió en el tiempo de los discípulos, al poco tiempo de la ascensión de Jesús, lo que conocemos como el Día de Pentecostés. El Mensaje del Cuarto Ángel, invita a salir de Babilonia al pueblo de Dios – la mayoría en mi humilde opinión. Jesús dijo: “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.”[3] La Hna. White escribió: “Dios tiene joyas en todas las iglesias, y no nos corresponde lanzar arrolladoras acusaciones contra el llamado mundo religioso. El Señor tiene sus representantes en todas las iglesias. No se les han presentado a estas personas las verdades especiales, que son la piedra de toque para estos últimos días, en circunstancias que despierten convicción en su corazón y en su mente; por lo tanto, al rechazar la luz, no han cortado su relación con Dios. Entre los católicos hay muchos que son cristianos muy concienzudos y que caminan en toda la luz que brilla sobre ellos, y Dios obrará en su favor.”[4]

No tengamos la menor duda de que Dios tiene hijos eles en todas las iglesias, hijos que Él llama ‘pueblo mío’, los llama como llamó al pueblo de Israel (su pueblo) cuando pidió a faraón en Egipto que lo librase: “Deja ir a mi pueblo…”.[5] Por lo tanto tengamos cuidado en no condenar a nadie para no ser piedra de tropiezo y recordando mas aún, que el juicio comienza por la casa de Dios, por nosotros, seremos los primeros pesados en balanza.[6]

La escena del Cuarto Ángel de Apocalipsis 18 representa a los moradores de la tierra que predicarán el último mensaje de amonestación,[7] un mensaje que excederá en poder y vigor muy superiores al Clamor de Media Noche.[8]

“Estos versículos [Apoc. 18: 1-2, 4] señalan un tiempo en el porvenir cuando el anuncio de la caída de Babilonia, tal cual fue hecho por el segundo ángel[9] de Apocalipsis 14: 8, se repetirá con la mención adicional de las corrupciones que han estado introduciéndose en las diversas organizaciones religiosas que constituyen a Babilonia, desde que ese mensaje fue proclamado por primera vez, durante el verano de 1844 … Estas declaraciones, unidas al mensaje del tercer ángel, constituyen la amonestación final que debe ser dada a los habitantes de la tierra…

Los pecados de Babilonia serán denunciados. Los resultados funestos y espantosos de la imposición de las observancias de la iglesia por la autoridad civil, las invasiones del espiritismo, los progresos secretos pero rápidos del poder papal – todo será desenmascarado. Estas solemnes amonestaciones conmoverán al pueblo. Miles y miles de personas que nunca habrán oído palabras semejantes, las escucharán”.[10]

Es con y por el poder del Espíritu Santo que se proclamará el Mensaje del Tercer Ángel. La sierva del Señor escribió: “Cuando llegue el tiempo de hacerlo con gran poder [la proclamación del mensaje del tercer ángel], el Señor obrará por conducto de humildes instrumentos, dirigiendo el espíritu de los que se consagren a su servicio. Los obreros serán cali cados más bien por la unción de su Espíritu que por la educación en institutos de enseñanza. Habrá hombres de fe y de oración que se sentirán impelidos a declarar con santo entusiasmo las palabras que Dios les inspire.”[11]

Ese tiempo será uno de gozo y aflicciones. Si queremos ver una vislumbre de lo que acontecerá solo hay que leer el libro de Hechos junto con Hechos de los Apóstoles de Ellen G. White. Allí encontramos que el gozo de las conversiones de los que escuchaban las palabras de Vida desde el Día de Pentecostés, no lo quitaban las persecuciones, los encarcelamientos o incluso las condenas de muerte por predicar el Evangelio, por predicar a Cristo cruci cado y resucitado. “Es con ferviente anhelo que anticipo el tiempo cuando se repetirán los sucesos del día de Pentecostés aun con mayor poder que en esa ocasión. Juan dice: “Vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria” [Apoc. 18: 1]. Entonces, como en el momento del Pentecostés, la gente oirá la verdad que será presentada a cada hombre en su propio idioma”.[12]

La obra del cuarto ángel será una de carácter universal; la Hna. White escribió[13] que será un evento que superara lo visto en el tiempo de la reforma en el S. XVI y no es para menos, se estará proclamando la última amonestación a los habitantes de la tierra antes de la segunda venida de Jesús.

El profeta dice: “Vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia… Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades”. (Apoc. 18: 1, 2, 4, 5). ¿Cuándo llegan sus pecados hasta el cielo? Cuando la ley de Dios sea finalmente invalidada por medio de la legislación. Entonces la crisis del pueblo de Dios le proporciona a éste la oportunidad de mostrar quién es el gobernante del cielo y de la tierra. Mientras un poder satánico está conmoviendo los elementos desde abajo, Dios envía luz y poder a su pueblo para que el mensaje de la verdad pueda ser proclamado a todo mundo.”[14] “La esencia del mensaje del segundo ángel vuelve a darse al mundo por medio del otro ángel que ilumina la tierra con su gloria. Estos mensajes se mezclan en uno solo para ser presentados a la gente en los días finales de la historia terrenal. Todo el mundo será probado, y todos los que han estado en las tinieblas del error en lo que respecta al sábado[15] del cuarto mandamiento, comprenderán el último mensaje de misericordia que ha de darse a los hombres.”[16]

Qué privilegio, pero qué responsabilidad tenemos como adventistas del séptimo día. ¿Estamos llenando nuestra lámpara con aceite?

“Muchos días están pasando a la eternidad, y con ellos se nos aproxima el tiempo de prueba. Como nunca antes, ahora debemos orar para que se nos conceda el Espíritu Santo. Cuando el pueblo de Dios se humille en su presencia, e individualmente busque al Espíritu Santo de todo corazón, de los labios humanos se escucharán testimonios como este que registra las Escrituras: “Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria” (Apoc. 18: 1). Entonces se verán rostros fulgurantes gracias al amor de Dios, y habrá labios que, al ser tocados con fuego santo, dirán: “La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1: 7).”[17]

¿POR QUÉ TODAVÍA NO SE HA MANIFESTADO EL ESPÍRITU SANTO A TRAVÉS DE LA LLUVIA TARDÍA?

El Mensaje del Cuarto Ángel no es un nuevo mensaje, viene con mensajes ya dados en el pasado pero, con la gran diferencia que viene con el poder recibido de la Lluvia Tardía, que no es otra cosa que el derramamiento del Espíritu Santo en los creyentes que se prepararon para recibirla bajo la gracia de Dios y la fe en Jesús demostrada en sus vidas, en su diario vivir.[18] Así como ocurrió en el día Pentecostés, así sucederá nuevamente. La Palabra nos dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”[19]

Sin embargo, antes de recibir el Espíritu Santo, los discípulos estaban: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego”[20] Hoy en día tristemente en la iglesia no hay unión, hay chisme, contiendas y disensiones, ¿Qué nos pasa? ¿Cómo queremos que sea derramada en nosotros la Lluvia Tardía si no nos estamos preparando? El agricultor antes de sembrar prepara el terreno, lo mismo debemos hacer nosotros en nuestras vidas, no por merito alguno en nosotros, porque no tenemos, ni mucho menos con nuestras propias fuerzas, sólo Cristo nos ayudará a vencer nuestros defectos de carácter, sólo El.

El profeta Jeremías describe al pueblo rebelde: “No obstante, este pueblo tiene corazón falso y rebelde; se apartaron y se fueron. Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega.”[21] ¿Acaso hay diferencia entre el Israel antiguo y el Israel moderno, el espiritual? ¿Hay alguna? Y no es abandonar el trabajo, los amigos y la familia para dedicarme solo a orar, no. Vivimos en un tiempo solemne, donde nuestra elección por Cristo depende de un hilo por los problemas que nos agobian y por las llamativas luces del mundo. Vivamos el día a día con la espada (la Biblia) en una mano y nuestra herramienta de trabajo en la otra (tiza, azadón, estetoscopio, etc…), como en los tiempos difíciles que le tocó vivir a Nehemías.[22]

Nuestro orgullo como laodicense nos puede llevar a la segunda muerte, sin embargo, aun en nuestra condición de laodicense Jesús nos hace un llamado.[23]

Volvámonos al Señor mis amados, Dios honrará a quien le honra,[24] a través del profeta Oseas nos dice: “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.”[25]

La Hna. White escribió: “Revivan la fe y el poder de la iglesia primitiva, y el espíritu de persecución revivirá también y el fuego de la persecución volverá a encenderse.”[26] El apóstol Pedro nos dice: “… poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo… tanto más procurad hacer rme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.”[27] Y el mismo Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”[28] Obligatoriamente tengo que hacer dos preguntas: ¿Estamos preparados para recibir la lluvia tardía? ¿Nos estamos preparando para recibirla? La respuesta a esa dos preguntas creo que cada uno de nosotros la sabe y lo hago con la sola intención de que meditemos sobre nuestra relación con Dios que es lo principal y mas importante en nuestra vida.[29]

La promesa de Dios está ahí: “Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.”[30] “Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno.”[31]

No es fácil, todos tenemos lucha, pero la recompensa es grande y además, Cristo padeció mucho más que nosotros y aun sin merecer, nosotros merecemos hasta la muerte, sin embargo, Cristo se dio por nosotros. Si no arreglas tus problemas con tu prójimo, quita de tu mente el engaño satánico de que lo harás en el cielo. ¿Qué debemos hacer?[32] ¿Qué debemos seguir?[33]

Santiago[34] nos exhorta a tener paciencia para que cuando llegue el momento que tanto anhelamos podamos decir: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.”[35]

“Todo lo que debemos hacer es mantener limpio el recipiente y ponerlo hacia arriba, listo para recibir la lluvia celestial, y perseverar en oración: “Haz que la lluvia tardía llene mi vasija. Que la luz del ángel glorioso que se une con el tercer ángel brille en mí; dame una parte en la obra; déjame proclamar el mensaje; permíteme ser el colaborador de Jesucristo”. Así, buscando a Dios, permítanme decirles que Él está permanentemente preparándolos, dándoles su gracia.”[36]

“El gran derramamiento del Espíritu de Dios que ha de alumbrar toda la tierra con su gloria, no sobrevendrá hasta que tengamos un pueblo esclarecido que sepa por experiencia lo que signi ca ser colaboradores juntamente con Dios. Cuando tengamos una consagración completa y sincera al servicio de Cristo, Dios reconocerá el hecho derramando su Espíritu sin medida; pero esto no ocurrirá mientras la parte más grande de la iglesia no trabaja juntamente con Dios. Dios no puede derramar su Espíritu cuando el egoísmo y la complacencia propia se manifiestan en forma tan notoria, cuando prevalece un espíritu que, si se lo tradujera en palabras, constituiría la respuesta de Caín: “¿Soy yo guarda de mi hermano?”[37]

Debemos estar preparados para recibir la lluvia tardía, no pensemos que la lluvia tardía nos va preparar, tenemos que prepararnos antes para recibirla, la tarea de consagración y santi cación es diaria, es de día a día, en una estrecha comunión con Cristo.

“El ángel fue investido de grande poder y gloria y mientras descendía, la tierra se iluminó de su gloria. La luz que rodeaba a este ángel penetró en todas partes mientras él clamaba con una voz fuerte y poderosa: ‘Caída es, caída es la grande Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas aves sucias y aborrecibles.’ (Apoc. 18: 2.) Se repite el mensaje de la caída de Babilonia dado por el segundo ángel añadiendo la mención de las corrupciones que habían entrado en las iglesias desde 1844. La obra de este ángel aparece en el momento preciso para unirse en la última obra del mensaje del tercer ángel proclamado en alta voz.”[38]

PARA MEDITAR

Deseamos que Cristo venga, deseamos dejar este mundo e irnos con El y vivir eternamente en las mansiones celestiales, sin embargo, el deseo puede y sé que es genuino en muchos de nosotros, mas sin embargo, si no dejamos que muera el YO, nuestro peor enemigo, nuestra mas acérrima lucha, y no dejamos que Cristo viva en nosotros, el deseo quedará como eso, un deseo y no pasará a convertirse en una realidad que es el fin de todo deseo, ¿no? Hay mucha tela para cortar sobre el tema pero, el espacio es limitado.

¿Para qué me sirve el conocimiento? ¿Para qué me sirve sacar la mejor nota en clase de Biblia si en la clase del Servicio soy insuficiente? ¿Me entiendes? Satanás conoce la Biblia mejor que cualquier erudito adventista o no adventista y ya está condenado.

“Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su con anza. Entonces les decía: “Seguidme”.[39]

Hoy en día usamos ese mismo método, pero comenzando de atrás hacia adelante. Y creo que no pasamos del primer paso (del seguidme). Como dice un cántico de Los Heraldos del Rey: “Somos uno con Cristo, uno somos en Él, la unidad que tenemos se revela en el amor, es eterna y se inspira en el amor.” En palabras de Jesús, amemos al prójimo como a nosotros mismos.[40]

“Es también, en gran medida, por medio de nuestras imprentas cómo debe cumplirse la obra de aquel otro ángel que baja del cielo con gran potencia y alumbra la tierra con su gloria [Apoc. 18: 1].”[41]

Mis amados, es mi deseo que la Verdad de la Biblia arda como una antorcha, no solo en nuestra mente, sino también en nuestra vida diaria. Se nos dice: “Sólo los que están viviendo a altura de la luz que tienen, recibirán mayor luz. A menos que estemos avanzando diariamente en la práctica de las virtudes cristianas activas, no reconoceremos las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Podrá estar derramándose en los corazones en torno de nosotros, pero no la discerniremos ni la recibiremos.”[42]


Referencias

[1] Ver columna en DA: Apocalipsis 14:8: El vino de Babilonia: http://defensaadventista.org/apocalipsis-148-el-vino-de-babilonia-2/

[2] White, Ellen. ¡Maranatha: El Señor Viene!. Pág. 171.

[3] Juan 10:16

[4] White, Ellen. Eventos de los últimos días, Pág. 201.

[5] Éxodo 5:1 (las dos palabras, tanto en hebreo – עעע- como en griego – λαός- quiere decir pueblo, además de agregársele otro signi cado como: multitud, nación, etc…)

[6] 1 Pedro 4:17

[7] White, Ellen. Matutina: Alza tus ojos del día 20 de septiembre.

[8] White, Ellen. Primeros Escritos, Pág. 277.

[9] Por ello habíamos leído anteriormente por parte de la Hna. White que el Mensaje del Segundo Ángel no alcanzó su completo cumplimiento en 1844. Debía repetirse con el poder del derramamiento de la Lluvia Tardía, o sea, el derramamiento del Espíritu Santo.

[10] White, Ellen. El Conflicto de los Siglos, Págs. 661-662, 664.

[11] __________. El Conflicto de los Siglos, Pág. 664.

[12] __________. Eventos de los Últimos Días, Pág. 206.

[13] __________. ¡Maranatha: El Señor Viene!. Pág. 18.

[14] __________. ¡Maranatha: El Señor viene!. Pág. 178.

[15] ¿Sábado o Domingo?: www.DefensaAdventista.com/SoD

[16] White, Ellen. Mensajes Selectos, tomo 2. Pág. 133.

[17] White, Ellen. Matutina: Recibiréis poder del día 29 de mayo.

[18] Gálatas 3:11

[19] Hechos 2:1-4

[20] Hechos 1:14

[21] Jeremías 5:23, 24

[22] Nehemías 4:17, 18

[23] Apocalipsis 3:18-20

[24] 1 Samuel 2:30

[25] Oseas 6:1-3

[26] White, Ellen. El Conflicto de los Siglos, Pág. 52

[27] 2 Pedro 1:5-10

[28] Juan 13:35

[29] Mateo 6:33

[30] Joel 2:23

[31] Zacarías 10:1

[32] Filipenses 4:5 (la palabra en griego: ἐπιεικής/epieikés Se puede traducir como mansedumbre)

[33] 1 Timoteo 6:11

[34] Santiago 5:7

[35] Isaías 25:9

[36] White, Ellen. Matutina: A fin de conocerle del día 26 de septiembre.

[37] __________. Matutina: Recibiréis poder del día 28 de octubre, Miembros mas consagrados

[38] White, Ellen. La fe por la cual vivo. Pág. 337.

[39] ____________. El Ministerio de Curación, Pág. 102.

[40] Mateo 19:19

[41] White, Ellen. Joyas de los Testimonios, tomo 3, Pág. 140.

[42] __________. ¡Maranatha: El Señor viene!. Pág. 218.