¿Fué Elena White epiléptica del lóbulo temporal?

No es poco común ver como las otras denominaciones tratan de desacreditar a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Una de las maneras en que tratan de hacerlo es lanzando ataques contra el ministerio profético de Elena G. White.

Entre las acusaciones que están más arraigadas, esta aquella que alega que Elena White sufrió de un tipo de epilepsia psicomotora, la cual fue la causante de que ella afirmara tener visiones, y por tanto no se pueden atribuir a la intervención divina. Es decir, dan una explicación “racionalista” a las visiones y sueños de Elena White, desacreditando la postura oficial de la Iglesia respecto al asunto.

En la presente columna, examinemos de manera breve, que tan fiable es este argumento.

Accidente en la niñez

La razón por la que los escépticos atribuyen una epilepsia a Elena White es debido a un accidente registrado durante su niñez y que describiremos a continuación.

En 1836, a los nueve años de edad, una compañera le arroja a Elena una piedra en la cara, lo cual causó que se le fracturara el tabique de la nariz, hubiera una profunda hemorragia y que estuviera inconsciente por tres semanas, virtualmente en estado de coma [1] . Incluso se describe que “quedo reducida casi a un esqueleto” [2]. Esto la obligó a dejar sus estudios a muy temprana edad.

Puesto que no existen registros médicos sobre dicho accidente, esta información por sí sola, no es suficiente como para obtener un diagnostico medico exacto de su condición.

¿Es fiable esta argumentación?

Ocho profesores de la Escuela de Medicina y Enfermería de la Universidad de Loma Linda se dieron a la tarea y estudiaron las evidencias disponibles al respecto, para llegar a tener un conocimiento más amplio sobre el asunto.

En 1984 publicaron un informe titulado “¿Tuvo Elena de White ataques apoplaticos parciales múltiples?” en el que dan a conocer sus conclusiones. A continuación citaremos textualmente un fragmento de dicho informe, el cual es revelador:

“El diagnostico de un desorden apoplatico parcial múltiple (del lóbulo temporal o epilepsia psicomotora) es a menudo difícil de hacer, aun con la ayuda de técnicas modernas como la electroencefalografía y la grabación mediante videos. Por lo tanto, el establecimiento de un diagnostico tal, hecho retrospectivamente en una persona que murió hace casi 70 años, y respecto a la cual no existen registros médicos, solo puede ser, en el mejor de los casos, especulativo, insustancial y controversial.

Los artículos y presentaciones recientes que sugieren que las visiones y escritos de Elena de White fueron el resultado de un desorden apoplatico parcial múltiple, contienen muchas inexactitudes. El razonamiento ambiguo y la aplicación errónea de los hechos han dado como resultado que se llegue a conclusiones engañosas.

Este comité fue nombrado para evaluar la hipótesis de que Elena G. de White tuvo ataques apoplaticos parciales múltiples. Después de una cuidadosa revisión de los materiales autobiográficos y biográficos disponibles considerados a la luz del conocimiento actual de este tipo de ataques, es nuestra opinión que:

(1) No hay evidencias convincentes de que Elena de White sufrió de ningún tipo de epilepsia.

(2) No hay posibilidad de que ataques apoplaticos parciales múltiples sean la causa de las visiones de la Sra. White o de su papel en el desarrollo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.” [3]

Conclusión

Como podemos ver, creer que podemos hacer un diagnostico medico fiable de una persona que lleva casi un siglo de fallecida y sin contar con las evidencias necesarios es algo inverosímil. En realidad no existe la más mínima evidencia médica como para afirmar con toda seguridad que las visiones de Elena White sea producto de epilepsia del lóbulo temporal.

Por el contrario, los testimonios de testigos oculares que estuvieron con ella cuando tenía visiones, y los profundos e inspiradores libros que escribió, teniendo una preparación académica muy limitada, nos muestran que su ministerio tiene un origen divino.

Referencias

[1] James White and Ellen G. White. Life Sketches, Ancestry, Early Life, Christian Experience, and Extensive Labor of Elder James White and His Wife, Mrs. Ellen G. White (Battle Creek, Michigan; Steam Press of the Seventh-day Adventist Publishing Association, 1888). 131. (hereafter cited as Life Sketches).

[2] White y White. Life Sketches. 132.

[3] Ministry, agosto, 1984, y se hace referencia a esto en Adventist Review, 16 de agosto, 1984.