El Obelisco en la tumba de Elena G. de White

Los críticos de Elena de White arguyen que el obelisco que se encuentra ubicado en la tumba familiar es de origen pagano y masón, por lo que la familia White practicaba la masonería.

No hay registros históricos que indiquen quién colocó el obelisco. Sin embargo, se reconoce que ella gozó de gran popularidad en su tiempo y su muerte la registraron algunos diarios. Personas adventistas como no adventistas les hicieron muchos reconocimientos, regalos y detalles en su tumba.

Una visita al cementerio donde se encuentra la tumba de ella, revela que todas las tumbas de ese tiempo, tenían obelisco y que era una costumbre colocarlos, así como hoy día se colocan cruces en las tumbas.
Contemplemos dos cementerios de la época, con los obeliscos en vez de cruces:

Algunas declaraciones sacadas de contexto:

Uno de los símbolos masones es la pirámide y que en la parte superior hay un ojo, que denominan el "ojo que todo lo ve". Y siendo que Elena de White menciona esta frase, lo asocian con esta frase masónica.

1 - Dios los cuidaba y su ojo estaba sobre ellos." (Joyas de los Testimonios, tomo 2, página 38)

ACLARACIÓN.- Es obvio que se refiere al ojo de Dios, no se refiere a ningún ojo masónico: “Cuando los miembros individuales de la iglesia obren como verdaderos seguidores del manso y humilde Salvador, entonces será menos común encubrir y excusar el pecado. Todos se esforzarán por obrar como en la presencia de Dios. Comprenderán que su ojo que todo lo ve, está siempre sobre ellos, y que él discierne el pensamiento más secreto. El carácter, los motivos, los deseos y propósitos, son tan claros como la luz del sol para los ojos del Omnipotente. Pero pocos tienen esto presente. La inmensa mayoría no comprende cuán terrible cuenta tendrán que dar en el tribunal de Dios todos los transgresores de su ley. 2 JT 38.

2 - "Nada está oculto del "ojo que todo lo ve" de aquel con el que tenemos que ver" (Joya de los Testimonios, tomo 2, página 267.

“Moisés estaba lleno de confianza en Dios, porque tenía una fe que se apropiaba sus promesas. Necesitaba ayuda, oraba por ella, se aferraba a ella por la fe, y entretejía en su experiencia la creencia de que Dios le cuidaba. Creía que Dios regía su vida en particular. Veía y reconocía a Dios en todo detalle de su vida, y sentía que estaba bajo el ojo del que lo ve todo, que pesa los motivos y prueba el corazón. Miraba a Dios, y confiaba en que él le daría fuerza para vencer toda tentación. Sabía que le había sido asignada una obra especial, y deseaba, en cuanto fuese posible, cumplir cabalmente esa obra. Pero sabía que no podía hacerlo sin ayuda divina; porque tenía que tratar con un pueblo perverso. La presencia de Dios bastaba para hacerle atravesar las situaciones más penosas en las cuales un hombre pudiera ser colocado. 2JT 267.

En estas citas no se refiera al ojo de una pirámide, se refiere al ojo de Dios que está siempre sobre todos y que conoce los pensamientos más secretos.

Nota de DA:

En DA publicamos una columna de la Hna. White acerca de la declaración el "ojo que todo lo ve". Puedes leer la columna desde aquí: Elena de White y el “ojo que todo lo ve”.

Aquí le compartimos una experiencia que tuvo la hermana White con un hermano (y probablemente su esposa también) de iglesia que tenía asociación con los masones:

Regresamos el 12 de diciembre [de 1892]. Al día siguiente por la tarde, el Hno. Faulkhead vino a visitarme. La preocupación de su caso ocupaba mi mente. Le dije que tenía un mensaje para él y para su esposa, que había preparado varias veces para enviarles; pero que me había sentido impedida de hacerlo por el Espíritu del Señor. Le pedí que me señalara un momento en que yo podía visitarlos.

El contestó: "Estoy contento de que Ud. no me mandó una comunicación escrita; prefiero tener el mensaje directamente de sus labios; si hubiera llegado de otra manera no creo que me hubiera hecho ningún bien". Entonces preguntó: "¿Por qué no me da Ud. el mensaje ahora?" Le dije: "¿Puede Ud. quedarse para escucharlo?" Él contestó que lo haría.

Yo estaba muy cansada porque había asistido a los ejercicios de clausura de la escuela ese día; pero me levanté de la cama en la cual estaba acostada y le leí durante tres horas. Su corazón fue ablandado, las lágrimas corrieron por sus ojos, y cuando dejé de leer, él dijo: "Acepto cada palabra; todo eso se refiere a mí".

Gran parte del material que había leído se relacionaba con la publicación del Echo Office [de Australia] y la forma en que fue dirigido desde el comienzo. El Señor también me reveló las relaciones que el Hno. Faulkhead tenía con los masones libres, y yo le dije claramente que a menos que él cortara todo lazo que lo unía con estas asociaciones, perdería su alma.

El dijo: "Acepto la luz que el Señor me ha enviado por medio de Ud. Pondré en práctica lo que se me dice. Soy miembro de cinco logias, y otras tres logias están bajo mi control. Yo hago todos sus negocios. Ahora no asistiré más a sus reuniones, y daré por terminadas mis relaciones comerciales con ellos hasta donde me sea posible".

Le repetí las palabras habladas por mi guía con referencia a estas asociaciones. Reproduje cierto movimiento que fue hecho por mi guía, y le dije: "No puedo relatarle todo lo que se me dijo". El Hno. Faulkhead le dijo al pastor Daniells y a otros que yo había hecho la señal particular conocida solamente por los masones de la orden más elevada, en la cual él acababa de entrar. Él dijo que yo no conocía la señal, y que no me daba cuenta de que yo se la estaba dando. Esto fue una evidencia especial para él de que el Señor estaba obrando por medio de mí para salvar su alma [Mensajes Selectos, T. 3. Págs. 93,94].

Autor: Dr. Franz Ríos | Director Centro de Investigación White (UNADECA) | Agradecemos la gentileza que tuvo el Dr. Ríos a nuestro pedido y quedamos sorprendidos ya que nos informó que ha querido enviarnos material para publicar en DA pero, debido a su agenda tan ocupada no ha podido terminar de redactarlos, para nosotros será un placer publicarlos Dr. Ríos |

Te invitamos al programa del Dr. Ríos que incentiva la lectura diaria de la Biblia. Donde hace un breve análisis de un versículo seleccionado, y luego coloca una cita de la Hna. White de la lectura de la semana y concluye con una oración.