El nombre bíblico Es-Baal es encontrado fuera de la Biblia

Los excavadores de Khirbet Qeiyafa publican una nueva inscripción de la Edad de Hierro

Una inscripción de 3.000 años de antigüedad descubierta en Khirbet Qeiyafa hace referencia al nombre bíblico Es-baal. Esta es la primera vez que el nombre ha sido encontrado en una inscripción antigua.

“Ner engendró a Cis, Cis engendró a Saúl, y Saúl engendró a Jonatán, Malquisúa, Abinadab y Es-baal.” (1 Crónica 8:33)

El nombre bíblico Es-baal ha sido encontrado por primera vez en una inscripción antigua. Esculpida antes de ser cocida en una pithos (gran vasija de cerámica) de 3000 años de antigüedad, la inscripción fue descubierta en el sitio de Querit Qeiyafa en Israel. Los investigadores Yosef Garfinkel, Mitka R. Golub, Haggai Misgav y Saar Ganor han publicado su estudio de esta inscripción en una edición del jornal Bullerin of the American Schools of Oriental Research (BASOR).

La inscripción dice “[] ʾšbʿl | ˹bn˺ | bdʿ” (“ʾIšbaʿal hijo de Bedaʿ”) y fue escrita de derecha a izquierda en letras de un alfabeto cananeo. El nombre ʾšbʿl, comúnmente traducido como ʾIšbaʿal (o Esh-Baʿal—“hombre de Baʿal”), es conocido gracias a la Biblia. Es-baal fue el segundo rey de Israel, el hijo del rey Saul y rival del rey David (1 Crónicas 8:33; en 2 Samuel 2-4 es llamado Is-booset). El nombre Bedaʿ, sin embargo, es único.

La datación radiométrica de la capa en la cual fue descubierta la inscripción con el nombre Es-baal fecha a la capa entre el 1020-980 a.C. La claridad y precisión con la cual la inscripción fue escrita sugiere, de acuerdo a los investigadores, que la inscripción fue la obra de una mano experta, quizás un escriba entrenado.

“Esta nueva inscripción marca un período transicional entre el sistema de escritura usado por 800 años y el oficial, la escritura fenicia estandarizada, usada por los reinos y estados en Canaán por al menos el siglo X a.C.” escribieron los investigadores en su artículo en el BASOR.

La inscripción de Eshbaal, junto con otras cinco inscripciones, dos de las cuales también son de Qeiyafa, ofrecen evidencia de que la escritura cananea fue usada a fines de los siglos XI-X Incuídas en este importante corpus está el Ostracon de cinco líneas de Qeiyafa, un preciado hallazgo desenterrado en 2008 en Khirbet Qeiyafa y posiblemente la inscripción hebrea más antigua alguna vez descubierta.

El famoso Ostracon de Qeiyafa

Las excavaciones en Khirbet Qeiyafa, dirigidas por Yosef Garfinkel y Saar Ganor de parte de la Universidad Hebrea de Jerusalén, fueron llevadas a cabo desde el 2007 hasta el 2013. Localizada a alrededor de 30 kilómetros al suroeste de Jerusalén, Khirbet Qeiyafa fue ocupada durante varios períodos: El Calcolítico tardío, la Edad de Bronce, de Hierro, la Persa-Helenística y Bizantina.

La principal fase de ocupación de Qeiyafa fue durante la Edad de Hierro, cuando hubo una ciudad fuertemente fortificada con un muro, dos puertas y edificios monumentales.

En un artículo en la Biblia Archaeology Review, Yosef Garfinkel, Michael Hasel y Martin Klingbeil explican la importancia de la ciudad de Queiyafa en la Edad de Hierro:

Las siete temporadas de excavaciones en Khirbet Qeiyafa [...] descubrieron por primera vez en la arqueología de la Tierra Santa una ciudad fortificada en Judá del tiempo del Rey David. La fecha de este sitio (1020-980 a.C.) es confirmada por ramas de olivo enviadas a la Universidad de Oxford para ser datadas mediante radiocarbono. [...] Khirbet Qeiyafa redefinió el debate sobre el comienzo del reino de Judá. Ahora es claro que el reino de David se extendió más allá de Jerusalén, que existieron ciudades fortificadas en ubicaciones geopolíticamente estratégicas y que hubo una extensa administración civil capaz de construir ciudades.

Autor: Robin Ngo | Traducido por Eric Richter para DA