El Agnosticismo

Antes que nada quiero aclarar que escribiré sobre la Fe y la existencia de Dios bajo mi propia experiencia personal, no voy abundar mucho sobre el tema desde un punto teológico y científico porque no es lo que quiero, así que no se sorprendan por las referencias que dejé de usar o por las que use. Nunca pensé que iría a escribir sobre este tema, la primera vez que escuché de algo parecido ya sea el gnosticismo o agnosticismo fue en mi inicio en el adventismo. Y claro, no fue desde el púlpito de una iglesia. No le presté mucha atención porque primero tenía que digerir el cristianismo, primero tenía que digerir lo que decía la Biblia y segundo, lo que hace la iglesia con lo que dice la Biblia. Cuando me llamó la atención la apologética cristiana, yo leía todo cuanto había sobre creencias, me informé mucho sobre el panteísmo, fue el que más me llamó la atención por los padres1 de la Justificación por la Fe en el adventismo pero, es algo peligroso. La Hna. White, creo que en Primeros Escritos (y en otros libros también) advierte sobre los peligros de ciertas lecturas2, creo que lo dice en el contexto de la crisis que provocó el Dr. Kellogg. Cuando leí esa advertencia, realmente le presté mucha atención, si bien era cierto y bueno (en mi opinión) leer todo al alcance, también era y es cierto aún que poco a poco aunque no aceptes esas creencias te llegan a influenciar directa o indirectamente, tienes que ser muy fuerte mentalmente hablando, o tener bien cimentada tu Fe. No llegué a ser panteísta pero, se pone uno a mirar la Biblia desde otras perspectiva. Haciendo una conexión con lo que leí de la Hna. White y la Biblia, recordé los siguientes versículos.

Cristo dijo que él es la verdad3, además, dijo que escudriñen las Escrituras porque ellas dan testimonio de él4, luego más adelante, en el mismo evangelio nos dice que el conocer la verdad nos hará libres5 y, para finalizar nos dice que su Palabra también es la verdad.6 Esos versículos muestran el camino a la verdad. Entonces fue cuando más que entender, acepté que no tenía que leer más nada para defender lo que enseña la Biblia. Tuve una experiencia este año con la madre de una buena amiga, la señora tiene una mezcolanza de creencias en su mente y como me quedé en su casa, tuve mucho tiempo para compartir con ella, me empezó hablar del mundo exterior, de la otra vida, en fin... Mientras me hablaba, la escuchaba detenidamente y al hablarme, yo en mi mente me decía: Esto es panteísmo, esto es espiritismo moderno, esto es, etc... Fue algo bien curioso, interesante y triste. No necesitas, no necesitamos leer esos libros para conocer la verdad que es Cristo, y Cristo no cambia7. ¿Por qué entonces escribo esto? Sencillo, tengo dos buenos amigos que, cayeron en eso. Uno ya salió, incluso es hasta pastor de iglesia y lleva un buen ministerio junto a su familia, el otro no. Son amigos que son muy inteligentes, y de Biblia saben como casi cualquier erudito. No es lo mismo llamar al Diablo que verlo venir, por ende, no es lo mismo cuando una de esas filosofía de vida toca y cambia la vida de un ser querido, uno hace hasta lo imposible humanamente hablando, para atraerlo al redil.

Pablo escribió:

"Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica." [1 Corintios 10:23]

Soy una persona que le gusta leer y en DA soy uno de los responsable a la hora de responder preguntas enviadas por los hermanos y en ocasiones hay que leer sobre filosofías de vida y creencias muy ajenas a lo que enseña la Biblia por el tipo de preguntas y aún lo sigo haciendo. Vuelvo y repito, tienes que estar bien cimentado en lo crees, te recomiendo que si te toca un día leer algo similar, ores a Dios para que te de el discernimiento y antes de leer, hazte la siguiente pregunta una y otra vez: ¿es necesario leerlo? Algo que me convenció a dejar un poco esas lecturas fue el comentario de un amigo, el dijo en una ocasión que a las personas que trabajan en bancos (en su país) le enseñan ha identificar el billete verdadero y no el falso, sale más fácil enseñar un solo billete, ya que hay muchos falsos que se identifican de muchas maneras. Al buen entendedor, pocas palabras bastan.

La Hna. White escribió:

No es la obra del ministro evangélico proclamar las teorías de Satanás.8

Pablo escribió:

...nosotros predicamos a Cristo crucificado,...9

Como cristianos "podríamos llamar" de ignorante a una persona agnóstica pero, más allá de eso, son personas inteligentes y he tomado como premisa a mis dos amigos. Claro, por más inteligente que sean no quiero decir que tienen razón en lo que creen, lo respeto pero, no lo comparto. Aunque también imagino que habrá de todo, como en todas partes (incluyendo el cristianismo), ¿no? Personas que no usan su cerebro y otras sí. Como medida de precaución y seriedad he tomado lo mejor que he escuchado y leído sobre el tema.

Veamos el siguiente cuadro:

Definir un agnóstico es como tratar de definir a un cristiano, por ejemplo, en el cristianismo hay cristianos que creen en la inmortalidad del alma, otros creen que María nunca perdió su virginidad, algunos señalan que el sábado solo era para los judíos, ¿entienden?. Bueno, pues el agnosticismo no está exento de ello y por ende lo voy a generalizar, por ejemplo, en el cristianismo se cree que Jesús vino a la tierra, murió por nuestros pecados y al tercer día resucitó.

¿Es un evasivo10 el agnóstico? En mi opinión muy personal estoy llegando a pensar que, sí. El agnóstico ni afirma ni niega la existencia de alguna deidad/Deidad11. Ya que es imposible saber si dios/Dios12 existe, piensan que aceptar o rechazar la existencia de un Dios/dios es irracional, ya que no se puede comprobar si dios/Dios existe o no existe. Esto lo coloca en el medio13 del Teísmo y el Ateísmo aunque algunos o muchos agnósticos lo nieguen. Esto da paso a que algunos agnósticos se burlen tanto del creyente como del no creyente, ya que a los dos les pide pruebas racionales de la existencia o la no existencia de dios/Dios. Es algo complejo, no lo niego pero, según lo que he leído se pueden declarar agnósticos teísta y agnósticos ateos. Algunos dicen que agnóstico no es aquel que se le pregunta si dios/Dios existe y responde con un: Yo no sé. Sino uno que responde: Es imposible saber si dios/Dios existe. Se escucha (lee) muy bonito.

En otras palabras, el agnóstico no puede creer que dios/Dios existe o no existe porque nadie lo puede probar. A la misma vez, el Agnóstico no es Ateo, porque el Ateo afirma categóricamente que no existe dios/Dios. Tampoco es Teísta, porque el Teísmo afirma categóricamente que sí existe dios/Dios.

Thomas Jefferson14 dijo lo siguiente, comentario que algunos han definido como uno agnóstico:

Hablar de existencias inmateriales es hablar de la nada. Decir que el alma humana, los ángeles, dios, son inmateriales, es decir que ellos son nada, o que dios no existe, ni los ángeles, ni el alma. Yo no puedo razonar de otra manera... Sin sumergirme en las profundidades del abismo de los sueños y de los fantasmas. Yo estoy satisfecho, y suficientemente ocupado con las cosas que existen, para atormentarme o preocuparme por aquellos que puede que de hecho existan, pero sobre los cuales yo no tengo evidencia.

¿Por qué se recuerda a Tomás, uno de los doces? Porque no creyó hasta ver al Maestro15 resucitado, después de escribir éste articulo siempre voy a conectar a Tomás con los agnósticos. Sin embargo, los agnóstico van mas allá de la experiencia de Tomás, para el agnóstico los dioses son incognoscible. Tomás, se podría decir que en ese momento pasó de ser un teísta a un ateísmo débil, ¿y por qué no? Tuvo su momento de agnóstico con su declaración. Creo que la primera e innegable puerta que cierra el agnóstico a la Biblia, claramente es la puerta de la fe. Más adelante abundaré sobre la fe.

Carl Sagan16 dijo:

“En verdad; está bien reservarse el juicio hasta que la evidencia llegue.”

Richard Dawkins afirma que el predicador que le enseñaba desde el púlpito en su escuela tenía una consideración oculta sobre los ateos. Lo que este predicador no podía soportar era a los agnósticos: débiles indecisos; ñoños; papilla sentimental; te aguado, sin postura, cuidadores de cercas.17 A veces resulta un poco incomprensible que ellos se salgan de la discusión de si existe o no un dios/Dios/dioses y critiquen a los creyentes y no creyente cuando ellos no han expresado su opinión, no tienen, están indecisos o como dirían en sus propias palabras: no hay forma de saberlo.

Voy a escribir los tipos de agnósticos que Dawkins expone en uno de los capítulos de su libro18:

El ATP o Agnosticismo Temporal en Práctica, que convierte en legítimo el sentarse en la cerca, cuando realmente existe una respuesta definitiva en una dirección o en otra; pero cuando todavía carecemos de evidencias para alcanzar esas respuestas definitivas (o no entendemos la evidencia; o no hemos tenido tiempo para examinar la evidencia, etc.) El ATP sería... Existe una verdad allá afuera y tenemos la esperanza de conocerla algún día; aunque, por el momento no la conocemos... APP o Agnosticismo Permanente basado en Principios... El modo APP de agnosticismo es apropiado para preguntas que nunca pueden ser respondidas; sin importar cuanta evidencia recolectemos, porque la mera idea de evidencia, no es aplicable.

Como escribí en un principio, tratar de definir un agnóstico es un poco complejo. Dawkins continua19 tratando de “encontrar” un balance en el agnosticismo desde la creencia en la existencia de Dios desde el juicio del ser humano, leamos:

  1. Fuertemente teísta. Cien por ciento de probabilidades de Dios. En las palabras de C. G. Jung: “Yo no creo, Yo sé”.

  2. Muy Alta probabilidad pero menor al cien por ciento. Teísta de facto: “No lo puedo saber con certidumbre, pero creo fuertemente en Dios y vivo mi vida con la asunción de que él está allí”.

  3. Mayor al cincuenta por ciento; pero no muy alta. Técnicamente agnóstico pero se inclina hacia el teísmo: “Tengo mucha incertidumbre, pero estoy inclinado a creer en Dios”.

  4. Exactamente cincuenta por ciento. Agnóstico completamente imparcial. “La existencia y la no-existencia de Dios son exactamente iguales de probables”.

  5. Menos del cincuenta por ciento pero no muy bajo. Técnicamente agnóstico pero se inclina al ateísmo: “Yo no se si Dios exista, pero me inclino a ser escéptico”.

  6. Muy bajas probabilidades, pero sin llegar a cero. Ateo de facto: “No puedo saberlo con certidumbre, pero pienso que Dios es muy improbable, y vivo mi vida con la asunción de que él no está allí”.

  7. Fuertemente ateo. “Yo sé que Dios no existe, con la misma convicción de que Jung “sabe que existe uno”.

La FE y... ¿Existe Dios? (mi experiencia amigo agnóstico)

Creo que hasta aquí tienen un buen trasfondo sobre lo que es ser un agnóstico. He aprendido a respetar las opiniones de los demás pero, es un poco duro cuando vez a un amigo apartarse de la fe en Cristo. Recuerdo que a mi mente caló grandemente el versículo20 bíblico que dice: “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.” Cuando un pastor amigo que estudiamos juntos hebreos se dejó engañar por el movimiento de “La Verdad Eterna”. Creo que tenía más de 8 años en el ministerio.

T. H. Huxley21 declara:

El agnosticismo; de hecho, no es un credo, sino un método; la esencia del cual yace en la rigurosa aplicación de un solo principio... Positivamente, el principio puede ser expresado: En asuntos del intelecto, siga a su razón tan lejos como pueda llevarlo, sin preocuparse por ninguna otra consideración. Y negativamente: En asuntos del intelecto, no pretenda que las conclusiones son ciertas si no han sido demostradas o no son demostrables. Eso es lo que yo tomo como la fe agnóstica, la que si un hombre mantiene completamente y sin mancha, no debe avergonzarse al mirar al universo en la cara, cualquiera que sea lo que el futuro tenga guardado para él.

Huxley nos dice que sigamos nuestra “razón tan lejos como pueda” llevarnos. Es evidente que en la vida del cristiano, así como existe una lucha entre el viejo hombre y el nuevo, entre la carne y el espíritu, muchas veces nuestra razón choca con la Fe. Para el agnóstico la Fe es irracional, por lo tanto no tiene ningún valor. ¿Qué es la Fe? La misma Biblia nos responde y es innegable que no hay nada racional en ello, la Biblia nos dice acerca de la Fe: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”22

¿Cómo puedo yo demostrarle a alguien a través de mi Fe la existencia de Dios? Realmente no puedo, no se puede. La Fe tiene que ser una experiencia personal, la Fe no es transferible como lo es una herencia. Creo que la mejor manera de comprobar que Dios existe es comprobándolo por nosotros mismo, dejándole que haga el milagro en nuestras vidas, la transformación de nuestro carácter (transformados a su imagen), creo personalmente que no hay una mayor y mejor comprobación de la existencia de Dios que esa. Para preguntas como, ¿por qué Dios hace esto y aquello (matar, Dios vengativo)? No es suficiente con decir, el dio la vida, por tanto tiene derecho a quitarla. Para esas clases de pregunta, mi experiencia me ha demostrado que lo mejor es que, la persona experimente una relación personal con el Dios de la Biblia, porque muy pocos o ninguno acepta las respuesta que le de. El creyente, yo por ejemplo, tiene muchas preguntas, hay personas que conozco con una relación genuina con Dios de 10, 20 y hasta 30 años que tienen muchas preguntas. Como creyentes, al menos yo y sé que muchos más tienen muchas preguntas para Dios, muchas, cada uno la maneja de acuerdo a su relación con Dios. Aunque parezca contradictorio, nuestra Fe debe ser una racional, Pedro23 nos dice que debemos estar preparados para dar razón de nuestra esperanza.

Bertrand Russell y su famosa parábola de la celestial jarra de te24:

Muchas personas ortodoxas hablan como si fuese la responsabilidad de los escépticos des probar ciertos dogmas en vez de que sea la responsabilidad de los dogmáticos el probarlos. Esto es; por supuesto, un error. Si yo sugiriese que entre la Tierra y Marte hay una jarra de porcelana para te dando vueltas alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie sería capaz de des probar mi afirmación debido a que yo fui cuidadoso en añadir que la jarra de te es tan pequeña que no puede ser vista ni por el más poderoso de nuestros telescopios. Pero si yo continuase para añadir además que como mi afirmación no puede ser des probada, sería una intolerable presunción de la razón humana dudar de ella, debe pensarse correctamente de mí que estoy hablando sin sentido. Si; en cambio, la existencia de tal jarra de te fuese afirmada en un libro de la antigüedad, enseñada como una verdad sagrada cada domingo e introducida gradualmente en la mente de los niños en las escuelas, dudar en creer en su existencia se convertiría en una marca de excentricidad y daría derecho a enviar a quien duda al psiquiatra en la era de la ilustración o al inquisidor en tiempos más antiguos.

Contra este argumento o la carga de la prueba, puedo argumentar lo siguiente. No nací en la iglesia, no me lavaron el cerebro, entré a la iglesia por mí mismo y creo que si un día llego a salir, lo haré por mí mismo. No he sido adoctrina en escuela sabática alguna, me bauticé a los 18 años, cuando estaba en la universidad (siempre fui muy popular en los colegios, iba a suceder lo mismo con la Universidad), donde las fiestas los fines de semana eran lo que es la Misa para un hermano católico, mis padres no profesaban ninguna religión, así que por mami y papi tampoco fue... ¿Qué puedo decir? A veces ni yo mismo creo que entré al cristianismo cuando solo creía que si existía el bien, también el mal, me inclinaba mucho por el Taoísmo.25 Gracias a uno de mis juegos de video favorito, Mortal Kombat II26. Con todo esto lo único que quiero decir, es que, ciertamente creo en Dios, mi experiencia personal me mostrado mucha evidencia de su existencia. No estoy convencido por mis padres, familia, amigos, hermanos o pastores, sino por mí mismo, mi experiencia. Soy muy cuidadoso en creer algunas cosas y con el cristianismo tuve el mismo reparo a la hora de aceptar algunas cosas, siempre que la aceptaba era después de sentarme a estudiarla yo mismo, aunque duraba semanas, meses o en algunas ocasiones años. No niego que dentro del cristianismo hay religiones que lo que hacen es un lavado de cerebro pero, no es así en todos los casos.

Internamente hay una lucha, Dios dijo que pondrá27 sus leyes en nuestras mentes y que el Espíritu Santo vendría28 a convencernos de pecado, justicia y juicio. El Espíritu Santo me recuerda lo bueno y lo malo, no te lo puedo presentar pero, puedo orar para que él obre en tu vida si tu se lo permite. No es algo irracional, sino de Fe. En la Biblia, -creo en la Biblia, se relatan muchas historias sobre la Fe, Hebreos Cap. 11 es llamado el capítulo de la Fe.

Cuando por primera vez en mi vida tomé una Biblia para leerla seriamente no tenía FE, al DIOS NO CONOCIDO29 oré, ya que en la Biblia había leído que “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios."30 Y aquí estoy, te puedo compartir mi experiencia, pero no transferírtela, Dios quiere que tengas una propia y personal con él.

Con todo respeto a todo no creyente del Dios de la Biblia.

Bendiciones de lo Alto mis amados en Cristo.


Referencias

  1. Alonzo T. Jones y Ellet J. Waggoner.

  2. Carta 175, 1904. En Testimonios t. 8 la Hna. White escribió del tema.

  3. Juan 14:6.

  4. Juan 5:39 (Nota: aunque en el original griego no existe el imperativo, en otras palabras, Jesús no lo mandó a estudiar la Biblia. El Comentario Bíblico Adventista dice que se puede aplicar para ambos casos, un mandato o una simple declaración. Personalmente me quedo con la segunda, porque no me convence lo que expone el CBA, ese texto lo tengo en el tintero hace ya muchos días para estudiar. Pero, supongamos que existe tal mandato, de todas formas, las Escrituras hablan de Cristo.).

  5. Juan 8:32.

  6. Juan 17:17.

  7. Hebreos 13:8.

  8. Carta 175, 1904 .

  9. 1 Corintios 1:23.

  10. Uso la palabra con respeto.

  11. Aquí quiero comentar que no solo se trata de la Deidad de la Biblia como la conocemos: Padre, Hijo y Espíritu Santo, sino cualquier otra.

  12. Dios, dios, Thor, La Jarra Celestial, Flying Spaghetti Monster, etc...

  13. Neutral.

  14. 3er presidente de los Estados Unidos de América.

  15. Juan 20:24, 25.

  16. http://es.wikipedia.org/wiki/Carl_Sagan.

  17. Dawkins, Richard. The God Delusion. (Great Britain: Bantam Press, 2006.) p. 46.

  18. Ibid. p. 47.

  19. Ibid. pp. 50-51.

  20. Mateo 24:24.

  21. T. H. Huxley, “Agnosticismo” (1889), reimpreso en Huxley (1931).

  22. Hebreos 11:1.

  23. 1 Pedro 3:15.

  24. Russell, 'Is there a God?' (1952), repr. in Russell (1997b).

  25. Taoísmo.

  26. Mortal Combat II.

  27. Hebreos 8:10.

  28. Juan 16:8.

  29. Hechos 17:23.

  30. Romanos 10:17.