Alemanes convierten accidentalmente a un no creyente en pastor adventista

El error provocó que tres generaciones en Alemania se conviertan en fieles adventistas

Tres generaciones de alemanes son fieles adventistas del séptimo día porque, mediante un error, el patriarca de la familia estudió teología por dos años antes de que sus profesores adventistas se dieran cuenta que no estaba bautizado y ni siquiera era cristiano.

El patriarca, Fritz Hartmann, y su hermana mayor, vivieron por un tiempo con parientes suyos en su región natal Silesia, una región de Alemania que ahora es parte de Polonia, durante la Segunda Guerra Mundial. Su madre había muerto cuando Fritz tenía 9 años y su padre había sido reclutado por el ejército nazi.

Fritz y su hermana de alguna manera recorrieron el camino de cientos de kilómetros hacia el oeste, hasta el hogar de su tío y su tía, en el estado de Turingia, Alemania. Estos parientes, que eran adventistas, se impactaron al ver a los hermanos y estuvieron ansiosos por ayudarlos, pero tenían pocos recursos para hacerlo. Después de que Fritz intentó sin éxito durante un año encontrar un trabajo como aprendiz, sus tíos le compraron un pasaje de tren para viajar cerca de 160 kilómetros al norte, a la Universidad Adventista Friedensau.

"Mi padre no sabía que esperar", dijo Friedbert Hartmann, uno de los cinco hijos de Fritz. "El solo fue a donde le dijeron que vaya".

Un nuevo comienzo
Fritz llegó a un campus universitario dañado por la Guerra que estaba siendo reconstruido por jóvenes como él. Como era bueno con sus manos, los líderes del seminario lo pusieron a trabajar y le proveyeron una habitación y comida. Cuando el seminario volvió a abrir, Fritz comenzó a asistir a clases con otros estudiantes de primer año.

"Todos los jóvenes que habían estado trabajando fueron matriculados a la escuela automáticamente", dijo su hijo Friedbert. "Mi padre comenzó a estudiar para ser pastor sin saberlo".

Un año pasó. A mediados del segundo año, un dirigente del seminario estaba ordenando los documentos de los estudiantes y le preguntó a Fritz por su fecha de bautismo.

"Yo no soy adventista", respondió Fritz, de acuerdo a su hijo. "Yo no estoy bautizado, ni siquiera soy cristiano".

Los profesores del seminario rápidamente pusieron a Fritz en un curso especial de estudio de la Biblia, y pronto fue bautizado.

"Y así es cómo él se convirtió en pastor", dijo su hijo.

Orando por un cónyuge
Pero ese no fue el fin de la historia. Así como Dios llevó a Fritz por una inusual carrera vocacional, también tenía un plan sorprendente para su matrimonio, dijo Friedbert.

Siendo un joven pastor interino en el este de Alemania, Fritz visitaba un hospital público regularmente para animar a un paciente adventista y llevarle comida. Las frecuentes visitas fueron notadas por una joven paciente llamada Ruth, que había estado hospitalizada durante 4 años por tuberculosis. Ruth, que había pasado esos años encerrada en un cuarto, detestaba la grasienta comida del hospital y anhelaba las frutas y verduras que disfrutaba el paciente adventista.
"Quiero comida como la que ese hombre está comiendo", le dijo a un empleado del hospital.

El paciente adventista sintió compasión hacia Ruth y le dijo a Fritz, "Deberías visitar a esta mujer".

En el momento en que Fritz ingresó a la habitación de Ruth y la vio por primera vez, él oró: "Señor, si recupera su salud, quiero casarme con ella".

Ruth, que había crecido en un hogar no cristiano, nunca había orado en su vida. Pero cuando Fritz ingresó a su cuarto, ella oró, "Dios, si existes y recupero mi salud, quiero casarme con ese hombre".

"Dios guiñó su ojo y sus oraciones fueron contestadas", dijo su hijo.

Ruth recuperó su salud y fue bautizada. Más tarde, ella y Fritz se casaron y tuvieron cinco hijos, todos los cuales fueron fieles adventistas. Dos de ellos trabajaron para la iglesia, incluyendo a Friedbert, que también se graduó de Friedensau y se convirtió en pastor.

La hermana de Fritz, que vivió con su tío y su tía adventistas, también se bautizó y se convirtió en adventista.

Un legado adventista
Actualmente Friedbert tiene 58 años de edad y es el secretario ejecutivo de la Unión Alemana del Norte de la Iglesia Adventista. Sus cuatro hijos son adventistas y tres de ellos son empleados por la iglesia.

Aunque Ruth murió hace un año, Fritz tiene 87 y aún goza de salud.

Friedbert dijo que la historia de su familia ofrece una poderosa ilustración de cómo Dios atrae a las personas hacia Él.

"Me parece increíble que mi Padre ingresó a Friedensau solo para sobrevivir y terminó convirtiéndose en pastor", dijo.

"Dios encuentra a las personas en maneras diferentes, siempre condimentadas con sentido del humor, pero creo que Dios llama a todos para que vayan hacia Él", dijo. "Lo que hizo con mis padres, lo hace con cada uno en una manera única".

Él dijo que el amor de sus padres hacia Dios y hacia la Iglesia Adventista fue un regalo para él y para sus hijos.

"Pero, aunque todos nosotros crecimos en un hogar adventista, cada uno de nosotros tiene una historia personal de fe", él dijo. "Dios lleva a cada persona individualmente hacia él".

Autor: Andrew McChesney | Adventist Mission | Traducido por Eric Richter para DA