Sábado semanal o sábado lunar: ¿Están guardando los adventistas el sábado incorrecto?

Dec 25, 2020

Los judíos, los adventistas del séptimo día y otros guardan el sábado cada séptimo día de la semana de acuerdo al relato de la creación de Génesis 1:1-2:3 y al cuarto mandamiento en Éxodo 20:9-11. En los últimos años, varias personas entre judíos mesiánicos y adventistas del séptimo día han comenzado a promover la teoría del sábado lunar.

La teoría del sábado lunar

Esta teoría dice que la observancia del sábado tradicional fijo cada séptimo día de la semana desde la puesta del sol del viernes hasta la puesta del sol del sábado es una corrupción del sábado bíblico “original” basado en el ciclo lunar. Bajo este modelo, el sábado siempre cae los 8, 15, 22 y 29 de cada mes lunar.

En el calendario lunar-solar bíblico, cada lunación (o mes lunar) siempre comienza con un día de la Luna Nueva, que está en una clase de día de adoración por sí solo. Siguen seis días hábiles del segundo al siete del mes. El sábado del séptimo día siempre cae el 8, el 15, el 22 y el 29 de cada mes lunar. Ésta es la razón por la que se le llama sábado lunar.[1]

Dado que el mes lunar es de 29 días y medio, cada mes tiene 4 semanas con siete días y uno o dos días más, dependiendo de si el mes tiene 29 o 30 días. Si se mantiene un ritmo de siete días, significa que el sábado lunar puede caer en cualquier día de la semana regular; porque con cada nuevo mes lunar cae uno o dos días más tarde en la semana que en el último mes (ver más abajo). Como resultado, para seguir este sistema, uno debe lidiar con la difícil y poco práctica situación de tener que tomarse un día libre diferente del trabajo cada mes en un horario rotativo.

Una complicación adicional surge del supuesto recuento de luna nueva y los días de transición. Es decir, porque el ritmo de siete días no se puede mantener si el sábado debe caer siempre en los días 8, 15, 22 y 29 de cada mes lunar. Además, el primer día, el día de la Luna Nueva y el día 30 del mes no son contados como parte de la semana:

No todos los días son iguales según las Escrituras. El Señor Yahuwah ha ordenado tres clases separadas y distintas de días que ocurren mensualmente: Luna nueva, seis días laborables, y los sábados del séptimo día. El día 30, conocido en términos astronómicos como día de transición, es simplemente un día de trabajo, pero es no parte de una semana de seis días seguida de un sábado de séptimo día.[2]

sabado-semanal-lunar1

Los días de transición (amarillo) y los días de luna nueva (azul) no se cuentan como parte de la semana regular porque “la luna nueva es un día de adoración en sí misma y no se cuenta al contar la semana”.[3] Por lo tanto, cuando un mes lunar tiene 30 días, el tiempo entre el sábado 29 del mes y el primer sábado del mes siguiente no son seis días sino ocho días (día de transición, día de luna nueva y seis días laborables).[4]

El Calendario de Israel

Es difícil imaginar a un pueblo con vidas más estrictamente reguladas por el calendario que el pueblo del antiguo Israel.[5] El año israelita era un año lunisolar de 354 días en el que los meses alternaron entre 29 y 30 días, pero la semana de siete días no se vio afectada por el calendario lunar. El mes judío invariablemente comenzaba con la luna nueva. No hay información exacta disponible para explicar cómo los israelitas originalmente ajustaron su calendario lunar inexacto para sincronizar con el año solar real. Pero sabemos que en tiempos posteriores al exilio se insertó un mes adicional entre Adar y Nisan. Ese mes, a veces llamado Veadar (“y Adar”), se agregaba siete veces en un ciclo de 19 años.

El sistema calendárico judío y el ciclo de la fiesta anual estaban ligados a las temporadas de cosecha del año judío. La Pascua del día 14 del primer mes y la ofrenda de la gavilla mecida dos días después siempre caía en el período de la cosecha de cebada recién madurada. El Pentecostés ocurría cincuenta días después, en el momento de la maduración de la cosecha del trigo. El Día de la Expiación y la Fiesta de los Tabernáculos caían en el séptimo mes después de la recolección de las cosechas restantes (principalmente uvas y aceitunas). Este fue el patrón general en los tiempos del Antiguo Testamento, así como en el tiempo de Jesús.

Mientras que las fiestas judías estaban establecidas por el calendario lunar, el sábado del séptimo día no lo estaba. Tenía su propio horario establecido y no se consideraba parte de las fiestas. Las fiestas dependían del calendario lunar, pero el sábado no dependía de nada excepto del ciclo de siete días que Dios desarrolló y preservó desde la Creación.[6] En toda la Biblia hay una distinción entre las fiestas, las lunas nuevas y los sábados del sistema ceremonial (ver por ejemplo Levítico 16:31; 23:4-8; 25:4) y el sábado del séptimo día (Génesis 1:2-3; Éxodo 20:8-11; 28:9; Levítico 23:3; Deuteronomio 5:12).

Los argumentos del sábado lunar examinados

Argumento #1: “El sábado del séptimo día caía los días 8, 15, 22 y 29 del mes lunar”.[7]
Todos los sábados ceremoniales se asignaron a determinadas fechas. La Pascua en el día catorce del primer mes (Levítico 23:5); la Fiesta de los Panes sin Levadura el día quince del primer mes (Levítico 23:6); la Fiesta de las Primicias el día dieciséis del primer mes (Lev. 23:10, 11); la Fiesta de las Semanas o Pentecostés 50 días después de la Fiesta de las Primicias (Lev. 23:16); la Fiesta de las Trompetas el primer día del séptimo mes (Lev. 23:24); el Día de la Expiación, el décimo día del séptimo mes (Levítico 23:27); la Fiesta del Tabernáculo el día quince del séptimo mes (Lev. 23:34).

Dios ató cada sábado ceremonial a un día en particular. Si quisiera que cada sábado semanal se celebrara los días 8, 15, 22 y 29 de cada mes ¿por qué no hay un solo versículo en las Escrituras que les diga a los israelitas que el sábado debe observarse en estos días? ¿No era el sábado semanal más importante que los sábados anuales?

Según Números 33:3, el Éxodo tuvo lugar el día quince del primer mes. El decimoquinto el día era el día después de la Pascua, “A los quince días del mes primero los hijos de Israel partieron de Ramesés. Se pusieron en marcha un día después de la pascua, y lo hicieron con gran poder, a la vista de todos los egipcios”. Comenzaron su caminata el día 15 mientras aún era de noche. Elena de White dice: “Antes de llegar la mañana, ya estaban en camino”.[8] Si el día 15 era sábado, habría sido su primer día completo de viaje. A la luz de Mateo 24:20, donde Jesús les dijo a los discípulos “Pídanle a Dios que no tengan que huir en invierno ni en día de reposo”, es poco probable que Dios comenzara el Éxodo de Egipto en sábado.

Los hijos de Israel llegaron al desierto del pecado “el día quince del segundo mes después partieron de la tierra de Egipto” (Éxodo 1:61) De nuevo, viajaron en el día 15; por lo tanto, no puede haber sido sábado.

En Josué 5:10-12 se nos dice que el maná cesó el día 16 del primer mes:

Los israelitas acamparon en Gilgal, y el día catorce del mes primero por la tarde celebraron la pascua en los llanos de Jericó. Un día después de la pascua comieron de lo que la tierra producía, y de panes sin levadura y de trigo tostado. Y al día siguiente de que comieron de los productos de la tierra, el maná dejó de caer. Nunca más los hijos de Israel volvieron a tener maná, porque a partir de ese año comieron de lo que la tierra de Canaán producía.

La Pascua fue el día 14 del primer mes. El día 15 comieron los productos de la tierra, y el día 16 cesó el maná. Si el maná cesó el día 16 del primer mes, debe haber caído el día 15 de lo contrario, el texto habría dicho que cesó el día 14 o 15. De ahí sabemos que el día 15 no puede haber sido un día de reposo porque Dios nunca dio maná en el día de reposo.[9]

Hemos examinado cuatro textos bíblicos que indican que los días 15 del mes no pudieron haber sido sábado. Esto muestra la falacia de la teoría del sábado lunar. El pilar principal de esta enseñanza claramente no es tan sólido como los defensores de esta teoría nos quieren hacer creer.

Argumento #2: “El Señor ha ordenado tres clases de días separados y distintos que ocurren mensualmente: días de luna nueva, seis días laborales y sábados del séptimo día”. Además, el día 30 tampoco se cuenta como parte de la semana de seis días.[10]

Según Génesis 1:1-2:3, Dios creó solo dos clases de días: seis días hábiles y el sábado. Esto se confirma en los Diez Mandamientos en Éxodo 20 y Deuteronomio 5. “Durante seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el día séptimo es de reposo en honor del Señor tu Dios. No harás en él ningún trabajo” (Éxodo 20:9-10).

Existe evidencia de un festival de Luna Nueva entre las naciones de la antigua Mesopotamia desde el tercer milenio antes de Cristo.[11] Sin embargo, en la Biblia la celebración de la Luna Nueva no se menciona hasta la época de Moisés. La única legislación sobre la Luna Nueva en el Antiguo Testamento está en el holocausto prescrito de Números 28:14. Mientras que Amós 8:5 parece indicar que no se debía trabajar en el día de la Luna Nueva, otros textos muestran que no fue un día de descanso. Por ejemplo, se le dijo a Moisés que levantara el tabernáculo el primer día del mes (Éxodo 40:2); Esdras comenzó su viaje a Jerusalén el primero del mes (Esdras 7:9). William Hallo dice: “Solo el primer día de Tishri tuvo el carácter de una fiesta especial, e incluso aquí el texto bíblico, como es bien sabido, evita el término rosh hashana, cabeza del año”.[12]

Incluso si la luna nueva fuera un día de descanso como el sábado, no hay indicios de que no se contabilizara como parte de la semana de 6 días, como lo eran todos los demás sábados ceremoniales de Levítico 23. ¿Por qué deberían todos los demás sábados anuales ser parte de la semana de 6 días, pero no el día de Luna Nueva?

Que las semanas en el Antiguo Testamento eran ciclos continuos e ininterrumpidos por la Luna Nueva se muestra en Levítico 23:15, 16:

Deberán contar siete semanas completas a partir del primer día después del día de reposo, es decir, a partir del día en que ofrecieron la gavilla de la ofrenda mecida. Contarán cincuenta días, hasta el día siguiente al séptimo día de reposo. Entonces ofrecerán al Señor el grano nuevo.

Siete sábados son cuarenta y nueve días y el día después del último sábado es el día cincuenta. Esto solo puede ser así si las semanas se cuentan como ciclos ininterrumpidos de siete días. Esto es confirmado por la cronología del Diluvio. Según Génesis 7:24, “Y las aguas permanecieron sobre la tierra ciento cincuenta días”. Comenzó a llover “el día diecisiete del mes segundo del año seiscientos de la vida de Noé” (Génesis 7:11). El arca se posó en el monte Ararat cinco meses después “y a los diecisiete días del mes séptimo el arca se posó sobre los montes de Ararat” (Génesis 8:4). Esta es una clara evidencia de que el mes bíblico tiene 30 días; por lo tanto, 150 días son cinco meses, ininterrumpidos por los días de Luna Nueva.

Argumento #3 “Los judíos se vieron obligados a renunciar a su calendario lunar y aceptar el calendario romano pagano”. El calendario juliano-gregoriano nunca ha cambiado su ciclo de siete días una vez que cambió del ciclo original de ocho días alrededor de la época de Constantino en el 321 d.C. La mayoría de la gente no ha tenido idea de que la semana de ocho días del calendario juliano pagano original no fue reconocida por las comunidades hebreas en la época de Cristo… Fue solo después de que Roma conquistó Jerusalén en el año 70 d.C. que los judíos comenzaron a sucumbir a las costumbres de Roma y su calendario pagano.[13]

Se pueden encontrar rastros de la semana de siete días entre las primeras civilizaciones del Medio Oriente. Los astrólogos mesopotámicos designaron un día para cada uno de los siete objetos más prominentes del cielo: el Sol, la Luna y los cinco planetas principales visibles a simple vista. Los israelitas siempre se adhirieron a la semana de siete días como lo indican claramente Génesis 1:1-2:3 y Levítico 23:15-16. Otras naciones tuvieron semanas de diferente duración.[14]

El calendario romano de ocho días se cambió a un calendario de siete días a principios del período imperial, no en la época de Constantino.[15] Ahora, si fuera cierto que los judíos se vieron obligados a renunciar a su calendario sabático lunar para adoptar el calendario pagano juliano, ya sea en los días posteriores al 70 d.C. o en la época de Constantino, debería existir una gran cantidad de evidencia de que este cambio ocurrió. Pero este no es el caso.

Los judíos siempre han sido persistentes y fieles en la observancia del sábado. Si creyeran que Dios les había dado un sábado lunar, no lo habrían abandonado sin una gran lucha. Habría registros en todas partes de la historia sobre la resistencia de los judíos a cambiar su método de guardar el sábado.

Dado que los judíos estaban esparcidos por las naciones del mundo, habría requerido un ejército de misioneros que fuera a todas partes para convencer y hacer cumplir el cambio de su observancia del sábado del método lunar al ciclo semanal. Debería haber grupos de judíos en todo el mundo que se aferraran ferozmente a las viejas formas que Dios les había dado y muchos grupos judíos aún guardaban el sábado lunar hasta el día de hoy.

Pero la verdad es exactamente lo contrario. No hay ninguna evidencia histórica de que un cambio como este haya tenido lugar. No hay órdenes registradas dadas para cambiar el ciclo de un sábado lunar a un sábado semanal, y los judíos de hoy en todo el mundo guardan el sábado cada séptimo día de la semana.

Cuando surgen diferencias entre dos grupos, siempre hay una división, algunos creen de una manera y otros creen de otra. Con cambios tan conflictivos en la estructura de creencias de los judíos, deberíamos ver tal división entre ellos. Hubo una división entre los judíos, pero no fue por la teoría del sábado lunar. Esta división se produjo entre los judíos caraítas y rabínicos, y se debió principalmente a cómo calcular los días festivos.

Las probabilidades matemáticas de que todos los judíos de todo el mundo cambien del calendario lunar a la semana de 7 días sin dejar ningún rastro histórico son astronómicas: es prácticamente imposible. Este es un eslabón perdido abrumador para la teoría del sábado lunar.

Resumen y conclusión

Los sabatistas lunares afirman que el calendario luni-solar es el verdadero calendario bíblico en el que el sábado cae siempre en los días 8, 15, 22 y 29 del mes. Además, la Luna Nueva y el día 30 del mes no se cuentan como parte de la semana. También afirman que los judíos bajo los romanos se vieron obligados a abandonar el calendario lunar y aceptar el calendario juliano con su ciclo continuo de semanas de siete días.

Nuestra investigación ha demostrado que estas afirmaciones no pueden fundamentarse con las Escrituras o con la historia. El sábado bíblico, como el séptimo día de la semana, fue instituido en el Edén y fue celebrado por los judíos en los tiempos del Antiguo y Nuevo Testamento sin interrupción. Al igual que los días festivos, los días de luna nueva formaban parte del ciclo semanal. Elena de White declaró claramente:

Al igual que el sábado, la semana se originó al tiempo de la creación, y fue conservada y transmitida a nosotros a través de la historia bíblica. Dios mismo dio la primera semana como modelo de las subsiguientes hasta el fin de los tiempos. Como las demás, consistió en siete días literales.[16]

En conclusión, todos los argumentos de los sabatistas lunares parecen reducirse a si Dios ató el sábado al calendario lunar, como lo hizo con las fiestas, o si estableció un ciclo semanal en la creación para el sábado y lo conservó hasta nuestros días. No hay evidencia concluyente en las Escrituras que indique que el sábado está ligado a la luna. Por el contrario, la Biblia es clara en que la semana tiene un ciclo recurrente de siete días que termina con el sábado. Esto está respaldado por las claras declaraciones de la palabra de Dios, el Espíritu de Profecía y la historia.

Autor: Gerhard Pfandl | © Biblical Research Institute of the General Conference of the Seventh-day Adventists | Traducido por Eric Richter para DA.

Referencia:


  1. www.worldslastchance.com, “Saturday Sabbath? Or Lunar Sabbath?” (consultado en enero de 2011). ↩︎

  2. www.worldslastchance.com, “Three Months in a Row” (consultado en enero de 2011). ↩︎

  3. Arnold Bowen, “The Lunar Sabbath”, página 1 (http://www.lunarsabbath.org/ consultado en enero de 2011). ↩︎

  4. Estoy en deuda con Terri Heagy por el gráfico con el calendario. Su manuscrito no publicado “Challenges Regarding the Lunas Sabbath” contiene una excelente refutación de la teoría del sábado lunar. ↩︎

  5. G. W. Bromiley, ed., The International Standard Bible Encyclopedia, Revised, 4 vols. (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1988), 1:576. ↩︎

  6. Véase Gerhard F. Hasel, “Sabbath” en Anchor Bible Dictionary, ed. David Noel Freedman (New York: Doubleday, 1992), 5:849-856. ↩︎

  7. www.worldslastchance.com “Time by Design” (consultado en enero de 2011). ↩︎

  8. Elena de White, Patriarcas y profetas (Miami, FL: APIA, 2008), 253. ↩︎

  9. Estoy en deuda con Michael Pedrin por algunos de los materiales en este artículo. Su manuscrito no publicado “The Big Lie” es otra excelente refutación de la teoría del sábado lunar. ↩︎

  10. www.worldslastchance.com “Three Months in a Row” (consultado en enero de 2011). ↩︎

  11. Véase William W. Hallo, “New Moons and Sabbaths: A Case-study in the Contrastive Approach”, Bible and Spade 9 (1980). ↩︎

  12. Ibid., 64. ↩︎

  13. K. L. French, “The Creator’s Calendar”, manuscrito no publicado, 3-4. ↩︎

  14. En Asiria la regla era seis días, en Egipto 10, en China 15. Los antiguos germánicos utilizaban un ciclo de cinco días; los primeros romanos utilizaban ocho días. ↩︎

  15. “Durante los primeros dos siglos d.C., el mundo greco-romano generalmente adoptó la semana planetaria de siete días de los astrólogos (Encyclopedia Britannica), 15th edition, s.v. “Church Year”) ↩︎

  16. White, Patriarcas y profetas, 89. ↩︎

DA

DA es una herramienta digital que ofrece diversos recursos para la ayuda en su estudio bíblico.