¿Domingo o Sábado?

Juegos Cristianos

A veces las cosas son diferentes a lo que aparentan a primera vista, por ejemplo, las ilusiones ópticas. Un libro de aventuras informaba que en algunas áreas de un desierto estaban marcadas con postes para que los viajeros y las caravanas no se perdieran. Sin embargo, había unos “hombres de los postres”, como se los llamaba, que los cambiaban de lugar. Los viajeros a menudo seguían estos falsos postes. Cuando estaban cansados y confundidos eran asaltados y se les robaban sus pertenecías. ¡Un engaño!

La mayoría del cristianismo guarda el domingo, pero la Biblia llama al Sábado como el día de descanso de Dios.

Argumentos en favor de guardar el domingo

  1. Los Diez Mandamientos declaran: “Guarda un día sábado”.
  2. Para Dios todos los días son iguales
  3. El Día del Señor mencionado en la Escritura es el domingo.
  4. El calendario fue cambiado, ya no sabemos qué día es el sábado.
  5. Celebramos el domingo porque recordamos la resurrección de Cristo.
  6. La ley, incluyendo el mandamiento del sábado, fue abolida.
  7. La iglesia apostólica celebraba el domingo.
  8. El domingo es parte de la tradición de la iglesia.

Respondiendo los argumentos

  1. Los Diez Mandamientos declaran: “Guarda un día sábado”.

Esta oración no se encuentra en la Escritura. El mandamiento del sábado está redactado de manera diferente y especifica que el séptimo día es el sábado, no cualquier día (Éxodo 20:8-11).

  1. Para Dios todos los días son iguales

Si esto fuera cierto, ¿para qué dio Dios el cuarto mandamiento? Jesús guardó el Sábado e instruyó acerca de la correcta manera de guardarlo (Lucas 4:16; Marcos 2:23-28). ¿Por qué Jesús deseó que los cristianos observen ese día si no importara realmente (Mateo 24:20)? Un feriado nacional no puede ser cambiado de fecha sin que se pierda su significado, de la misma manera en que el sábado no puede ser movido del séptimo día al primero.

  1. El Día del Señor mencionado en la Escritura es el domingo.

Ese término se encuentra en Apocalipsis 1:10 y es usado para describir un día que le pertenece específicamente al Señor (como también en Éxodo 20:10). Una expresión griega similar, también traducida como “el Día del Señor” describe el día del juicio de Dios (1 Pedro 3:10; Joel 2:1, 10), pero solo del Sábado Dios dice “Mi día santo” (Isaías 58:13). Jesús se llamó a si mismo como el Señor de ese día (Marcos 2:28). Juan llama al domingo como “el primer día de la semana” (20:1, 19). No fue sino hasta fines del siglo II en Roma que el término “el día del Señor” comenzó a ser usado por los padres de la iglesia para referirse al domingo.

  1. El calendario fue cambiado, ya no sabemos qué día es el sábado.

James Robertson, del Observatorio Naval de los Estados Unidos escribió ya en 1932: “hemos tenido ya la oportunidad de investigar los resultados de las obras de especialistas en cronología que nunca hemos encontrado que ninguno de ellos tenga la más mínima duda acerca de la continuidad de ciclo semanas mucho antes de la era cristiana… No ha habido ningún cambio en nuestro calendario que afecte de ninguna manera en ciclo de la semana”. Cuando el Papa Gregorio XIII hizo un cambio del calendario juliano al gregoriano, el orden de los días no fue afectado. En 1582, el jueves 4 de octubre fue seguido por el viernes 15 de octubre. Si el ciclo semanal hubiera sido cambiado antes de Cristo, podemos estar seguros que Jesús se los hubiera dicho a sus contemporáneos.

  1. Celebramos el domingo porque recordamos la resurrección de Cristo.

Ni antes ni después de su resurrección Jesús mandó guardar el domingo en recordatorio de su resurrección (véase sus últimas palabras ante de su ascensión en Mateo 28, Marcos 16, Lucas 24 y Juan 20-21). En vez de eso, Jesús esperaba que sus discípulos guardaran el sábado también en el futuro (Mateo 24:20). No es el día lo que recuerda la resurrección de Cristo, sino el bautismo y la Cena del Señor (Romanos 6:2:3-6; Colosenses 2:12; y 1 Corintios 11:23-26). Jesús, el Señor del Sábado (Marcos 2:28) es el Creador y ha instituido el Sábado (Colosenses 1:15-16). Solo Él tiene la autoridad para cambiar o abolir el mandamiento del Sábado. En ningún lugar lo ha hecho.

  1. La ley, incluyendo el mandamiento del sábado, fue abolida.

Los cristianos, en mayor o menor medida, guarda los Diez Mandamientos. El problema es que muchos se toman la libertad de ignorar el cuarto o declarar que éste (y ninguno de los otros nueve) es ceremonial en naturaleza. Sin embargo, el mandamiento de Sábado no es ceremonial sino un recordatorio de la creación y la liberación. Jesús no transgredió el mandamiento del sábado (Juan 8:46); de otra manera hubiera sido merecedor de ser apedreado (Números 15:32-36). En su Sermón del Monte, Jesús indicó que el verdadero propósito de la ley (Mateo 5:17-20). Mientras que en la Biblia hay diferentes tipos de leyes, los 10 mandamientos aun son válidos (Romanos 7:7, 12; Santiago 2:10-13). Hay un nuevo pacto en el Nuevo Testamento, pero este nuevo pacto está basado en el Antiguo Testamento e incluye la interiorización no la abrogación de la ley de Dios (Hebreos 8:10). Por otro lado, Daniel predijo que un poder vendría a cambiar los tiempos y la ley (Daniel 7:25).

  1. La iglesia apostólica celebraba el domingo.

Algunos pasajes de la Biblia son utilizados para apoyar esta afirmación. A continuación, los analizaremos:

  • Juan 20:19, 26

Estas reuniones de los discípulos no eran servicios de adoración. Los discípulos estaban escondidos, porque le tenían miedo a sus enemigos.

  • Hechos 20:7-8, 11

Esta era una reunión de despedida. De acuerdo a la manera judía de contar los días, la puesta de sol marca el comienzo de un nuevo día (Levítico 23:32). Si se está usando la manera judía de contar el tiempo, esto era un sábado de noche y Pablo estaba por viajar durante el domingo. De acuerdo al método romano de contar los días, es a la medianoche cuando un nuevo día comienza. Si este es el método usado aquí, entonces esto era un domingo de noche. El partimiento del pan ocurrió un lunes. Ninguna opción apoya la santificación del domingo. Además, incluso hoy las iglesias tienen reuniones durante la semana sin guardar el día respectivo como santo. Véase también Hechos 2:46.

  • 1 Corintios 16:2

El dinero debía ser guardado en el hogar. Aquí no se visualiza una reunión de adoración

  • Colosenses 2:16

El texto debe ser entendido en su contexto, el cual aborda diferentes herejías (versículos 8, 18, 20-23). Puede ser que el sábado mencionado en el versículo 16 esté siendo observado de manera incorrecto o que Pablo tenga en mente los sábados ceremoniales (véase Levítico 23:26-32) los cuales simbolizaban el plan de salvación y fueron cumplidos en Cristo.

  1. El domingo es parte de la tradición de la iglesia.

El sol fue adorado ya en tiempos antiguos. En el Imperio Romano el dios sol invicto (deus sol invictus) era adorado. En el año 321 d.C. el Emperador Constantino emitió la primera ley dominical. Pero ya antes de este tiempo un gran número de cristianos observaba el domingo, a veces en conjunto con el sábado. Las razones para observar el domingo pueden haber sido el deseo de diferenciarse de los judíos y permitirles a los gentiles convertirse en cristianos de manera más fácil. Solo después del año 321 la observancia del domingo fue impuesta por leyes civiles y, posteriormente, religiosas.

Sin embargo, Jesús rechazó las tradiciones cuando se oponían a la voluntad de Dios (Mateo 15:3, 9, 14).

El Sábado de Dios y yo

En su amor, Dios nos ha dado el Sábado para bendecirnos ricamente. Jesús observó ese día. Pedro nos llama a seguir los pasos de Cristo (1 Pedro 2:21). Jesús es nuestro salvador. También es nuestro ejemplo. Al guardar el día sábado seguimos el ejemplo de Cristo.

Autor: Ekkehardt Mueller | Traducido por Eric Richter

Publicar en DA


comments powered by Disqus