¿Los Pecados puestos sobre Satanás?

Bereshit Lab

Se ha considerado una aberración[1] por personas pertenecientes al protestantismo evangélico (sea del ala liberal o conservadora), la declaración hecha por Elena G. de White, en una sección de su libro el Conflicto de los Siglos, en la cual afirma: “…los pecados del pueblo de Dios serán puestos sobre Satanás; se le declarará culpable de todo el mal que les ha hecho cometer”.[2]

El problema sería una confusión entre la realidad de que Cristo lleva los pecados de la humanidad en el sentido expiatorio -el cual se basa en una tipología del AT-, con Satanás quien en el milenio cargara con el pecado de todo el mundo en el sentido condenatorio.

La situación se presenta por un desconocimiento del modelo tipológico del AT, al cual hace referencia White, y la descontextualización de esa declaración. Es evidente que para todo cristiano es Jesús quien cargo con los pecados,[3] y murió por cada uno de nosotros,[4] ¿pero quedara absuelto Satanás de la responsabilidad por cada pecado que cometió la humanidad?

Para responder es necesario revisar la tipología veterotestamentaria respecto al sacrificio expiatorio.

El día de expiación

Según el registro bíblico en Levíticos 16, Moisés describe la orden del Señor para los ritos de la expiación en el Santuario terrenal. Esta ofrenda seria para borrar los pecados del pueblo o hacer remisión de los mismos (Lv 16: 1-6). Debía traer dos machos cabríos sin defecto o mancha, y presentarlos delante de la puerta del Tabernáculo (Lv 16:7), delante del Señor, entre los cuales echaría suerte, uno por el YHWH y otro por Azazel (Lv 16:8).

“por YHWH”
El macho cabrío era dedicado en el altar de los holocaustos dentro del Santuario, esta ofrenda era de expiación, para limpiar los pecados del pueblo (Lv 16:9,11-20). Una vez sacrificado debía entrar al primer departamento del Templo (lugar santo), con incienso y especies para presentar ante el propiciatorio que estaba detrás del velo del segundo departamento llamado el lugar santísimo. Tomaría la sangre de la víctima y la rociaría en diferentes lugares para limpiar el Santuario y al pueblo.

“por Azazel”
¿Qué sucedía con el otro macho cabrío? El texto habla de que el sumo sacerdote pondría sus manos sobre este animal: “confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados” (Lv 16:21). Una vez que realizo esto, debía ser expulsado aquel macho cabrío hacia el desierto: “Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto” (Lv 16:22).

El cumplimiento de la tipología

Sobre Cristo
Esta era una tipología, que representaba a Cristo, a quien Juan el bautista señalo: “…He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn 1:29 cf. 1:36). Así cuando el eunuco etíope, no entendía la profecía de Isaías (Hch 8:32-33), el apóstol Felipe le explica que se ha cumplido en Jesús (Hch 8:35-40).

También Pablo expone que Cristo se ofreció una sola vez por los pecados del mundo, basándose en la misma tipología del AT (Heb 9:11-28).

Sobre Satanás
Así como sucedió con Cristo, el macho cabrío que le toco la suerte de Azazel, era una representación de Satanás. En el libro de Apocalipsis se retoma esa tipología del AT, para demostrar que en el milenio Satanás llevara las cadenas de todos los pecados y habitara en una tierra desértica:

“Y vi un ángel descender del cielo, que tenía la llave del abismo, y una grande cadena en su mano. Y prendió al dragón, aquella serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y le ató por mil años; y arrojólo al abismo, y le encerró, y selló sobre él, porque no engañe más a las naciones, hasta que mil años sean cumplidos: y después de esto es necesario que sea desatado un poco de tiempo” (Ap 20:1-3).

Contexto del manuscrito
Al tener un panorama bíblico más amplio, es correcto señalar de donde fue extraída esa cita de los escritos de la Sra. White, en que se baso y hacia donde apuntaba.

Ahora se realiza el acontecimiento predicho por el último solemne servicio del día de las expiaciones. Una vez terminado el servicio que se cumplía en el lugar santísimo, y cuando los pecados de Israel habían sido quitados del santuario por virtud de la sangre del sacrificio por el pecado, entonces el macho cabrío emisario era ofrecido vivo ante el Señor; y en presencia de la congregación el sumo sacerdote confesaba sobre él “todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus transgresiones, a causa de todos sus pecados, cargándolos así sobre la cabeza del macho cabrío”. Levítico 16:21 (VM). Asimismo, cuando el servicio de propiciación haya terminado en el santuario celestial, entonces, en presencia de Dios y de los santos ángeles y de la hueste de los redimidos, los pecados del pueblo de Dios serán puestos sobre Satanás; se le declarará culpable de todo el mal que les ha hecho cometer. Y así como el macho cabrío emisario era despachado a un lugar desierto, así también Satanás será desterrado en la tierra desolada, sin habitantes y convertida en un desierto horroroso[5]

Conclusión

Satanás lleva los pecados no en el sentido de expiación, sino como responsable de inducir cada pecado. No es una creencia nueva, un invento de la Sra. White o de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Es una reafirmación a una exposición doctrinal clara que abarca desde el AT hasta el NT.

Si los pecadores tienen responsabilidad por sus pecados, unos para perdición y otros para salvación porque aceptaron a Cristo, ¿no tendrá Satanás alguna condena que rechazo a Dios? Por supuesto, ya que él es el autor del mal. No aceptar esta tipología es señalar que el Enemigo no es responsable de ningún pecado, absolviéndosele de la culpa que ya la tipología bíblica ha establecido.

Señalar una clara exposición bíblica como aberración, haciendo mal uso de una cita, sin el debido contexto, demuestra la necesidad de profundizar las Escrituras. El hecho de desconocer importantes tipologías del AT no es excusa para condenar principios bíblicos y doctrinales que se cumplen y amplifican en el NT.

Autor: Daniel A. Mora | Estudió Teología

Referencias:


  1. MIAPIC “¿Qué enseñan los Adventistas del Séptimo Día?”, Ministerio de apologética e investigación cristiana, http://www.miapic.com/qué-enseñan-los-adventistas-del-séptimo-día#footnote1_jouyiuh (consultado: 2 de agosto, 2013). ↩︎

  2. Elena White, Conflicto de los Siglos (2007), 639. White Estate Inc., https://egwwritings.org/ (consultado: 2 de agosto, 2013). En adelante CS. ↩︎

  3. Sal 27:1; Isa 12:2; Jo 2:9; Jn 3:16; 2Co 5:17-21; Gá 1:4; 2:19 y 20; 3:13; 4:4-7; Ro 3:24-26; 4:25; 5:6-10; 8:1-4, 14, 15, 26 y 27; 10:7; 1Co 2:5; 15:3 y 4; 1Jn 1:9; 2:1 y 2; Efe 2:5-10; 3:16-19; Gá3:26; Jn 3:3-8; Mt 18:3; 1Pe 1:23; 2:21; Heb 8:7-12. ↩︎

  4. Jn 3:16; Isa. 53; 2Co 5:14, 15 y 19-21; Ro 1:4; 3:25; 4:25; 8:3 y 4; Filp 2:6-11; 1Jn 2:2; 4:10; Col. 2:15. ↩︎

  5. CS, 639. ↩︎


DA

Peregrinos y Extranjeros

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

comments powered by Disqus