Consideraciones a tomar si se llegara a ordenar mujeres al ministerio

Bereshit Lab

Lo siguiente lo escribí a mediados del 2010 en la participación de un tema en el Foro Adventista(www.ForoAdventista.org) cuando para esa época explotó el tema de la Ordenación de la Mujer(OM) en FA. No soy dogmático sobre mi postura en este tema, ya que no se trata de que si es sábado o domingo el día del Señor, qué quiero decir con esto, que no es una prueba de discipulado y como muy bien dicen muchas personas, incluyendo a Ángel M. Rodríguez, y estoy de acuerdo:

En primer lugar, la iglesia no ha tomado una posición oficial sobre el sustento bíblico –o la falta de este– de la ordenación de las mujeres al ministerio. Los teólogos que no hallan sustento bíblico para la ordenación de la mujer han expresado su parecer, exigiendo un «así dice el Señor» para no ordenar a las mujeres, pero nadie ha podido hallarlo. Los teólogos que creen que en la Biblia hay suficiente información como para apoyar la ordenación de la mujer también se han hecho oír, exigiendo de sus oponentes un «así dice el Señor» que prohíba la ordenación de las mujeres al ministerio, y nadie lo ha hallado. Ambos grupos defienden su postura mediante inferencias extraídas de pasajes específicos. El debate está compuesto por argumentos; por quién puede producir los mejores argumentos. En tales debates, a menudo se cae inevitablemente en el orgullo teológico: nadie quiere ceder. El debate teológico indica que, en este caso en particular, la Biblia no es tan clara como algunos creen.

Mi apreciación sobre el tema es la siguiente, simplemente recuerden que es mi opinión igual o diferente a la de muchos que merece respeto por igual. Si me quieren condenar al lago del fuego eterno, no sería la primera vez pero, gracias a Dios que todo el juicio fue dado al Hijo, Jesucristo el justo, Señor Nuestro.

Personalmente he cambiado mi postura en cuanto al tema. Antes me negaba a que una mujer sea pastora, hoy en día estoy de acuerdo, y quiero mencionar algunos puntos que considero vitales. El primero y más importante a considerar es que, tanto la Biblia como la Hna. White guardan silencio al respecto, ya con eso el tema pasa a uno de expresar opiniones. Segundo, en la crianza de un niño, es vital la presencia de la madre, y creo que el tiempo a dedicarle al niño ocuparía el tiempo que requiere el ministerio pastoral, ninguno de los dos ministerios se pueden descuidar, nuestro hogar es y debe ser nuestro primer ministerio. Si ya los hijos de la mujer están en una edad adulta (18 años en adelante), no le veo ningún problema a que una mujer acepte el llamado al ministerio pastoral. Siempre he creído que al final del día la última decisión acerca de la OM la tienen las mujeres, son ellas las que tendrán que decidir aceptar o no el llamado de Dios, ya que no se trata de que quiero ser pastora, se trata de un llamado divino, igual como debe suceder con el hombre, con mucho respeto escribo esto pero, así como hay pastores que no han sido llamados, que son pastores por "x" o "y" razón menos por vocación, lo mismo puede pasar en el caso de las mujeres. Estando los hijos pequeños lo considero una carga muy grande, ser ministro del Evangelio no es solamente predicar los sábados, eso es lo más fácil. Todos sabemos las atenciones que requiere un recién nacido, en ese papel la madre es insustituible. Por último, es cierto que solo habían sacerdotes ministrando en el tabernáculo pero, solo piensen en la labor física que conllevaba el ministrar en el Tabernáculo, cargando animales todos los días, además, el atender a los hijos y algo importante que mencionar, el periodo menstrual de la mujer. He tenido que mostrarle a algunos los versículos donde se mencionan en la Biblia mujeres pastores de ovejas, Génesis 29:9 y Éxodo 2:16, 17. A pesar de lo peligros que era, las había. Creo que tendríamos una idea de lo peligroso al leer lo que le dijo David a Saúl, eso sin mencionar a los ladrones:

Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. [1ra de Samuel 17:33-35]

No me considero un adventista liberal, de hecho, me considero uno muy conservador por los padrinos espirituales (hombres y mujeres de Dios) que Dios puso en mi inicio como adventista de lo cual estoy muy agradecido al Señor pero, si los bueyes no quieren arar, que aren las vacas. Los ángeles no van a venir hacer los que nos toca hacer. Antes del Señor llamar a la mujer Ellen Gould Harmon, llamó a dos hombres, William Fox y Hazen Foss y simplemente no aceptaron, Ellen Gould Harmon siendo mujer, fue más que una pastora, fue profetiza, y creo que eso representa mas que ser pastora, parafraseando lo que escribió Clifford Goldstein en uno de sus libros: Para mí, sus palabras pesan mas que lo que puedan decir 1000 pastores o teólogos. Y no quiero decir con lo de arar que el hombre no quiere ser pastor o no quiere trabajar, es solo un decir, hay muchas puertas donde la mujer puede entrar que el hombre no puede y viceversa.

Hay dos casos interesantes que registra el libro de historia denominacional: Light Bearers to the Remnant. Y creo que eso sería lo ideal en el ministerio pastoral del pastor. Así como se unen en una sola carne dos personas cuando se casan, debería suceder lo mismo en el ministerio pastoral. Uno de los casos que menciona el libro es que, en un sábado de mañana el pastor Elbert Lane atrajo sólo a 35 oyentes; al día siguiente aparecieron 650 personas para escuchar a su esposa Ellen Lane. Ellen Lane, también tenía éxito excelente en la visitación casa por casa. Considero la visitación casa por casa como uno de los principales y más importante deberes de un pastor. Ellen Lane tenía y ejercía con mayor éxito los deberes de un pastor que su propio esposo que era pastor.

Si nos remontamos al momento de la resurrección de Cristo, la persona que anunció por primera vez la resurrección de Cristo fue una mujer. Ellen White escribió:

La influencia refinadora y suavizadora de las mujeres cristianas se necesita en la gran obra de predicar la verdad. (Review and Herald, 2 de enero, 1879).

Creo que estamos de acuerdo en que la mujer predique, pero siendo honesto, ¿qué otro papel hace el pastor (además de predicar) que no pueda hacer la mujer? La verdad no veo mucha diferencia entre una mujer conferencista y un pastor, alguno dirá: bueno, la ordenación. Yo pregunto entonces, ¿cuál es la diferencia entre una mujer que predica y un hombre que predica y es ordenado? Algunos pueden decir que la diferencia es que, el hombre está ordenado/ungido y por ende tiene el Espíritu Santo. ¿Y todos esos pastores que no están ordenados y trabajan en la obra 24/7 no tienen el Espíritu Santo? Las diferencias más notables que siempre escuchaba entre un pastor ordenado y uno no ordenado, era que el primero recibía mayor sueldo, podía casar y bautizar. No significa que el pastor ordenado era más consagrado que el no ordenado, de hecho, lo de bautizar en ocasiones no se toma en cuenta, ya que cuando hay grandes campañas hay ancianos de iglesia que han bautizados por la gran cantidad de nuevos conversos.

Este tema es de nunca acabar (como el tema de la música), en el no se vierte una doctrina, sino, opiniones. Me da igual que sea un hombre o una mujer que predique en sábado, que sea una mujer o un hombre que me haga una visita pastoral, lo más importante para mí, es su espiritualidad, su relación con Jesús, porque por más hombre que sea, si no tiene una relación con Cristo, prefiero que vaya a mi casa un sincero hermano Testigo de Jehová, aunque termine la visita en la apologética de la divinidad de Cristo, por lo menos chisme sé que no me va a traer de un hermano por falta de espiritualidad. No se trata de igualar a la mujer con el hombre, ante Dios todos somos iguales y eso no entra en discusión para mí. No hay que irse a los tiempos bíblicos para ver cómo Dios usa o puede usar a las mujeres. Uno de los principales pioneros y fundadores de la IASD fue nuestra querida Hna. Elena G. de White, misión que como profeta fue primero ordenada a dos hombres (no uno, ¡dos!) y ninguno de los dos se atrevió, así que, si el trabajo del profeta para este tiempo le iba a tocar a un hombre, y fueron dos lo que dijeron que no, sino una sencilla y humilde mujer, ¿qué nos hace dudar que Dios pueda usar a mujeres en el ministerio pastoral si es necesario?

En la sesión de 1881 de la Asociación General un delegado sugirió una resolución: “Que las mujeres que posean las capacidades necesarias... puedan con total propiedad, ser puesta aparte para ser ordenadas para la obra del ministerio cristiano". Esta sugerencia fue enviada a la comisión de la Asociación General, pero no se oyó más hablar de esa resolución. (Light Bearers to the Remnant p.131)... 132 años después, la resolución se reabre.

Puedo resumir mi postura de la siguiente manera, he aprendido que no es lo mismo saber de Biblia que conocer al Dios de la Biblia, Dios no se acomoda a nosotros pero, si se acomoda a nuestras genuinas necesidades. A mí no me quita el sueño que hayan o no mujeres ordenadas al ministerio. Lo repito, no soy un dogmático en mi posición sobre el tema. Lo que si no veo bien, es el tira y jala que se está viendo en la Iglesia Adventista, no solo con los hermanos, sino hasta con los líderes a nivel mundial, la iglesia no puede perder la unidad. El voto de la CG debe ser respetado, aunque no estemos de acuerdo.

El punto que la iglesia debe considerar, es la edad de los hijos de la mujer pero, como ya mencioné, al final del día será una decisión que tomarán las mujeres que son llamadas o que al menos sientan el llamado de Dios. Alguno podrá decir: "Todas dirán que sí, aunque tengan hijos pequeño." No lo creo, a veces olvidamos que nuestra primera iglesia es nuestro hogar, es muy triste ver hijos de pastores fuera de la iglesia, cuando esos pastores han dejado todo por la obra y en especial por los hijos de las familia de su iglesia pero, no podemos descuidar a la familia por ningún motivo y creo que cada mujer, cuando le toque, tomará una decisión prudente.

Después del voto en el Congreso...

Respeté y respeto el voto tomado en el congreso de la Conferencia General celebrado en San Antonio, EE.UU. en el 2015 donde se prohibió a las Divisiones ordenar mujeres, allí no se condenó la OM al ministerio, debes saber eso. Se votó para permitir o prohibir que las divisiones ordenaran mujeres. Piensa en esto, si la OM fuera algo herético, no creo que la iglesia ni tan siquiera lo hubiera considerado para llevar a votación.

No estoy de acuerdo con la actitud de algunas divisiones de seguir ordenando mujeres pese al consenso tomado en el congreso. Creo que esa actitud crea un espíritu de división dentro de la iglesia y todos sabemos que eso no es saludable ni para los miembros de iglesia ni mucho menos para el avance de la obra.

¿Pro-Gays?

Recuerdo cuando en FA se empezó a discutir este tema, entre 2009-2010. Para ese tiempo leí por primera vez la relación que hacen acerca de la OM y los gays: "Si se apoya la OM, también se apoyará la conducta o el estilo de vida homosexual".

Tengo amigos gays y amigas lesbianas, ninguno es adventista, los considero mi prójimo, sin embargo, nunca he apoyado su estilo de vida, eso sí, le respeto como seres humanos y en cuanto está a mi alcance, todo lo que pueda hacer para ayudarlo lo he hecho y lo seguiré haciendo pero, nunca apoyaré ese estilo de vida, la Biblia es muy clara. Todavía no conozco un amigo adventista que apoye la OM y que también apoye una conducta de ese tipo.

Para conocer más sobre el tema de la homosexualidad, aquí está la posición oficial de la IASD, también recomiendo leer esta columna del Dr. Ángel M. Rodríguez. No veo ninguna relación relación entre la OM y la conducta homosexual, la segunda es condenada por la Biblia explícitamente.

Doble vara

Recuerdo cuando en DA publicamos varios temas sobre la OM, en DA aunque somos un grupo pensamos individualmente pero, estamos unidos pese a nuestras diferencias en algunos temas. Decidimos publicar material con argumentos a favor y en contra de la OM debido a que hay miembros de DA que apoyan la OM y otros que no. Recuerdo que me sorprendí cuando algunos nos criticaron por eso a través de email y las redes sociales, de igual manera recibimos mensajes de personas agradecidas por el contenido publicado.

La OM no es un tema salvífico. Tampoco es un tema fácil de aceptar y me explico, algunos hermanos creen que para la iglesia es sencillo inclinarse a una posición (a favor o en contra) con respecto al tema y no es así, si fuera de esa manera, la iglesia no llevaría a votación el permitir a uniones el ordenar o no mujeres al ministerio pastoral.

Me parece muy interesante que algunos que no apoyan la OM tilden de adventistas liberales, falsos e incluso hasta de jesuitas infiltrados a aquellos que apoyan la OM, personalmente, esas clases de adjetivos no me afectan. Sin embargo, David Gates indicó el inicio del juicio de los vivos yéndose en contra de lo que dice la misma Hna. White que el tanto proclama defender en algunos de sus videos. Para mí, esa declaración de David Gates es la de un falso maestro, de lo cual nos advierte la Biblia, más sin embargo, aquellos autoproclamados atalayas que defienden con ahínco la no OM de la misma manera defienden y comparten las publicaciones de David Gates... Incluso hasta de Hugo Gambetta.

¿Nos advirtió Jesús de los falsos maestros? ¿acaso no fue clara la Hna. White en sus escritos en cuanto a colocar fechas sobre eventos finales como la segunda venida de Cristo, el tiempo del cierre de la gracia, etc...? ¿es normal y no es malo mentir siempre y cuando se haga en contra de alguien que tiene una posición diferente a la nuestra en cuanto a "x" o "y" tema? ¿declara la Biblia o la Hna. White que sea pecado ordenar mujeres para el ministerio o es permisible escuchar y secundar a un predicador que se va en contra del profeta? Son preguntas para meditar. Pero repito, es interesante que se deje pasar por alto tal afirmación de David Gates por algunos que condenan la OM cuando la Biblia ni lo avala ni lo prohíbe, todo lo contrario a la declaración de David Gates. ¿Doble vara? ¡Por supuesto!



comments powered by Disqus