Análisis Textual y Extructural del Mensaje de los Tres Ángeles | Parte I

Bereshit Lab

Mucho se ha discutido sobre la estructura literaria del libro de Apocalipsis y su patrón quiástico, basta con revisar nuestra literatura del siglo XXI para darnos cuenta que nuestros grandes teólogos han analizado la estructura del libro para proveernos luz sobre los sucesos concernientes a los eventos históricos que se desarrollan en el marco apocalíptico. Y es que la estructura del Apocalipsis juega un rol fundamental para saber con certeza el mensaje que hay envuelto en sus oráculos divinos. Es por eso que, para tener un correcto entendimiento del mensaje de los tres ángeles, hemos querido analizar la estructura del libro del Apocalipsis en relación a ellos, de modo que nuestro estudio será dividido en dos partes, el primero expondrá la macro-estructura, y el segundo se enfocará sólo en la micro-estructura del mensaje triangélico. Para ello es menester considerar ciertos puntos importantísimos que nos ayudarán a vislumbrar de una forma correcta todo lo implicado en la estructura literaria del Apocalipsis.

En efecto, el mensaje de los tres ángeles vistos desde un punto de vista literario arroja mucha luz; pues, al poner en contexto literario el libro, para saber lo que el escritor, en este caso para nosotros Juan, quiso decir, antes de dar una interpretación historicista de ellas, es en esencia y por sobre todo fundamental. De esa forma, es menester ver los límites del texto y su correcta traducción de algunas palabras para luego analizar la Escritura en base a la estructura literaria, antes de interpretar teológicamente e históricamente el mensaje de los tres ángeles.

LÍMITES DEL TEXTO

Los límites del texto del mensaje de los tres ángeles tienen que ver un poco con el análisis de su contexto inmediato y más amplio. Por ende, es necesario analizar detalladamente el texto, antes de ver la estructura literaria de Apocalipsis y cómo estos mensajes angelicales se relacionan dentro del Libro.

CONTEXTO INMEDIATO

El primer ángel

El primer ángel anuncia que “la hora del juicio ha llegado” y nos amonesta a “adorar” al Creador. En la primera parte (14:7) el texto griego usa la siguiente sintáxis: λέγων ἐν φωνῇ μεγάλῃ siendo λέγων, “diciendo”, un participio presente activo nominativo singular.

En griego, los verbos se dividen en dos grupos, lineales y puntuales, el presente está considerado como un verbo lineal, es decir, expresa acción durativa en el tiempo. En estricto rigor, el que este ángel comience “diciendo” y el que Juan haya usado un verbo de acción durativa (no puntual), nos insta a pensar que el mensaje del primer ángel no tiene un fin, un término, es decir, sigue amonestando “con gran voz” (φωνῇ μεγάλῃ) hasta la segunda venida de Cristo (14:13-15:4).

El mensaje del primer ángel atiende a lo inminente de la “hora del juicio” y de la necesidad de “adorar” al Creador además de invitarnos a darle gloria.

El segundo ángel

El segundo ángel sigue al primero para reforzar el mensaje y éste nos informa que Babilonia ha caído. El verbo griego que Juan usa para decir que otro ángel lo “siguió”, es ἠκολούθησεν. Su forma verbal es un aoristo indicativo activo tercera persona singular de ἀκολουθέω, “seguir”, este verbo indica una acción puntual dentro del tiempo, por ende la evidencia textual indica que el segundo ángel siguió sólo una vez y se unió al mensaje del primer ángel, debido a que Juan también usó el λέγων. Es decir, éste ángel anuncia la caída de Babilonia y sigue al primero para reforzar los oráculos; ninguno de los dos es mayor que el otro, sino que los dos siguen anunciando eventos paralelos para dar un solo mensaje. Lo interesante de la evidencia textual, es que el anuncio “ha caído, ha caído”, el verbo griego ἔπεσεν está también en aoristo, lo que indica que la “caída” anunciada por este nuevo ángel, ha acontecido en un punto del espacio-tiempo.

El tercer ángel

La evidencia textual del mensaje del tercer ángel sigue la secuencia del segundo, “siguiendo” al tercero y “diciendo”:

“Si alguien adora a la bestia y a su imagen, y se deja poner en la frente o en la mano la marca de la bestia.” (vers.9).

Esta θηρίον, “bestia”, que menciona el tercer ángel, claramente se refiere a la bestia de Apoc.13, pues ella es la que tiene una imagen, “Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió” (13:14). Además este ángel anuncia la caída definitiva de esta bestia, la cual se registra en los siguientes vers., diciendo: “también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (vers.10, 11).

El mensaje del tercer ángel, en definitiva, tiene que ver con la condenación de la “bestia” y de su “imagen”, pues ella beberá de la “ira de Dios” y todo aquel que la adore, también será parte de su condenación.

CONTEXTO MÁS AMPLIO

El mensaje de los tres ángeles en la estructura seccional del Apocalipsis nos muestra que estos ángeles actúan como un puente entre los anuncios del pueblo de Dios que se ven en los capítulos anteriores. Por ejemplo, en 13:10 Juan dice que “aquí está la paciencia y la fe de los santos”, pero 14:12 añade “aquí está la paciencia y la fe de los santos; los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús.” Además, como veremos más abajo la sección en que los mensajes de los tres ángeles aparece es la parte central del libro de Apocalipsis. Así, en 11:19 se ve el arca del pacto en el cielo anunciando el día de la expiación, de la misma forma que el mensaje del primer ángel anuncia que la “hora del juicio ha llegado” (14:7), demostrando que el pueblo de Dios, el cual aparece en 12:17, “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”.

De esta forma, el pueblo de Dios se relaciona íntimamente con el mensaje de los tres ángeles y estos están encargados de dar el “fuerte clamor”. Cada ángel anuncia un mensaje especial, y ninguno termina su “mensaje” sino hasta la segunda venida de Cristo.

ESTRUCTURA DEL APOCALIPSIS

Como decíamos al principio, mucho se ha discutido sobre la estructura del Apocalipsis; no obstante, en nuestro estudio sólo analizaremos dos posturas interesantes y que merecen una exanimación detallada. Se trata de la propuesta hecha por el teólogo adventista ya fallecido (in memoriam) Kenneth Strand, él propone que el Apocalipsis se estructura en ocho partes básicas; no así, como Jon Paulien propone, ya que este último, arguye una división de siete partes, en las cuales cada una de ellas tiene una introducción. Por lo tanto, es menester traer a colación las estructuras que estudiaremos a continuación.

Kenneth Strand: Estructura de ocho partes básicas

Esta estructura ha sido muy estudiada tanto por estudiosos adventistas y no adventistas, es más, cada autor bíblico que comenta Apocalipsis, dentro de nuestra iglesia, no deja de hablar de la estructura propuesta por Strand y lo complicada que es y a la vez reveladora. En ella podemos ver muchos detalles interesantes que podemos aplicarlos al mensaje de los tres ángeles.

Sefer_Olam_Apocalipsis_Kenneth_Strand

Strand propone la división de dos partes; la primera es histórica (1:1-14:20), mientras que la segunda es escatológica (15:1-22:6). Por lo mismo, si apreciamos, la estructura secciona al Apocalipsis en ocho partes, siendo el centro partido en dos, y actuando la sección histórica (11:19-14:20) paralela a la escatológica (15:1-16:17).

Strand etiqueta a la primera mitad (III-IV) como el motivo “Éxodo”/“Caída de Babilonia” mientras que para la segunda mitad (V-VI) también es “Éxodo”/“Caída de Babilonia”. Sin embargo, la sección principal que nos interesa (11:19-14:20), Strand las etiqueta como “Poderes malvados oponiéndose a Dios y a sus santos”. Es decir, que el motivo principal en donde se encuentra el mensaje de los tres ángeles es la persecución de los santos y cómo los “poderes malvados” se oponen a Dios. Ejemplo de esto lo podemos ver en 12:17 donde dice que “el diablo se encendió de ira en contra de la mujer”, de modo que, “se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella”. Además, 13:7 dice que la bestia que sube del mar “se le permitió hacer guerra contra los santos y vencerlos”. Por último, la nota culmine que nos habla de los santos oprimidos es 14:12; la sentencia “la paciencia de los santos” hace referencia a esto. El sustantivo “paciencia” en griego es ὑπομονὴ, su traducción literal es “perseverancia” (Luc. 8:15; Apoc.13:10 NVI), además muchas veces se traduce como una “paciencia dentro del sufrimiento” (Rom. 5:4; 2 Cor.1:6). Por lo tanto, el contexto lingüístico nos insta a pensar que “la paciencia de los santos” es una perseverancia dentro del sufrimiento. El “resto” que ha sido perseguido por el dragón y que a la bestia se le dio autoridad para vencerlos, nos lleva a pensar que el mensaje de los tres ángeles va acompañado con persecución, precisamente, con el mensaje del tercer ángel.

Pero como Strand lo plantea, el motivo principal de la sección es la caída de Babilonia y el Éxodo. Esto se evidencia por 14:1 donde se nos cuenta que los ciento cuarenta y cuatro mil están en el monte Sion junto con el Cordero, además de finalizar la sección V con la segunda venida de Cristo y la cosecha final, es decir, la condenación definitiva de Babilonia, la misma que fue anunciada en 14:8 y la liberación del pueblo de Dios.

Jon Paulien: Estructura de siete partes

Así mismo Paulien va más allá y estructura a Apocalipsis en siete partes. Para quien escribe, esta es la estructura más reveladora, pues en ella resume todo lo implicado en la literatura del Apocalipsis.

Si apreciamos bien, Paulien posiciona 11:19-14:20 como todo el centro de Apocalipsis, de esa forma, el mensaje de los tres ángeles está posicionado en el centro de Apocalipsis, dándole un mensaje certero al libro. Lo interesante de esta estructura propuesta por Paulien son las Escenas de Introducción, debido a que 11:19 no lo toma como parte de la séptima trompeta, sino como una introducción a las escenas desarrolladas en Apoc. 12-14. Así, el que “el arca del pacto” se vea en el cielo, indica que el Juicio ha comenzado, y que el “resto”, “remanente” que aparece en 12:7 guarda los mandamientos de Dios, debe vindicar y restaurar las verdades que están inmiscuidas en las tablas de la ley que se guardaban en el arca. Y es por esta misma razón que en 14:7, además de anunciarnos que el “juicio ha llegado”, también nos invita a adorar al Creador, y su terminología claramente hace mención al sábado encontrado en los diez mandamientos.

Por otro lado, es interesante constatar que Apoc. 12 y 13 habla principalmente de poderes, especialmente tres, uno del cielo (dragón), otro del mar (bestia) y el último de la tierra (otra bestia). Es decir el motivo principal son los “poderes malvados”; no así el cap. 14 que habla del Cordero en el monte Sion (14:1) y de los mensajes angélicos. Así la sección principal del Apocalipsis se divide en dos partes antitéticas (opuestas), “poderes malvados”/“pueblo de Dios”.

Por último, cabe destacar que el mensaje del primer ángel nos insta a adorar a aquél que “hizo el cielo, y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. De esa forma el mensaje clave apunta a no adorar al dragón que salió del cielo, a la bestia del mar y la bestia de la tierra. Exactamente los poderes que se oponen a los “santos”, además de anunciar su caída (14:9) y su condenación eterna (vers.10-11).

RESUMENES Y CONCLUSIONES

En nuestra serie del mensaje de los tres ángeles, nuestro principal objetivo es identificar la contextualización y temática de ellos. En este estudio pudimos ver los límites del texto, su contexto inmediato y más amplio. Así mismo analizamos la estructura literaria de Apocalipsis y las dos propuestas estructurales que proponen nuestros teólogos adventistas. Pudimos ver que el mensaje de los tres ángeles es un mensaje grandemente importante dentro de Apocalipsis debido a que se encuentra en la parte central del libro. Por otro lado, vimos que los “santos” que son perseguidos, son encargados de dar el último mensaje, previamente a la segunda venida de Cristo (14:14-20). Su perseverancia, soportando el sufrimiento de la opresión de los “poderes malvados”, hace de este mensaje un “fuerte clamor”; un clamor que anuncia y restaura las verdades de Dios en relación a los diez mandamientos, a Dios como Creador y su verdadero día de descanso.

La evidencia textual es claramente reveladora y nos muestra que nuestra creencia interpretativa del mensaje de los tres ángeles está fuertemente establecida, tanto textual como lingüísticamente. Así, concluimos que estos mensajes triangélicos, son dados para hacerles frente a los poderes descritos en los caps.12-13.

BIBLIOGRAFÍA

Aland, Kurt, Matthew Black, Carlo M. Martini et al., e Greek New Testament, Fourth Revised Edition (With Morphology). Deutsche Bibelgesellscha , 1993; 2006.

Charles, R.H., D. Litt, D.D. e Apocrypha And Pseudepigrapha of the Old Testamente, Volume two: Pseudepigrapha: With introductions and critical and explanatory notes to the several books. BERKELEY, CA: e Apocryphile Press, 2004.

Paulien, Jon. “ e Role of the Hebrew Cultus, Sanctuary, and Temple in the Plot and Structure of the Book of Revelation”. AUSS 33/2 (1995): 245-264.

Strand, Kenneth A. “ e Eight Basic Visions in the Book of Revelation”. AUSS 25/3 (1987): 107-121.

Wallace, Daniel B. Greek Grammar Beyond the Basics. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing HousE, 1996.



comments powered by Disqus