Torá: ¿Letra Muerta o Palabra Viva?

La preeminente contribución de Pablo al mundo ha sido su presentación de las buenas nuevas de gracia gratuita –como él mismo lo habría dicho (y con razón), su representación de las buenas nuevas explícitas en las enseñanzas de Jesús y encarnadas en su vida y obra.

¿Está Pablo en contra de la ley? ¿Debe la Torá ser vista como un marido muerto que a nadie realmente le agradaba? Esta es la forma en que algunos cristianos han interpretado Romanos 7:1-6. Pablo presenta su apología:

Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. (v. 2)

Comúnmente la ilustración se lee como si la Torá es sinónima a un marido muerto. El apóstol no está sugiriendo que así como una mujer se ha liberado de su marido, ahora nosotros estamos libres para hacer lo que nos plazca, al contrario, utilizando un argumento de la antigua ley judía, Pablo ilustra su relación con la Torá a la luz de su nueva fe en Jesús. Él está profundizando en su herencia judía con el fin de encontrar una metáfora para explicar el impacto que ha tenido la fe en Jesús en su entendimiento de la Torá y la pecaminosidad de la condición humana.

Sin embargo, como teólogo judío, la influencia de la Torá impregna su pensamiento. Para Pablo, la Torá es buena. Es la palabra viva de Dios, la cual es sagrada. Cuando la carne muere, el creyente es libre para obedecer la Torá en la nueva vida del Espíritu. La condición humana, sin embargo, conduce a cada persona a la esclavitud del pecado.

El enfoque de Pablo recalca la necesidad para los cristianos de tener una visión correcta hacia el judaísmo y sus enseñanzas. Sin este punto de vista, los cristianos pierden la capacidad de penetrar el mensaje de Pablo. El trasfondo del lenguaje gráfico y descriptivo fluye desde el judaísmo antiguo. Pablo menciona en efecto la muerte de un marido. Pero, ¿podría Pablo a utilizar esto como una metáfora de la muerte a la carne? ¿Acaso hemos malinterpretado el mensaje de Pablo? ¿Es realmente la Torá para Pablo un marido fallecido? Yo creo que Pablo estaba hablando acerca de la muerte a la pecaminosidad de la carne en lugar de lo sagrado de la Torá.

Como cristianos, debemos tomar el estudio de la Torá y los enfoques judíos de la Biblia muy seriamente.1 Pablo ciertamente lo hizo. A veces, se sumergía enormemente con cuestiones relacionadas con la fe en Jesús y la Torá y la manera en que estas se relacionaban con su trabajo misionero como un apóstol judío enviado a los gentiles. Lamentablemente, rara vez reconocemos que gran parte de lo que Pablo dice acerca de la Torá debe ser interpretado en el contexto de su comprensión de los Judíos y gentiles, con sus respectivas distinciones, como socios iguales en familia de Dios.2 El texto griego de Romanos 10:4, además , como se mencionó anteriormente en el capítulo 2, comúnmente es mal traducido de la siguiente manera: "Porque Cristo es el fin de la ley ..." cuando en realidad debiera decir: "Porque el Mesías [Cristo] es el objetivo [o propósito] de la Torá [ley] ... "3 ¿Cómo puede uno leer la fuerte afirmación de Pablo en Romanos 3:31, "¿Luego deshacemos la ley [Torá] por la fe? Por supuesto que no! Por el contrario, establecemos los laicos [Torá]," Una de dos, o Pablo esta teológicamente esquizofrénico o algunos de sus intérpretes han dejado de lado aspectos claves para entender su modo de pensar.

Aquí estamos tratando de establecer el trasfondo de Romanos 7:1-6 con tal de descubrir el enfoque que tenía Pablo respecto a ley, a la carne, y a la analogía del "marido muerto", todo dentro del marco del pensamiento judío del primer siglo. Para interpretar correctamente lo que Pablo quiere decir en este pasaje, primero es imperativo reconocer que el dicho "Cuando una persona muere, es libre de la ley y los mandamientos" (Kivan Shemet adam Naaseh kofshi hombres HaTorá vehamitzvot) fue un reconocido concepto halájico (legal) que probablemente era casi proverbial en el antiguo pensamiento judío.4 Cuando Pablo dice que él está escribiendo a aquellos que conocen la ley (Rom. 7:1), él está obviamente hablando de la práctica de la Halajá, con la que los Judios en la congregación de Roma estarían muy familiarizados. Las leyes sobre el matrimonio concernientes al marido y su mujer eran bastante bien conocidas entre el pueblo judío. Rabán Gamaliel el Anciano, que según Lucas fue el maestro de Pablo en sus primeros días como estudiante en Jerusalén, comentó en cuestiones relacionadas a estas leyes en la Mishná. Gamaliel enseñó que una mujer es libre para volver a casarse, incluso si sólo un testigo da testimonio de que su marido había muerto (m. Yebam. 16:7).5 Los estudiosos han señalado que el pasaje en Romanos 7:1-6 podría muy bien traicionar la influencia de Gamaliel, el maestro de Pablo.6 Aunque la similitud entre Pablo y Gamaliel en este punto de Halajá no debe ser negada, no es menos cierto que tales enseñanzas fueron probablemente parte del conocimiento común, generalizado entre hombres y mujeres judíos que vivieron vidas piadosas conforme a su fe. Pablo pudo haber estado familiarizado con este principio a través de muchas fuentes. Una puede haber sido Gamaliel el Anciano. De hecho, lo fue, porque este principio era tan conocido que Pablo empleó la Halajá para basar su defensa.

UN ESCLAVO DEL PECADO O DE DIOS
El problema al que nos enfrentamos es que muchos intérpretes Cristianos, probablemente de manera no intencional, destruyen el mensaje de Pablo al decir –en muchas palabras- que como Pablo “murió” a la Torá, él ahora es libre de hacer lo que le plazca. De acuerdo a esta interpretación, los Cristianos ahora son libres de mantener el estilo de vida que deseen debido a que ellos, después de todo, son libres de la esclavitud de la ley. Ellos ya no están más obligados ni moral ni éticamente. ¿Pero acaso esta radical interpretación tiene sentido a la luz de Romanos 6? Ahí Pablo habla acerca de la esclavitud a lo carnal, lo cual obliga a la persona a desobedecer a Dios. El apóstol desea la obediencia a Dios y una dedicación a la justicia. La piedad caracteriza la misma vida de Pablo. El Espíritu Santo habilita al apóstol a vivir una vida de servicio a Dios. En Romanos 7:1-6, el emplea una analogía basada en la ley Judía. Es lógico pensar que las fuentes judías pueden arrojar más luz sobre el mensaje de Pablo y sobre la conclusión que él desea extraer de la evidencia que cita. Los rabinos también discutieron el problema de los deseos carnales, los cuales ellos comúnmente llamaban como “inclinación al mal”. Ellos estaban al tanto del poder que posee la mala inclinación para esclavizar a una persona. Aun así, cada persona debe buscar servir al verdadero Maestro que lo creó en lugar de a su inclinación de desobedecer a Dios. En sus enseñanzas, el sabio Rabí Simeon ben Pazzi utiliza muchos de los ejemplos que encontramos en los escritos de Pablo. A continuación, el Rabí Simeón ben Pazzi enseña sobre cómo ser “un esclavo del pecado o de Dios”:

“el esclavo se libera de su amo.” (Job 3:19) Una persona, mientras viva, es siervo de dos maestros: es siervo de su Creador y de su [mala] inclinación.7 Cuando hace la voluntad de su Creador, hace enojar a su inclinación, y cuando él hace la voluntad de su inclinación, hace enojar a su Creador. Y cuando muere, es libre, “el esclavo se libera de su amo.”8

El dicho del Rabí Simaón ben Pazzi “Cuando muere, él es liberado...” no solamente nos recuerda a las palabras de Pablo en Romanos 7:1-6 sino que también provee un claro paralelo al pensamiento de Pablo en cuanto a la discusión del siervo quien es esclavizado ya sea por su mala inclinación o por su Creador. En Romanos 6, Pablo enseña que un individuo es siervo ya sea del pecado para obedecer a la carne o un siervo de justicia para obedecer a Dios.

David Flusser y Shmuel Safrai han comentado sobre esta enseñanza del Rabí Simeón ben Pazzi en relación con la enseñanza de Jesús acerca de servir a dos señores –al dinero o a Dios. Y un punto de dicha discusión está relacionado a nuestro propósito. Ellos comentan, “De acuerdo al Rabí Shimeón ben Pazzi, el hombre, mientras vive, es esclavo de su inclinación, pero después de su muerte, su único Señor es Dios.”9 Esta perspectiva también tiene una relación directa con Pablo y su analogía del matrimonio. ¿Acaso Pablo deseaba abolir o abrogar la ley al decir que una persona ha muerto espiritualmente a través de su fe en Jesús? Un estudio comparativo con las fuentes rabínicas debilita esta conclusión simplista. Lo que Pablo está tratando de decir es que una persona muere a su mala inclinación, con el propósito de que él o ella se pueda convertir en siervos de Dios únicamente. La inclinación carnal pecaminosa muere para que la persona pueda convertirse en siervos de justicia (ver Romanos 6). De esta manera, el individuo es libre para vivir una vida que agradable a Dios.

Pablo mantiene un alto estándar moral y ético. Cuando escribió su epístola a los Gálatas, por ejemplo, él se refirió a las “obras de la carne” como también a los “frutos del Espíritu” (ver Gálatas 5:13-25). El también sostuvo que si uno es circuncidado, también le es requerido guardar toda la ley; esto es, no solo las leyes morales que aplican a los hijos de Noé (leyes Noájicas) sino también todos los mandamientos del pacto realizado en Sinaí con los hijos de Israel (Gálatas 5:3). De acuerdo a Lucas, Pablo hizo circuncidar a Timoteo (Hechos 16:1-3). Tanto las enseñanzas como los actos de Pablo no sugieren que el viera a la Torá como un sistema legalístico el cual se opusiera a la gracia. La ley está impregnada de la gracia de Dios y de su divina compasión. Un individuo no se salva del castigo eterno mediante una observancia meticulosa de la ley, sino únicamente mediante la gracia de Dios. Aun así, esto no quiere decir que la fe, aun sin una acción correspondiente, tiene valor. Aunque uno nunca podrá ganarse la salvación de su propia alma mediante la observancia de la Torá, aún para Pablo, fe sin obras no tiene ningún sentido. Mediante la gracia, es que al creyente se le confiere el poder de vivir una vida santa y agradable a Dios, y por lo tanto, cumplir la Torá (ver Romanos 3:31).

El punto al que Pablo se refiere en la analogía del matrimonio de Romanos 7:1-6 es simple. El individuo muere a su inclinación carnal. La carne pecaminosa muere con tal de que la persona pueda vivir para servir únicamente a Dios. Paul estaría fuertemente en desacuerdo con los intérpretes cristianos que dicen que debido a que el creyente ha muerto en Jesús, la enseñanza de la Torá, es nula. Pablo no está en contra de la Torá. La Torá no debe ser relacionado ni identificada con el pecado. El mismo Pablo explícitamente advierte a sus lectores al declarar, “¿Qué diremos entonces?, ¿Es la ley pecado?, De ninguna manera!” (Romanos 7:7). Al contrario, Pablo afirma que la Torá es espiritual (Romanos 7:14, 8:3). Es santa y buena (Rom. 7:12). Es un custodio el cual guía al creyente a Jesús, demostrándole su necesidad del poder espiritual de salvación a través de la fe.

La Torá no es ni el problema ni la solución. El problema es el pecado. El conflicto entre la ley y el pecado también es mencionado en antiguas fuentes Judías. El 2do libro de Esdras, un texto Judío escrito poco después de la destrucción del templo en el 70 d.C., en relación con la naturaleza eterna de la Torá, afirma: “Pero los que hemos recibido la ley y hemos pecado, pereceremos, así también como nuestro corazón que la recibió; pero la ley, sin embargo, no perecerá sino que permanecerá en su gloria” (2 Esd. 9:36-37). Los paralelos entre la teología Paulina en estos textos son excepcionales. La preocupación de Pablo sobre el pecado está profun- damente impregnada en su trasfondo judío. El pecado no anula la Ley. La Torá revela el pecado, exponiendo la injusticia humana a la luz de la santidad divina. Revela tanto lo profano como lo sagrado.

El amor de Pablo por la Torá no disminuyó debido a su encuentro con Jesús. Su enfoque en Rom. 7:1-6 demuestra que el apóstol creía en la validez de la halajá y su fidelidad a su herencia religiosa. Es más, para Pablo, la Torá hablaba precisamente de la misión de Jesús. Toda la visión de Pablo, la cual se centraba en la misma Torá, contenía un fresco significado en cuanto al propósito redentor de Dios. Las enseñanzas de Jesús, su vida, muerte y resurrección, seguida por el poder del Espíritu, motivó a Pablo a integrar este revolucionario punto de vista en todo lo que el entendía acerca de la estrategia divina de recibir e integrar a los Gentiles en la familia de Dios. Si teología se concentraba en Jesús como el centro de la revelación de la Torá y se extiende hasta reflejarse al fin en una vida de rectitud. Esta vida Cristo-céntrica, esta vida de rectitud, debe ser caracterizada por un adecuado entendimiento de la voluntad divina tal y como es expresada en la Torá. Jesús es el propósito de la Torá el cual los Cristianos cumplen por fe. Como apóstol a los Gentiles, Pablo se da cuenta de que Jesús es la razón para esparcir la fe de Israel en el único y verdadero Dios a través del mundo pagano. Lo que es aún más, el traer a gente pagan a la fe se encuentra dentro de los principales objetivos de la actividad redentora de Dios.

La Torá entonces, no es pecado. Al contrario, la Torá es espiritual y buena, revelando el plan divino para todo el mundo. A través de los ojos de Pablo, Jesús es revelado en la Torá. El poder del pecado en nosotros se debilita a través de la muerte y resurrección de Jesús. Mucho antes de Pablo, los fariseos ya había hecho hincapié en la doctrina de la resurrección. Aquí, las raíces fariseas de Pablo emergen mientras que el lucha con el problema del poder del pecado en la vida de una persona. Él se esforzaba por alcanzar una piedad religiosa a través de una vibrante relación personal con Dios mediante su fe en Jesús el Mesías. La Torá no es el problema, sino la respuesta individual a la revelación divina en la ley de Dios. La Torá revela la pecaminosidad de la humanidad. Pero cada persona es libre para responder negativamente o positivamente al mensaje de la Torá. Es la respuesta del individuo la que determina si la Torá es la “ley de pecado y muerte” o si es “Espíritu de vida en Cristo Jesús” (Rom. 8:2). El poder de la resurrección impacta la vida del creyente. A través del poder del Espíritu Santo, el Cristiano puede lograr vivir una vida santa y agradable para Dios, y de esta manera, cumple con los requerimientos de la Torá en la realidad de su experiencia personal.

En resumen, Pablo no compara la Torá con un cadáver. Al contrario, el usó un muy bien conocido principio legal para ilustrar el significado más profundo de la Torá. Utilizando lenguaje metafórico, Pablo habla de la muerte a la carne la cual se convierte en la semilla para vida eterna. El apóstol declara, “porque el que muere queda liberado del pecado.” (Rom. 6:7). A través de la muerte al “yo”, uno logra caminar en una nueva vida en el Espíritu. Cuando la carne muere, uno deja de tratar de obedecer o complacer a Dios mediante nuestras propias fuerzas. Y en lugar de ello, el individuo confía en el poder de Dios, demostrado en la resurrección del Mesías, para obtener nuevas fuerzas. A través de Jesús, de acuerdo a la teología Paulina, el individuo puede vivir para Dios al morir a la pecaminosidad de la carne, y así sirve al propósito divino en novedad de vida. Así que para Pablo, la Torá no es una “letra muerta”, sino la palabra viva y fortalecida mediante Jesucristo y el poder del Espíritu Santo dentro del creyente.

Autor: F.F. Bruce | Esta es una traducción libre de un estimado hermano de México para DA


Notas:

  1. Ciertamente, Jesús mismo trato la ley con extremo cuidado. Ver Young, Jesus y sus parábolas judías; y David Flusser, Judaísmo y los orígenes de la Cristiandad.

  2. Ver Stendahl, Pablo entre Judíos y Gentiles.

  3. Está más allá de nuestro estudio actual el discutir esto por completo. Ver Howard, “Cristo es el Fin de la Ley.”

  4. Ver no solo only b.Nid. 61b sino también b.Sabb. 30a, 151b; b. Pesah 51b; j. Kil. 32a, ch. 9, hal. 3; cf. also m. Qidd, 1:1; y Urbach, Los Sabios, 1.379. Me he beneficiado grandemente de S. Safrai y D. Flusser, “El esclavo de dos Maestros,” Immanuel 6 (1976) 30-33. A pesar de que Safrai y Flusser no discuten Romanos 7, su análisis de textos, literatura y manuscritos rabínicos son de valor incalculable. Los dichos de Jesús concernientes a los dos señores no podrían ser bien entendidos sin tomar en consideración este artículo y su tratamiento en los rollos del Mar Muerto y la literatura rabínica.

  5. La discusión aborda el caso de una agunah (una esposa abandonada, literalmente “atada”), por ejemplo, una mujer cuyo marido ha desaparecido sin darle carta de divorcio. Su esposo pudo haber muerto durante su viaje, durante la guerra, o en alguna situación en la cual su muerte debe de ser confirmada por testigos. Ella es libre del contrato matrimonial solo a través del divorcio o mediante la muerte de su marido. Después de que su muerte ha sido documentada, a ella se le permite volver a contraer matrimonio. Rabán Gamaliel, hizo esta ley más fácil para las mujeres mediante su fallo halájico.

  6. Para las alusiones a la relación de las enseñanzas de Gamaliel con los escritos y enseñanzas de Pablo; ver la discusión y análisis crítico de Schoeps, Paul, 37 n. 3.

  7. Aquí el texto Hebreo permite un juego de palabras entre yetzer (inclinación) y yotzer (Creador). Inserté la palabra “mala” para clarificar el significado del texto. Muchos estudiosos ven la cercana similitud entre el uso paulino del concepto “carne” y el término rabínico “mala inclinación”. El texto de Ruth Rabbah habla de la batalla espiritual entre la voluntad de Dios y el deseo humano contrario al propósito divino.

  8. La mejor edición del texto de Ruth Rabbah es de M. Lerner, “Midash Ruth Rabbah” (Ph.D. diss., Universidad Hebrea, 1971) págs.78-80. Ver también el comentario del texto, 24 Cf. Edición Vilna, Ruth Rabbah 3:1, 6a. Ver también la traducción al Inglés de L. Rabinowitz, Midrash Rabbah Ruth (Inglaterra: Soncino, 1983) 8.41.

  9. Ver Sefrai y Flusser, “El esclavo de dos señores”, 31. Ver no. 4, arriba.