¿Qué significa el Verbo era Dios?

En Juan cap. 1 y versículo 1 leemos: "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Reina Valera). Observemos cómo este texto se mutila en la versión del Nuevo Mundo de los testigos de Jehová:

En (el) principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios.

  Note usted, amigo lector, la diferencia que hay entre lo que dice la versión Reina-Valera- “y el Verbo era Dios”– y la Traducción del Nuevo Mundo- “y la Palabra era un dios”. Se ha incurrido en el capricho de traducir “un dios” en lugar de “Dios”.

¿Qué dicen otras versiones de la Biblia?

Para justificar la traducción “un dios” en San Juan 1:1, los Testigos de Jehová, citan varias versiones que no se acatan al original griego. Por ejemplo, en la  página 209 del libro Razonamiento a partir de las Escrituras, ellos acuden a las siguientes versiones:

A  New Translation of  the Bible (1934) por James Moffatt, traduce: “el Logos era divino”.

Si el original griego  dijera  théios se podría traducir “y la Palabra era divino”, o “el Logos era divino” pero,  el original griego dice Theos (Dios). Decir “y  la Palabra era divino” es tergiversar la traducción.

The New Testament in an Improved Version (1808), traduce: “la Palabra era un dios”.

Esta versión fue  publicada originalmente en Dublin en 1796, y en esa edición se  tradujo Juan 1:1 de la siguiente  manera: “…la palabra era Dios.”  En cambio la edición que los testigos de Jehová citan fue publicada en 1808 en Londres y mutilada por los Unitarios que están de acuerdo con los testigos de Jehová  y  también rechazan  la Deidad de Cristo.Esta versión es Unitaria, por lo tanto no tiene base para lo que los testigos quieren probar.

  Los Testigos de Jehová, como alguien ha dicho: “buscan la versión que más les interesa -aunque esté totalmente desprestigiada por todos los eruditos en Sagrada Escritura-, o traducen ellos mismos la Biblia a su gusto…y luego te dicen: ‘Como se encuentra en el Diaglotón Enfático…’ o ‘como dice la versión del Nuevo Mundo…’ Solamente que a quien le hables del Diaglotón Enfático  ése, si es que sabe   un poquito de griego, se ríe de él en sus propias narices, por la cantidad de disparates que pone.

“Tú figúrate que yo escribo un libro titulado ‘Viva Pepe’, en el que digo que soy muy guapo, muy listo, muy simpático, muy…Bueno; después escribo otro libro, y en vez de decir que soy guapo, listo y simpático, pongo: ‘Como dice el famoso libro Viva Pepe, Fulano de Tal (yo) es muy guapo, muy listo, muy simpático, muy…’ A lo mejor llegas a creer todo eso; pero  la verdad es que te la estoy dando con queso. Más claro: te estoy engañando.” (Carta Abierta con Sello de Urgencia a un Testigo de Jehová por Un Testigo de Cristo Mallorquin, pág. 45 y 46).

  A veces los testigos de Jehová citan (la Bible du Centenaire) 1928: “y la Palabra era un ser divino”.

  Esta traducción es incorrecta porque si el apóstol Juan tuviera la intención de decir “ser divino” en lugar de “la Palabra era Dios” sin lugar a dudas hubiese escrito zoon théios, pero el original griego  no  permite  traducir  “ser divino” sino la Palabra o Verbo era Dios.

Citando a un médium espiritista

Por varios años los testigos de Jehová, citaron la traducción de Juan Greber para probar que la traducción de Juan 1:1 debería decir “un dios” en lugar de “Dios”. Por ejemplo en el folleto “El Verbo- ¿Quién es?”  en la página 5 ellos dicen: “Parecida es la versión por uno que fue sacerdote católico romano: ‘En el principio era la Palabra, y la Palabra era Dios, y la Palabra era un dios’…(Juan 1:1-3)”. [Publicado en español en 1962].

En 1970 volvieron a citar a Juan Greber en el libro “Asegúrense de todas las cosas”, página 491. Ahora cabe preguntar y ¿quién fue el Sr. Juan Greber? Los Testigos de Jehová nos contestan en The Watchtower- April 1, 1983, pág. 31: “The Wachtower has deemed it improper to Make use of a traslation that has such a close rapport with spiritism”.

  Esto quiere decir en español: “La Watchtower ha considerado impropio el usar una traducción que tiene íntima relación con el espiritismo”.

  Esta declaración, que hacen los testigos de Jehová, es un engaño porque ellos sabían desde el 1956 que Juan Greber era un médium espiritista. Ahora le cito a usted amable lector lo que los testigos de Jehová escribieron en la Wachtower de febrero 15 de 1956: “Muy sencillamente, los espíritus en los cuales el ex-sacerdote Greber creía ser ayudado en su traducción”.

 Leemos en Deut. 18:10-12, según la Traducción del Nuevo Mundo de los testigos de Jehová:

“No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o su hija, nadie que emplee adivinación…ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. Porque todo el que hace estas cosas es algo detes table a Jehová”. (La línea es nuestra para mayor énfasis).

Ahora, a este servidor le gustaría saber ¿Por qué la Wachtower buscó apoyo en un médium espiritista para sostener una traducción?

Versiones que traducen ‘Dios’ en lugar de “un dios”

Veamos cómo se ha traducido la última parte de el texto que nos ocupa en diversas versiones en español: “Y el Verbo era Dios” (Nácar-Colunga); “Y el Verbo era Dios” (Straubinger); “Y el Verbo era Dios” (Bover-Cantera); “Y la Palabra era Dios” (Biblia de Jerusalén); “Y el Verbo era Dios” (Pablo Besson); “Y el Verbo era Dios” (Hispano-Americana).

¿Por qué los testigos traducen un dios en lugar de Dios?

Para justificar la traducción “y la Palabra era un dios” los dirigentes supremos de los testigos de Jehová aseveran:

“El artículo definido (el) aparece antes de la palabra theós (Dios) la primera vez que esta se usa, pero no la segunda vez”.(Citado del libro “Razonamiento a partir de las Escrituras”, pág. 209. Publicado en español en 1985).

Transcribimos lo  siguiente de San Juan 1:6 de la versión del Nuevo Mundo: “Se levantó un hombre que fue enviado como representante de Dios: su nombre era Juan”.

Ahora bien, si en Juan 1:1 hay que traducir “y la Palabra era un dios” por el hecho de que en griego no tiene artículo definido (jo) delante de la palabra (Theós) Dios, entonces ¿por qué en el versículo 6 no tradujeron “un dios”? En Juan 1:1, donde dice “y el Verbo era Dios”, que los testigos traducen, “y la Palabra era un dios” no tiene artículo definido como tampoco el verso 6.

  Los editores de la versión del Nuevo Mundo, al comentar el pasaje de San Juan 1:1, afirman: “Además, en este mismo capítulo el versículo 2 dice que el Verbo estaba ‘en el principio con Dios’, y el versículo 18 dice que ‘a Dios nadie le vió jamás’, y sin embargo los hombres han visto a Jesucristo” (La Verdad que Lleva a Vida Eterna, pág. 24).

Cuando la Biblia dice que “a Dios nadie le vió jamás”, tiene razón, porque nadie vió a Dios cara a cara. El ver al Hijo, significa ver al Padre porque el Hijo es la misma esencia del Padre, es la personificación de su carácter. Pero es una persona diferente. Eso no es negarle a Cristo su divinidad.

  Dice Agustín Panero en el folleto ¡Testigos de Jehová a la Vista! pág. 8:

“He aquí cómo un Testigo me quería probar por la Biblia que Jesucristo no es Dios. Argumenta así: ‘La Biblia dice que “a Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18). Ahora bien: a Cristo le vieron los que convivieron con El. Luego Cristo no es Dios’. Y se quedaba tan satisfecho y tan creído (:) que la Biblia dice que Cristo no es Dios. Cómo si yo le probara a usted que no tiene corazón, de esta manera: ‘El corazón humano no se ve. Ahora bien: a usted se le ve. Luego no tiene corazón’. ¿Valdría para algo este argumento? Pues lo mismo valía el de aquel Testigo. Hasta un niño pequeño sabría deshacer semejante falacia: A Dios, como Dios, no se le puede ver; la divinidad no es perceptible por la vista corporal. A Cristo le vieron sus contemporáneos: vieron su cuerpo, no su divinidad.” (Con licencia eclesiástica Badajoz, marzo 1972).

¿Es Jesús un dios?

 Muchas veces, los testigos de Jehová, nos presentan la siguiente objeción:

“¿Pero, ¿no se llama dios a Jesús en la Biblia? quizás pregunte alguien. Eso es verdad. Sin embargo, también se llama dios a Satanás (2 Cor. 4:4).” Citado del libro Usted Puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra, pág. 40, párrafo 16.

Veamos ahora el comentario que sobre este particular nos hace un ex testigo de Jehová:

“Al hacer esa declaración los Testigos hacen caso omiso del hecho de que están comparando términos desiguales, pues están tratando del  ‘Dios verdadero’ y Satanás, como los mismos Testigos reconocen, es un dios falso. La pregunta que hay que contestar es: ¿Qué clase de Dios es Jesús…un dios falso o un dios verdadero?

“Nadie puede decir que Jesús sea un dios falso. Los testigos mismos nunca afirmarían eso. De modo que la única respuesta que se puede admitir es que Jesús es un Dios verdadero…aquel a quien la Biblia llama ‘el Dios verdadero’ se ha manifestado en tres personas distintas y separadas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.” (Ministerios Alfa y Omega. Número 1, primero de agosto de 1988).

“Los ‘Testigos’ alegan -dice José L. García- que en el Salmo 82 Dios llama dioses a los hombres mortales, pero Jesús argumenta: Si por esta razón de sus cargos como jueces de Israel, fueron llamados dioses aquellos a quienes en el Salmo 82 Dios les dirije los más graves reproches por el abuso que hicieron de su autoridad ¿os escandalizáis vosotros ‘porque dije: Hijo de Dios soy?’.

“Obsérvese que no respondió diciendo: ‘¿…por qué dije: un dios soy?, sino que insiste en señalar su identificación con el Padre diciendo: ‘Hijo de Dios soy’ ¿Por qué había de ser blasfemo aquél que les estaba dando evidencias de su autoridad y que con pleno derecho se identificaba con el mismo Dios declarándose uno con El? Jesús corrobora a los judíos que por sus obras deben ver esa unidad proclamada en el versículo 30 que tanto escandalizó a sus oyentes.” (Los Testigos de Jehová a la Luz de la Biblia, pág. 74,75, comentando Juan 10:35 y 36).

¿Qué significa ser Hijo de Dios?

Otro argumento de los testigos de Jehová, dice: “A fines de su Evangelio, Juan resumió el asunto, diciendo: ‘Estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, [no Dios, sino] el Hijo de Dios’ (Juan 20:31, V V[1977].) Razonamiento a partir de las Escrituras, pág. 210, primer párrafo, últimas líneas.

¿Qué  significa  la expresión “el Hijo de Dios”? Para los testigos de Jehová “el  Hijo  de  Dios”   implica que Cristo  no es Todopoderoso y que  no forma parte de una Deidad trinitaria  siendo  inferior al  Padre. Pero  para  los   judíos  significaba ser  igual al Padre. En  la Corte de Caifás, se  le dijo a Jesús: “¡Por el Dios vivo te pongo bajo juramento de  que   nos  digas  si  tú  eres  el Cristo el Hijo de Dios!” (San Mateo 26:63, traducción  del Nuevo Mundo. 1987).

Ahora veamos lo que Cristo  respondió: “Tú mismo lo dijiste”  (San Mateo 26:64). Entonces ¿qué dijo el el sumo sacerdote? “¡Ha blasfemado!” (verso 65). Notemos que el Señor Jesús fue acusado de blasfemar porque El se igualó al Padre al decir que era “el Hijo de Dios”.

Para los judíos eso era considerado como una blasfemia. Además si Jesús no quería decir lo que los judíos entendieron, ¿por qué no los corrigió? ¿Por qué?

El siguiente comentario aparece en el folleto titulado Los Testigos de Jehová a la Luz de las Escrituras:

“Ya hemos demostrado…que Jesús no tuvo principio y que es igual al Padre. ¿Por qué, entonces, se lo llama Hijo de Dios?

  1. “Todas las profecías del Antiguo Testamento indican que Jesús llegaría (en el futuro) a ser Hijo de Dios, entendemos que desde su encarnación. (Sal. 89:26, 27; Luc. 1:32, 35.)

  2. “En la eternidad pasada Jesús tuvo los mismos atributos del Padre, su misma naturaleza. (Heb. 1:3; Fil.2:6; Juan 10:30.) No era inferior ni menor en jerarquía.

  3. “Pero al encarnarse, se humilló voluntariamente, asumió una posición subordinada al Padre, se hizo ‘semejante a los hombres’ (Fil. 2:7, 8) y ‘menor que los ángeles’ (Heb. 2:9). Al adoptar la posición de un hijo, se sometió a su Padre, para actuar como hombre entre los hombres y poder vencer el pecado y la muerte en lugar del hombre.

  4. “Varias declaraciones de Cristo, formuladas mientras estuvo en la tierra, dan testimonio de su renuncia voluntaria y temporaria a sus prerrogativas divinas; no así a su naturaleza divina. Ejemplos:

   a) ‘El Padre mayor es que yo’ (Juan 14:28).

    b) ‘No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre’ (Juan 5:19).

   c) ‘¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?’ (Luc. 2:49).

  5. “Se humilló hasta ese punto, para salvarnos de la muerte eterna. (Heb. 2:9, 10, 14.)

  6. “El plan de salvación existía en los consejos eternos. (Col. 1:26,27; Rom. 16:25, 26.) El que  iba a ser Jesús  en la tierra, figuraba  ya  en  la   eternidad como el ‘Cordero de Dios’. Cuando se puso en marcha el plan de salvación, una Persona divina pasó a ser llamada Hijo y otra Persona divina pasó a ser llamada Padre; el Hijo se subordinó voluntariamente al Padre.

  7. “Cuando Jesús resucitó, reasumió todos sus atributos divinos (Mat. 28:18) que, aunque los poseía, no los utilizó en su misión terrenal.” (Los Testigos de Jehová a la Luz de las Escrituras, pág. 26, impreso en la Argentina).

En la página 409 de Razonamiento…sostienen los enemigos de la Deidad: “Además, los versículos 1 y 2 (del Evangelio Juan) dicen que en el principio él estaba ‘con Dios’. ¿Puede alguien estar con alguna persona y a la misma vez ser esa persona?”

Dice el escritor Robert M. Bowman, Jr.:

“La declaración ‘la Palabra estaba con Dios’ quiere decir que la Palabra estaba con la persona comunmente conocida como ‘Dios’, eso es el Padre, mientras ‘la Palabra era Dios’ quiere decir que la palabra era el mismo Dios por naturaleza, tanto Dios como el Padre, sin ser la misma persona .” (Why you Should believe in the Trinity, pág. 92.)

Los testigos de Jehová recurren a un diccionario y nos dicen: “John J. McKenzie, S. J., en su Dictionary of the Bible, dice: ‘Rigurosamente, Jn 1:1 debe traducirse ‘la palabra estaba con el Dios [=el Padre], y la palabra era un ser divino’Publicado con nihil obstat e imprimátur; Nueva York, 1965, pág. 317). Citado en Razonamiento a partir de las Escrituras, pág. 410.

Tengo presente en mi escritorio una fotocopia de la página 317 del Diccionario aludido por los señores testigos de Jehová. La cita que ellos usan está fuera de contexto. En la misma página donde dice que Cristo es “un ser divino” también dice que Yahweh es “un ser divino personal”. Si Cristo no es Dios con mayúscula porque McKenzie lo describe como “un ser divino” entonces Yahweh no seria Dios con mayúscula porque también lo describe como “un ser  divino personal”. ¿Por qué los testigos de Jehová no dicen que en el mismo párrafo donde se afirma que Cristo es “un ser divino”, también se dice que Cristo es Dios citando a Juan 20:28 y Tito 2:13? Los líderes de los testigos de Jehová pueden engañar a  muchos, pero no a todos. Las excusas que presentan los testigos de Jehová no tienen fundamento.

En la Revista Despertad del 22 de abril de 2,005, los testigos de Jehová hacen la siguiente  declaración:

“Y cuando Pablo sobrevivió a la picadura de una serpiente venenosa, la gente empezó a llamarlo ‘un dios’ (Hechos 28:3-6, BJL). Así pues, referirse a la Palabra, no como Dios, sino como ‘un dios’, esta en armonía tanto con la gramática griega como con las enseñanzas bíblicas (Juan 1:1).” [Pag. 9, primer párrafo].

 “Los Testigos, dice Eugenio Danyans, tratando de justificar la interpolación del artículo indefinido ‘un’ en Juan 1:1, apelan al texto de Hechos 28:6, donde los habitantes de la isla de Malta dijeron de Pablo que ‘era un Dios’ al ver cómo el apóstol quedó indemne de la mordedura de la víbora, y nuestras traducciones vierten el texto añadiendo la partícula ‘un’. Pero este argumento pone de manifiesto la crasa ignorancia y el bajo nivel cultural de los ‘Testigos’. Porque si se toman la molestia de consultar el original griego, podrán comprobar que aquí se trata de un caso muy distinto: gramaticalmente el sujeto precede al predicado, al revés de Juan 1:1, y esto ya lo cambia todo, porque aquí ‘Theon’ no está en posición enfática como allí.

“Además, quienes decían que Pablo ‘era un dios’ eran los nativos, que por ser paganos creían en muchos dioses y, por tanto, era natural que pensaran que el apóstol era un dios. De Ahí la necesidad, pues, de traducir correctamente ‘un dios’ en este pasaje.

“Por otra parte, obsérvese que dicha interpolación no altera el significado original del texto, sino que transmite fielmente su verdadero sentido, lo que no sucede con la traducción de Juan 1:1 en la versión Nuevo Mundo.”  (Proceso a la biblia de los Testigos de Jehová, pág. 54).

Al tratar de justificar, los testigos de Jehová, que la traducción un dios en Juan 1:1 es la correcta,  hacen el siguiente comentario:

“Además, en Juan 17:3 vemos que Jesús establece una clara distinción entre él y su Padre celestial, al que llama ‘el único Dios verdadero’ “. (¿Qué enseña realmente la Biblia? pág. 203).

  E. B. Price, así se expresó cuando comentó el texto de San Juan 17:3:

“Un poco de reflexión en este versículo rápidamente revela que este texto no excluye a Jesucristo de ser parte de este ‘único Dios verdadero’. El énfasis está en contraste con otros dioses falsos, en los cuales no hay salvación."

“Si un conocimiento del verdadero Dios significa vida eterna, entonces Jesucristo debe ser parte de este sólo Dios verdadero porque Hechos 4:12 (NM) dice: ‘Además, no haysalvación en ningún otro, porque no hay otro nombre debajo del cielo que se haya dado entre los hombres mediante el cual tengamos que ser salvos’".

“1 Juan 5:13, (NM):‘Les escribo estas cosas para que sepan que tienen vida eterna, ustedes los que ponen su fe en el nombre del Hijo de Dios’.

“El problema que tienen muchas personas con Juan 17:3  es entender como Jesucristo puede ser separado de el único Dios verdadero y todavía ser miembro de ese Dios (o Divinidad). Esto puede ser ilustrado por un telegrama que puede ser dirigido a la Realeza Británica: ‘El pueblo de Australia conoce y aprecia a la Familia Real, y a quien usted envió para representar en visita real a Australia, su hijo mayor Carlos.

“Un hijo es todavía miembro de la familia real, aunque el esté separado de ellos. Además,él es parte de la realeza. De un modo similar, Jesús es todavía miembro de la Divinidad, aunque El estaba separado en este mundo. El era todavía Divino, de la misma naturaleza del padre, El era Dios.” (Our Friends: The Jehovah’s Witnesses, pág.44,edición de 1989).

Ahora citamos al escritor Wilbur Lingle: “El   versículo (Juan 17:3) declara que hay un ‘Dios único y verdadero’. En otras partes la Biblia dice lo mismo.  Ya que  solo hay un Dios único y verdadero, entonces todos los otros dioses son falsos. Pero aquí declara que Jesucristo es distinto al Padre. Creo que la Sociedad de los Testigos de Jehová enseña que Jesucristo es ‘un dios’. Por consiguiente, los Testigos de Jehová deben creer en dos dioses. Dado que solamente uno  es el ‘Dios verdadero’,  y los Testigos de Jehová creen en dos, ¿Es el Padre el  ‘único Dios verdadero’, o  es Jesucristo? Si el Padre es el ‘único Dios     verdadero’ entonces Jesu cristo es ‘un dios falso’. Si Jesucristo es el  ‘único Dios verdadero’, entonces el Padre sería ‘un dios falso’. ¿Cómo solucionan este complicado problema?”

En el folleto ¿Debería Creer Usted en la Trinidad? los Testigos de Jehová hacen la siguiente declaración:

“Hay…versículos bíblicos donde traductores al español insertan el artículo indefinido ‘un’ cuando traducen oraciones griegas con esa misma estructura… Por ejemplo en Marcos 6:49, cuando los discípulos vieron que Jesús andaba sobre el agua, la Biblia de Jerusalén dice: ‘Creyeron que era un fantasma”. En el griego koiné no hay ningún ‘un’ delante de ‘fantasma’. Pero casi todas las traducciones añaden el artículo indefinido ‘un’. De la misma manera, Juan 1:1 muestra que la Palabra no era ‘Dios’, sino ‘un dios’ o ‘divino’ (pág. 27, cuarto párrafo, segunda columna).

El hecho de que  algunos  traductores  hayan añadido el artículo  indefinido “un” en  Marcos 6:49 no quiere decir que en Juan 1:1 tenemos que añadir el “un” antes  de  la  palabra  Dios. Además encontramos una serie de textos en el Nuevo Testamento donde aparece Theós (Dios) sin el artículo refiriéndose al Dios Todopoderoso (Mateo 4:4; 5:9; 6:24) y con el artículo se aplica Theós también a Cristo (Juan 1:18; 20:28).

En San Lucas 20:38 -Biblia de Jerusalén- leemos lo que dijo nuestro Señor Jesucristo refiriéndose a Jehová Dios: “No es un Dios de muertos, sino de vivos…” En este texto “un Dios” se ha traducido del sustantivo griego Theós (Dios) sin el artículo como en San Juan 1:1. Si los testigos de Jehová se aferran que en San Juan 1:1 hay que traducir Dios como “un dios” eso no quiere decir que el Señor Jesucristo sea menos Dios que el Padre porque a Jehová Dios se lo presenta en Lucas 20:38- Biblia de Jerusalén y Traducción Interlinear de las Escrituras Griegas como “un Dios”.

Un escritor presenta el siguiente análisis: “Los textos paralelos citados por los T[estigos] de J[ehová] en el folleto como teniendo la construcción griega, vale la pena notar que ninguno de ellos da el sustantivo griego un significado más débil o diferente que si tuviera el artículo defido en frente de él. Por ejemplo, ‘un espíritu’ (Marcos 6:49) no es menos un espíritu que el llamado ‘el espíritu’; el diablo es tan ‘mentiroso’ y un ‘homicida’ (Juan 8:44) como cualquier otro puede ser! Sin embargo, no están mencionado por los T[estigos] de J[ehová] el hecho de que en otra parte en el Nuevo Testamento, que cuando la palabra theós es usada en la misma construcción, ésta siempre se refiere claramente al Dios verdadero (Marcos 12:27; Lucas 20:38; Juan 8:54; Fil. 2:13; Heb. 11:16) Así, el hecho  de que la Palabra sea llamada theós en Juan 1:1 en esta construcción no lo hace menos Dios que el Padre.”

“…No es necesario traducir sustantivos en tales  construcciones con el infinitivo ‘un’, como a un los Testigos admiten cuando ellos dicen que ‘cuando el contexto lo exige los traductores pueden insertar un artículo indefinido delante del sustantivo en este tipo de estructura oracional’ (p. 28, énfasis añadido). Desde el único argumento del texto ofrecido por los T[estigos] de J[ehová] (que la Palabra estaba con Dios y por eso no podía ser Dios) ha sido enseñado no requirir su interpretación, es impropio traducirlo  como han hecho.” Robert M. Bowman,Jr., Why you should believe in the Trinity: an answer to Jehovah’s Witnesses (Grand Rapids: Baker Book House, 1989) pág. 93.

Los Testigos de Jehová creen que “Juan 1:1 destaca la cualidad de la Palabra, que era ‘divino’, ‘parecido a Dios’, ‘un dios’, pero no el Dios Todopoderoso.” (¿Debería Creer Usted en la Trinidad? pág. 27).

Según esta aseveración hay varios dioses. Por un lado tenemos un Dios Todopoderoso (Jehová). Por otro lado a “un dios” poderoso (Jesucristo). Pero ¿qué dice la Sagrada Escritura respecto a este asunto? “Que Jehová  es (verdadero) Dios; no hay otro además de él” (Deut. 4:35). “No hay más que un solo Dios” (1 Cor. 8:4).

Los testigos de Jehová son politeístas porque creen en dos dioses. Uno Todopoderoso que creó a otro poderoso. Nuevamente citamos del folleto ¿Debería Creer Usted en la Trinidad? pág. 28:

“Lo que debe guiar al traductor en casos de esta índole no es la controvertible regla de gramática de Colwell, sino el con texto…Muchos eruditos no concuerdan con una regla tan artificial; y tampoco lo hace la Palabra de Dios” (párrafo 4).

Tanto que atacan los Testigos de Jehová la regla de Colwell, y sin embargo la aceptan cuando no se aplica a Juan 1:1. Por ejemplo en San Juan 19:21, leemos según la Traducción del Nuevo Mundo: “Le decían a Pilato: ‘No escribas, El rey de los Judíos, sino que él dijo: Yo soy rey de los judíos.”

En la primera parte de este texto la palabra rey (basileus) aparece con el artículo  definido (jo), pero la segunda carece de dicho artículo. Así que si los testigos fueran aplicar lo que ellos predican acerca de Juan 1:1, entonces deberían de traducir: *“Yo soy un rey de los judíos.” *¿Por qué ignoraron aquí la ausencia del artículo definido? ¿Por qué?

Los cavilosos cerebros líderes de los testigos de Jehová aseveran en el folleto ¿Debería Creer…? pág. 28:

“…Aunque theós se usa en textos bíblicos como Juan 1:1 con referencia a Cristo, en ninguno de esos casos se usa theós de tal manera que identifique a Jesús con aquel que en otros lugares del Nuevo Testamento aparece como ‘ho Theós’ es decir, el Dios Supremo.” (Segunda columna, último párrafo).

Si “ho Theós”, es decir, Theós con el artículo (jo) es “el Dios Supremo”, como sostienen las mentes teocráticas de la Watchtower, entonces el “Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob -según Lucas 20:37- no puede ser Jehová puesto que en el original en esta última cita la palabra (Theós) Dios no tiene artículo (jo).

En otras palabras si theós (Dios) sin artículo (jo) -como dicen los Testigos de Jehová- se refiere a Cristo como “un dios” (Juan 1:1) la conclusión lógica sería que Cristo es el “Dios de Abrahán, Dios de Isaac y Dios de Jacob”. ¡Lástima que las mentes de la Watctower no puedan entender la Palabra de Dios!

Arnaldo B. Christianini, en Radiografía del Jehovismo, pág. 13, escribió lo siguiente:

“Uno de los muchos apéndices de la traducción interlineal del Nuevo Testamento, nuevo Mundo, menciona una reconocida autoridad del griego, al Dr. Robertson. En la página 1,159 de este Nuevo Testamento, citan estas palabras del Dr. Robertson: ‘Entre los antiguos escritores, el Theós se empleaba para designar el dios de la religión absoluta, distin guiéndolo de los  dioses  mitológicos’. E intencio nalmente dejan de citar la siguiente sentencia, en la cual el Dr. Robertson agrega: ‘Con todo, en el Nuevo Testamento, aunque tengamos pros tón Theón (Juan 1:1), es mucho más común encontrar senci llamente Theós, especialmente en las epístolas’.

“Eso destruye todo el castillo de naipes construido por los ‘jehovistas’ sobre la omisión del artículo en Juan 1:1. Porque lo que el erudito Dr. Robertson quiso decir, es que los escritores  del  Nuevo   Testamento, no emplean con frecuencia el artículo con Theós, y aun así el sentido es perfectamente claro; o sea, que aun sin el artículo, significa el único verdadero Dios.”

“En griego -dice el Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día- la ausencia del artículo definido delante de la palabra ‘Dios’ hace que sea imposible traducir esta declaración como ‘Dios era el Verbo’. Traducirla así sería igualar a Dios con el Verbo, limitando así la Deidad exclusivamente al Verbo…Sería tan erróneo decir que ‘Dios era el Verbo’ como decir que ‘el amor es Dios’ (cf. 1 Juan 4:16) o que ‘la carne fue hecha el Verbo’ (cf. Juan 1:14)…La declaración no se puede traducir ‘el Verbo era un Dios’, como si el Verbo fuera un Dios entre muchos otros dioses…Por lo tanto, Juan quiere decir que el Verbo participaba de la esencia de la Deidad, que era divino en el sentido máximo y absoluto. De esa manera, en una breve declaración, Juan niega que el Verbo fuera un Dios, uno entre muchos, o el Dios, como si él solo fuera Dios.” (Tomo 5, pág. 875).

Para atacar la verdadera traducción “y el Verbo era Dios” o “la palabra era Dios”, los testigos de Jehová, sostienen en la pág. 27 del panfleto ¿Debería creer usted en la Trinidad? que de acuerdo  al Journal of Biblical Literature se “indica que el lógos puede ser asemejado a un dios.”

Pero como dice el escritor Robert M. Bowman, Jr. “esto es absolutamente falso. Lo que Philip Harner escribió en el J B L- realmente dijo fue que Juan hubiese escrito ho logos en theos (traducido palabra por palabra, EL VERBO ERA DIOS) esto hubiera dicho ‘que el logos era  un dios o un ser divino de alguna clase,’ ¡pero que Juan no escribió esto! En vez de esto Harners se señaló, que Juan escribió theos en ho logos (traducido palabra por palabra ‘DIOS ERA EL VERBO’) lo que él concluye que esto significa que el logos, no es menos que ho theós, tiene la naturaleza de theós. En otras palabras, Juan podía haber dicho que ‘el Verbo era un dios’ al cambiar el orden de las palabras, pero no lo hizo, prefiriendo decir enfáticamente que el Verbo era Dios tanto como la persona llamada ‘Dios’ con quien el existió en el principio.” (Why you Should Believe in the Trinity? pág. 95).

 Citamos ahora al escritor Ron Rhodes:

“En Mayo de 1977, La Watchtower defendió su interpretación en cuanto a Juan 1:1, citando el libro titulado Muchos Testigos, Un Señor, (Many Witnesses, One Lord,) del autor William Barclay en donde él argumenta que la palabra theos, en Juan 1:1, que por su falta de artículo definido ‘se convierte en una descripción, y es más un adjetivo que un sustantivo’, y concluye que Juan ‘no dice que Jesús era Dios’. No obstante el artículo de la Watchtower omite estas observaciones cruciales por parte de Barclay en la misma sección:

‘El único traductor moderno que justo y honestamente enfrenta este problema es Kenneth Wuest que dijo: El Verbo era en cuanto a su esencia la deidad esencial. Pero es aquí que la versión NEB (New English Version), ha resuelto brillantemente el problema con la interpretación absolutamente correcta: ‘”Lo que era Dios era el Verbo’”.

En una carta con fecha de Agosto 26 de 1977, Barclay comentó:

“Con un corte juicioso, el artículo de la Watchtower me ha hecho decir lo opuesto de lo que quise decir. Lo que yo quería decir, como usted bien sabe, es que Jesús no es lo mismo que Dios, hablando crudamente, que El es de la misma materia o sustancia que Dios, que es del mismo ser o existencia que Dios, pero la manera que la Watchtower ha impreso mis argumentos simplemente ha llevado a la conclusión, que les conviene a ellos mismos, de que Jesús no es Dios.

Si en su contestación ha pasado por alto la traducción de Kenneth Wuest y la NEB, no han entendido.

Decir que Jesús es ‘de la misma existencia que Dios’ es, por supuesto, lo mismo que el argumento del Credo de Atanasio que Cristo es ‘de la misma esencia que el Padre’ (Griego, homo-ousios  topatri). De modo que, cuando Barclay dice que Juan ‘no dice que Jesús era Dios’, el simplemente está haciendo la observación común que por no decir ‘el Verbo era el Dios’ Juan está evitando identificar al Verbo como Dios el Padre.”

“Aún después de aclararse la declaración de Barclay en cuanto a este asunto, los Testigos de Jehová, continúan citando el mismo pasaje exactamente de la misma manera, omitiendo la referencia a Wuest y NBE. Esto nos sugiere que ‘aun no han entendido’ o que ellos no les importa lo que Barclay quiso decir siempre y cuando ellos pueden torcer sus palabras para su propio fin”. (Traductor de estos párrafos, Pr. Daniel Vélez).

Pr. Miguel A. Cabán Ríos, Puerto Rico