¿Qué implicaciones tiene la orden ejecutiva de Libertad Religiosa firmada por Donald Trump?

La reciente orden ejecutiva firmada por el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tiene un mar de contradicciones. Pese a que viene con el "supuesto" de defender la Libertad Religiosa, se inclina a favorecer a algunos y no a todos en esa supuesta defensa de los derechos a una libertad de culto.

"Hoy damos pasos históricos para proteger la libertad religiosa en Estados Unidos".1

Fueron las palabras de Trump, y es que, no olvidemos que la firma de esta orden se anticipó en su campaña a la presidencia de Estados Unidos, honestamente no me sorprendió la firma, sino lo rápido que la llevó a cabo. Aunque esto no es para empezar a decir o a insinuar que la Ley Dominical se promulgará en el gobierno de Trump, debería ser una señal indicándonos que el verano está cerca. De hecho, no solo esta noticia confirma que la pronta venida de Cristo está cerca, miremos cada uno la situación social que viven nuestros países y nos daremos cuenta.

¿Qué es la enmienda Johnson?
En simple palabras y tomando un párrafo de una columna ya publicada:

La Enmienda Johnson, un cambio en el código tributario de EEUU realizado en 1954 (Sección 501(c)(3)), que prohíbe que ciertas organizaciones exentas de impuestos (como las iglesias) respalden y se opongan (lo de oponerse se agregó en 1987) algún candidato a cargo público. Esta enmienda se llama así debido a quien la propuso, el senador Lyndon Johnson que había sido blanco de una organización sin fines de lucro durante una elección.

La enmienda Johnson prohibía que las iglesias u organizaciones exentas de pagar impuesto pudieran apoyar un candidato. Esto puede abrir paso a que, desde el mismo púlpito de una iglesia, se realice una campaña en favor de "x" o "y" candidato pero, eso no sería lo peor.

¿Qué movió al senador Lyndon B. Johnson a promover esta enmienda?
Lyndon B. Johnson (LBJ) era un estratega político. Corrió una vez por dos cargos públicos simultáneamente, como senador y presidente de EE.UU. Perdió las elecciones nada más y nada menos que con John F. Kennedy. De hecho, fue el sucesor de Kennedy una vez el segundo fue asesinado en Texas. Para poder correr simultáneamente por dos cargos el senador de Texas tuvo indiscutiblemente que hacer sus maniobras que no vamos a discutir aquí.

Cuando LBJ corría para senador en 1948/9 le ganó por un margen muy pequeño a su oponente, Dudley Dougherty. Como todo "buen" político, ya en el poder, LBJ quería asegurarse la victoria en el futuro. La razón del margen tan pequeño sobre la victoria de Dudley Dougherty se debió a que el segundo tuvo apoyo de dos organizaciones sin fines de lucro Facts Forum and Committee for Constitutional Government. LBJ, preguntó si esas organizaciones infligieron alguna ley al apoyar a una persona a un cargo público, la respuesta fue un no. A raíz de eso propone la Enmienda Johnson.

A favor y en contra
No todos están en contra de la eliminación de la Enmienda Johnson, hay muchos que lo aplauden y están a favor. Algunos afirman que la iglesia hizo un pacto con el gobierno: No te cobramos impuestos a cambio de colocarte un bozal, esto para no hablar en contra del gobierno.

Personalmente creo en la libre expresión y también creo en la separación de la Iglesia y el Estado. En la religión como en la política cada persona por conciencia y no por amenazas e intimidaciones debe escoger o votar por lo que quiere, tenemos libre albedrío.

En una asamblea universitaria en 1997, Mwai Kibaki, ministro de finanzas del gobierno de Kenya dijo:

“Nunca agradezcan al gobierno de Kenya por la libertad religiosa... Si ustedes agradecen al gobierno por la libertad de conciencia, el gobierno comienza a pensar que tiene el derecho de quitarles esa libertad. No tiene ese derecho, pues Dios mismo les ha dado a ustedes el derecho de elegir. Jamás renuncien a ese derecho. La libertad es un regalo de Dios”.2

Implicaciones
En el libro de Daniel podemos leer sobre dos casos donde a los hijos de Dios se les acusó de violar la Ley del Imperio en un contexto religioso y no civil. Como cristianos adventistas se supone que no se nos encuentren faltas en cuanto a lo que concierne a las leyes del estado que regulan el país donde residimos. Bueno, quizás alguna vez recibimos un ticket por estacionarnos donde no debíamos pero, se supone que respetemos las leyes de transito, paguemos nuestros impuestos y obedezcamos toda las leyes civiles siempre y cuando no entren en conflicto con nuestra forma de adorar a Dios.

La orden claramente es un ataque directo a la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la cual lee como sigue:

ENMIENDA I Libertad de expresión, de prensa, religiosa, asamblea pacífica y de petición al gobierno.

El Congreso no aprobará ley alguna por la que adopte una religión oficial del estado o prohíba el libre ejercicio de la misma, o que restrinja la libertad de expresión o de prensa, o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al gobierno la reparación de agravios. (El resaltado es mío)

En el momento que cualquier iglesia tenga en sus manos el poder de dictar leyes civiles, ¿en qué ustedes creen que se van a basar para dichas leyes? ¡Efectivamente! En sus creencias religiosas. No van a mirar a otro lado. Una iglesia en el poder ejecutivo promulgará leyes basadas en su fe de acuerdo a como interpreta las Escrituras, sin importar las creencias o las interpretaciones de los ciudadanos que no profesan su misma Fe, sean o no cristianos de otras denominaciones.

En Daniel 6 podemos leer la historia donde los celosos sátrapas y gobernadores buscaron ocasión para acusar a Daniel ante el Rey. El versículo dice:

Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él. [Daniel 6:4]

En cuanto a lo civil no pudieron encontrar ninguna falta en contra de Daniel, eso debería decirnos a nosotros cómo debemos vivir bajo las leyes civiles del estado. Sin embargo, los envidiosos sátrapas y gobernantes no quedando satisfecho con su intención de desprestigiar la integridad de Daniel buscaron otro método.

Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios. [Daniel 6:5]

Daniel no solo le demostró que era fiel a las leyes civiles del Imperio que él representaba sino que también, era fiel al Dios al cual servía. Y por esa fidelidad a su Dios, se podría encontrar una causa en contra de Daniel por violar una ley del Imperio que entrara en conflicto con su relación con Dios. Eso es tremendo, hablar de la ley dominical es una cosa pero, será otra cosa si nos toca decidir entre la verdad o el error, en otras palabras, entre la vida o la muerte. Debemos prepararnos ahora y hacer provisión para esos tiempos ahora, no para el futuro, mediante el estudio diario de las sagradas Escrituras y la oración.

Entonces estos gobernadores y sátrapas se juntaron delante del rey, y le dijeron así: ¡Rey Darío, para siempre vive! Todos los gobernadores del reino, magistrados, sátrapas, príncipes y capitanes han acordado por consejo que promulgues un edicto real y lo confirmes, que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones. [Daniel 6:6, 7]

Nosotros conocemos la historia, la respuesta de Daniel fue inequívoca. Daniel, conociendo la nueva ley que solo era válida por 30 días, evidentemente preparada exclusivamente para él, no se inmutó en ningún sentido, y "entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes." [Daniel 6:10]

¡Que ejemplo de fidelidad encontramos en la vida de Daniel! Y pensar que si estamos vivos al final del conflicto estaremos en la misma posición, el Señor nos ayude a decidir por él hoy, no mañana o en el futuro... ¡Hoy!

Quiero concluir con un pequeño comentario a un párrafo que leí hoy en el Dictionary of Christianity in America.

En 1961 hubo un caso de Ley Dominical (Blue Law) en el Estado de Maryland, EE.UU., donde se demandó una tienda por vender productos en domingo. Ciertos productos como medicamentos, periódicos, tabaco y algunos alimentos eran lo permitido a vender. Incurrían en la violación de la Blue Law al vender cualquier producto que no estuviera permitido.

En la demanda interpuesta contra el Estado de Maryland, se le acusó al Estado por violar la Primera Enmienda de la Constitución Norteamericana, ya citada anteriormente.

La corte determinó que el Estado de Maryland no violaba la Primera Enmienda y que más que un propósito religioso la Ley Dominical tenía un propósito de bienestar social.3

Continúa la corte diciendo: El propósito actual de las leyes es proporcionar un día de descanso uniforme para todos.4 (El resaltado es mío).

¿Acaso no tenemos ese día establecido en la Biblia, Éxodo 20:8-11 para todo aquel que libremente lo pueda escoger? ¿Por qué el domingo y no otro día? ¿No es acaso lo mismo que escribió la Hna. Elena G. de White?

“Sin embargo, esa misma clase de gente asegura que la corrupción que se va generalizando más y más, debe achacarse en gran parte a la violación del así llamado ‘día del Señor’ (domingo), y que si se hiciese obligatoria la observancia de este día, mejoraría en gran manera la moralidad social. Esto se sostiene especialmente en los Estados Unidos de Norteamérica, donde la doctrina del verdadero día de reposo, o sea el sábado, se ha predicado con más amplitud que en ninguna otra parte. En dicho país la obra de la temperancia que es una de las reformas morales más importantes, va a menudo combinada con el movimiento en favor del domingo, y los defensores de éste actúan como si estuviesen trabajando para promover los más altos intereses de la sociedad…”5

Si hay un versículo que siempre viene a mi mente cuando estudio profecía es, 2 Pedro 3:9:

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Que el Señor nos ayude a vivir un día a la vez, a buscar primeramente su reino y justicia y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

MARANATHA


Te recomiendo los siguientes temas donde se escribe sobre la misma temática:

La Ley Dominical en el Contexto de la Justificación por la fe

La libertad religiosa es frágil también en los Estados Unidos

Iglesia + Estado: La Coalición Cristiana, la Teología del Dominio y precursores del tiempo del fin

¿Por qué defender la libertad religiosa?


Referencias

  1. BBC. (Consultado mayo 4, 2017)

  2. David Shenk, El llamado de Dios a la misión (Guatemala: Ediciones Semilla, 1998), 128.

  3. Daniel G. Reid, Robert Dean Linder, et al., Dictionary of Christianity in America (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1990).

  4. McGowan v. Maryland (Consultado mayo 20, 2017)

  5. El Conflicto de los Siglos, Págs. 644, 645.