Placa de Marfil con el Nombre de Hazael

Fragmentario de la placa de marfil

  • Tamaño: 7.9 cm. (3.11 pul.) de largo, 2 cm. (.79 pul.) de alto; pieza separada- 3.2 cm. (1.26 pul.) de largo, 1.9 cm. (.75 pul.) de alto.
  • Escritura: Lenguaje Arameo.
  • Origen: Hadatu (Arslan Tash, en Siria moderna).
  • Ubicación Actual: Louvre (cuarto C, Sully Wing, sección 4).
  • Número de Identificación: AO 11489

Placa_Marfil_Hazael_1

El marfil, derivado de los colmillos de el efantes o hipopótamos, era un material para tallar muy popular en el mundo antiguo, particularmente para artículos de lujo. Se usaba para hacer una variedad de objetos, incluyendo pequeñas cajas, figurillas, peines, maneja (para espejos, cuchillos, abanicos, etc.), para hacer incrustaciones y chapas para la pared y decoraciones en el mobiliario. Esta pequeña placa de marfil fue descubierta en 1928 en Arslan Tash en el norte de Siria (antigua Hadatu) por una expedición arqueológica francesa dirigida por F. Thureau-Dangin y A. Barrois. El marfil era parte de una gran variedad de marfiles encontrados en el lugar de un palacio del siglo 8 a.C, que una vez perteneció a un gobernante asirio. Se piensa que era parte de la decoración o una chapa de marfil para una cama. La inscripción aramea en la placa es posiblemente una inscripción de dedicación, o quizás una inscripción, hecha por un oficial real para indicar el lugar de origen del objeto. El marfil está quebrado en tres piezas. Dos de las piezas encajan juntas, la otra pieza no se junta con ellas, sin embargo es una pieza separada (es decir, parte de la placa entre las piezas perdidas). La inscripción de las tres piezas juntas es usualmente reconstruida para decir, “Este… tiene… hijo de Amma grabado para nuestro señor Hazael en el año…”. Se piensa que la placa de marfil, junto con los otros marfiles descubiertos en Arslan Tashm, era parte del botín de Damasco traído a la antigua Hadatu por los Asirios después de la conquista de Damasco por Tiglath-pileser III en el 732 a.C.

El estado de Aram (o Aram-Damasco), que estaba localizado al sur de Siria con su capital Damasco, floreció entre los siglos 10 y 8 a.C. El lugar estuvo ocupado durante el siglo 11 a.C. por las tropas del rey David de Israel, pero para el tiempo de Salomón había sido removido del control israelita. A mediados del siglo 9 a.C., Aram se había convertido en uno de los estados más poderosos en la región de Siria-Palestina. Cuando el ejército Asirio bajo Shalmaneser III comenzó a avanzar  contra los estados Sirio-Palestinos, Aram era el líder de la coalición de estados (incluyendo el reino del norte de Israel) que temporalmente limitaron la expansión Asiria hacia el oeste.

Hazael era el rey de Aram desde el 842 hasta el 810 a.C. De acuerdo a la Biblia (2 Reyes 8:7-15), Hazael había sido oficial en la corte real del rey Arameo. Después de asesinar al rey en el 842 a.C., Hazael capturó el trono para sí mismo. Hazael es mencionado en los registros del rey Asirio Shalmaneser III, donde es identificado como “el hijo de nadie”, el término común para alguien que había usurpado del poder. Durante el reino de Hazael, Aram se convirtió en uno de los estados más poderosos en Siria-Palestina, cubriendo mucho del sur de Siria y Palestina.

Hazael es mencionado también en el Obelisco Negro de Shalmaneser III, donde el rey Asirio se jacta de sus victorias contra Hazael en dos ocasiones diferentes. Aunque Shalmaneser fue exitoso en capturar algunos de los territorios bajo el control de Hazael, falló en conquistar a Damasco. El reino de Aram-Damasco continuó por otro siglo antes de caer completamente bajo los Asirios en el 732 a.C.

Relevancia Bíblica

Hazael aparece varias ocasiones en la narrativa bíblica. La historia de su sanguinaria ascensión al trono se encuentra en 2 Reyes 8:7-15.

Placa_Marfil_Hazael

El profeta Eliseo había ido a Damasco cuando el rey de Aram (Ben-adad de acuerdo con el texto, posiblemente identificado como Hadadezer) estaba enfermo. Cuando Hazael fue enviado para encontrarse con Eliseo y saber si el rey se recobraría o no de su enfermedad, el profeta le dijo a Hazael que él se convertiría en el rey de Aram. Al otro día, Hazael asesinó al rey asfixiándolo y reclamó el trono. Hazael creo grandes problemas para Israel y Judá. Durante el reinado de Hazael, Joram, rey de Israel, y Ocozías, rey de Judá, pelearon contra Hazael en un pueblo al norte de Israel. Durante la batalla, Joram fue herido y tuvo que retirarse de la batalla (2 Reyes 8:28-29); Después, de acuerdo con 2 Reyes 10:32-33, Hazael atacó a Israel y anexó territorios israelitas al este del río Jordán. Poco después, conquistó a Gad en la costa filistea e incluso marchó contra Jerusalén. El rey de Judá fue capaz de cuidar la ciudad al enviar un soborno del templo y el palacio a los tesoros de Hazael, y quizás haciendo de Judá una vasallo para Hazael (2 Reyes 12:17-18). Durante el reinado de Joacaz rey de Israel, el relato bíblico establece que Dios entregó a Israel “en mano de Hazael rey de Aram” y que Hazael “afligió a Israel todo el tiempo de Joacaz” (2 Reyes 13:3, 22). La muerte de Hazael, que ocurrió alrededor del 800 a.C., es mencionada en 2 Reyes 13:24. Aproximadamente 40 años más tarde, el profeta Amós pronunció juicio contra Damasco y la dinastía comenzada por Hazael, declarando que Dios  “prendería fuego en la casa de Hazael (Amos 1:4).

– Traducido y Editado por Joel E. Lisboa.

Artículo Original: Clyde Fan E. y Mitchell G. Reddish, Lost Treasures of the Bible: Understanding the Bible Through Archaeological Artifacts in World Museums, (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 2008),106-109.