La palabra Trinidad

¿Vamos a enfurecernos con el título Trinidad, cuando lo que decimos ser un fundamento de nuestra fe confirmado por la Biblia y el Espíritu de Profecía se define bien con ese término? No necesitamos, tal vez, caer en algunos intentos definitorios católicos del término que no ayudan demasiado a aclarar esa doctrina bíblica. Recuerdo cuando una persona confundida con el arrianismo de los Testigos de Jehová, entendió años atrás mi explicación en Montevideo y, en una confrontación con ellos, salió en mi defensa diciendo que yo no creía como los católicos.

Pero porque algunos exageren el título Trinidad, no significa que no podamos usarlo. En ese caso los israelitas nunca hubieran podido usar el término 'el, "dios", ni 'elohim, "dioses" con el contexto singular en referencia a Dios, porque bajo ese término los cananeos se iban bastante lejos, así como muchos hoy cuando usan la misma palabra que usamos nosotros, Dios.

¿Encuentran Uds. la palabra "milenio" en la Biblia? El Apocalipsis habla de mil años, pero no define el concepto bajo la palabra "milenio". ¿Está mal usar esa palabra porque no aparece en la Biblia? ¿Por qué? Ese término ayuda a entender a qué enseñanza de la Biblia nos referimos. Lo mismo podemos decir de la palabra "encarnación". ¿Dónde está en la Biblia? En ningún lado. Pero cuando la usamos, y E. de White también la usa, se entiende que nos referimos a la gran realidad histórica que nos cuenta la Biblia de que Dios se hizo carne (Jn 1:14). Y esto, a pesar de que ese término tiene connotaciones paganas entre los indúes y otras religiones orientales, amén de muchos que practican los ritos de la Nueva Era.

Además del término Trinidad, algunos han querido usar el término Triuno, que se presta a confusión, ya que intenta definir numéricamente tres en uno, y uno en tres. Esto ha traído reacciones fuertes a lo largo de la historia, en mucha gente no cristiana, con respecto a la creencia en la Trinidad. Aún así, algunos juegan con los números y destacan que 1 x 1 x 1 es igual a 1 (gracias Dr. David Pío Gullón por la referencia). Pero no necesitamos jugar con números, sino tratar con la realidad revelada.

Nuestro buen amigo, el Dr. Aecio Cairus, nos comparte un análisis sobre el valor del término Trinidad desde la perspectiva lingüística. Nos dice que la unicidad de Dios es absoluta, mientras que su "pluralidad" es relativa. Siempre es posible decir: "Dios es uno" y poner allí punto y aparte. Pero no es correcto decir "Dios es tres" y detenerse allí. Si hablamos de tres en relación a Dios tenemos que agregar explicaciones. En otras palabras, en cierto aspecto (las Personas divinas) es COMO SI Dios fuera tres, pero no es realmente tres. Esto es justamente lo que expresa el término "trinidad".

Trinidad es al número tres como unidad es al número uno. Ambos términos designan la cualidad del número respectivo. Pero si nos fijamos bien, notaremos que "unidad" se aplica siempre a sujetos que son en realidad plurales. No tiene sentido hablar de la "unidad" de un solo hombre. Hablamos de la "unidad" de la iglesia, de la nación, etc. Lo que queremos decir es que los miembros o los ciudadanos o los componentes de la unidad son o debieran ser, en cierto aspecto, COMO SI fueran uno, aunque en realidad son muchos. Por más que nos arenguen sobre la unidad, siempre querremos seguir teniendo nuestro propio cepillo de dientes. En otras palabras, "unidad" no es "uno"; la unidad es relativa y su sujeto es plural.

Del mismo modo, y viceversa, "trinidad" se aplica sólo a un Sujeto único, que es Dios. Su trinidad consiste en que en cierto aspecto es como si fuera tres, pero sigue siendo uno. Entendiendo esto nos damos cuenta que no es necesario decir "triuno". El término trinidad en sí mismo supone que estamos hablando de un sujeto singular y no plural. (Gracias Aecio por esta explicación).

-Dr. Albero R. Treiyer | Adventist Distinctive Messages