La Historia del Club de Conquistadores

La mayoría de los libros de historia denominacional, guardan un enorme silencio sobre la historia del Club de Conquistadores1 y su importancia para la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Según el Manual de Iglesia:

“El Club de Conquistadores provee un programa centrado en la iglesia que propicia el espíritu de aventura y exploración que hay en cada niño y niña. Esto incluye más actividades al aire libre cuidadosamente planificadas, exploración de la naturaleza, manualidades, hobbies o vocaciones de las que son posibles en una Sociedad de Menores Adventistas promedio. En este ambiente, el enfoque espiritual es bien recibido, y el Club de Conquistadores ya demostró debidamente su influencia para salvar almas.”2

El surgimiento de la idea
Después de la a organización del Departamento de Jóvenes (l907) “fue dada atención a los juveniles”3 a través del Curso de Lectura de Menores (l908), de las sociedades de Juveniles (l908) con lecciones bíblicas, Año Bíblico Juvenil (l917) y el Manual de Juveniles. Sin embargo, aún debía desarrollarse un campo de acción mayor de actividades [específicas] para los menores. Luego de observar la organización de los Boy Scouts y de otras sociedades para niñas, los directores organizaron clubes locales para trabajos manuales y campamentos.4

Alrededor de 1911 algunos miembros pensaban que los jóvenes necesitaban algo más de lo que ya tenían. Entendían que sus hijos necesitaban más tiempo al aire libre y aprender la habilidad de acampar, lo que desarrollaría en ellos el sentido de responsabilidad e independencia que, unidos a la interacción en grupos y la relación con su Creador que las actividades del campamento les brindarían, significaría una oportunidad para adquirir nuevas habilidades. Un intento de atender esas necesidades fue el Takoma Indians Club, en Maryland; otro fue la Misión de Boy Scouts en Tenessee, en 1919.5

En l919 Arthur W. Spalding, editor de Whathman Magazine, inició en su hogar (Madson, Tennessee, EUA) “uno de los primeros trabajos directamente relacionados con los juveniles: los Boy Scouts Misioneros de Madson”, como fueron llamados (referencia al “escultismo” creado en Inglaterra doce años antes).

“La idea empezó con su hijo, quien acampó con algunos scouts. Arthur estudió la organización, formuló nuevas directrices compatibles con los objetivos espirituales de la Iglesia y creó su club [que hacia] excursiones de fin de semana, trabajos manuales y seguimiento de pistas.”6

Los “Boy Scouts Misioneros”, o “Misión de los Centinelas”,7 desarrollaron ideas fundamentales para el actual Club de Conquistadores, como el voto, la ley y el lema (redactados en 1921 por Spalding y Harriet Holt), base para los ideales actuales. Después de un año, “implementaron las ideas básicas para el funcionamiento de los futuros clubes”.8

En 1922 la AG adoptó los nombres de “Amigo”, “Compañero”, “Camarada” y “Camarada Líder” para las clases J.A (inicialmente un programa para jóvenes). Luego vinieron las Preliminares (l930), usadas hoy por los Aventureros; Explorador (1956), Pionero (1966) Excursionista (1982).

En 1925 fue el primer campamento de juveniles en Australia9. Un año después el Pr. Grover Fattic hizo lo mismo en Estados Unidos. “Junto al lago Town Line, Michigan, con muchas dificultades consiguió reunir dieciocho muchachos que formaron el Club Oso Polar y acamparon por diez días.”

En 1927 el Departamento de Jóvenes de la AG proyectó los “Méritos Vocacionales” (después “Especialidades”).
Un año después, C. Lester Bond, el secretario, preparó las primeras especialidades publicadas en un manual, con un total de dieciséis (Fotografía, Avicultura, Lavandería, Estrellas, Árboles, Radioaficionado, etc.). Con algunas alteraciones, las mismas se mantienen hasta hoy.10

Origen del nombre
El nombre original pathfinder (luego traducido al español como conquistador), significa “descubridor de caminos nuevos”.11 Fue usado primeramente por el Pr. Spalding, en el campamento de juveniles de California, en 1929. En el Fuego del Consejo contó la historia de un pionero y explorador americano de aquel estado, “John Freemont, un Conquistador”. La historia y la palabra conquistador llamó tanto la atención de los juveniles y líderes, que al siguiente año el terreno fue comprado y bautizado “Campamento del Conquistador MVJ (Misionero Voluntario Juvenil).”28 En ese año “John Mckin, 'Jefe Scout', [que estaba presente] inició un Club de 'Conquistadores' en su casa en Anaheim, California.” El término pathfinders/conquistadores fue usado por primera vez en un programa de jóvenes por dos laicos en los primeros años de la década de los '30.12

En 1930, viendo las necesidades espirituales de los juveniles de la Iglesia de Santa Ana, California, el Dr. Theron Johnston y John Mckin fundaron un club que “resolvieron llamar Club de Conquistadores”. Mckin eligió el nombre, pues este ya era común entre los juveniles. Se supone que se inspiró en la historia contada por Spalding, aunque otros indiquen el nombre de Campamento Pathfinders Camp (Campo de los Conquistadores). Las reuniones se realizaban en el sótano de la casa de Johnston y las primeras instrucciones fueron sobre técnicas de radio y electrónica. Su hija, Maurine, que lo había ayudado con la radio, protestó cuando no le fue permitido participar del club.13 Como resultado, su madre Ethel Johnston, e Ione Martin, iniciaron otro un club para chicas en el sótano. Los clubes se reunían mensualmente e iban acampar, usaban los requisitos de las clases J.A y una camisa especial como uniforme.14 Incomprendidos “por la iglesia de la época y sin apoyo, la idea fue abandonada.”15

Según el Pr. Arnold Plata, que juntamente con su esposa Dixie, mantienen el Museo del Conquistador, “los primeros clubes, surgidos en 1927 e inicios de los años 30, chocaron en el conservadorismo de la época. Los más antiguos pensaban que no era el tipo de recreación indicada para los jóvenes. "Fue determinado por la iglesia que los clubes que continuasen reuniéndose serían excluidos"... Durante cerca de una década las actividades cesaron. Hasta que en 1946 la idea fue retomada, con el surgimiento de un club en el Sur de California”. De ahí en adelante el movimiento creció hasta ser reconocido por la iglesia.16 Mucho después, en 1940, “la Asociación de Sudeste de California usó el nombre de Conquistadores para su campamento de verano en Idyllwid, California, denominándolo campamento de verano de Conquistadores Jóvenes MV.”17 Basado en esto, el Pr. Hancock usó el nombre “Club de Conquistadores” para su club, en 1946.

La Expansión de los clubes
Un evento importante de 1930 que ayudaría en el rápido crecimiento de los clubes cuando oficializados fue un entrenamiento en el campamento de Wawona, Parque Yosemite. Cuarenta directores de jóvenes fueron capacitados para dirigir los “campamentos culturales”. Este programa incluía pionerismo, trabajos manuales, estudio de la Naturaleza, caminatas y excursiones con equipamiento para pernocte y relatos junto a la hoguera, todo sobre un fondo de idealismo religioso y fidelidad a la iglesia. “Recibieron el distintivo de Guía Mayor o Líder y [...] regresaran a sus asociaciones [...] listos para dirigir campamentos.”18

De 1931 a 1940, a pesar de que algunos clubes no recibieron apoyo de las iglesias (algunos fueron cerrados por amenaza de exclusión, como el de Johnston) el programa fue adherido por otras asociaciones. En 1942 Lawrence A Skinner, director de jóvenes de la Unión Norte del Pacífico fundó el Club Trilblazers (“zapadores de caminos)19. A inicios de los años „40 “varias asociaciones a través de América del Norte experimentaron un programa similar a lo que tenemos hoy como Conquistadores”20, a través de los clubes locales y campamentos de verano.21

La organización del movimiento
En 1946 el Pr. John Hancock, elegido Secretario de Jóvenes de la Asociación Sudeste de California, asimilando ideas de los clubes existentes, resolvió conducir un programa similar.

Como el campamento de la Asociación se llamaba Campo de Conquistadores “pareció lógico llamar a la „nueva organización‟ Club de Conquistadores.” Promovida la idea, el Pr. Hancock recibió nuevo ánimo por la visita de una madre en su oficina. Ella preguntó: '¿Por qué no puede el campamento de verano durar todo el año? Mi hijo regresó del acampamento con el brillo de los cielos en los ojos...'[El pastor] sintió que el programa de los Conquistadores experimentado en campamentos de verano sería más eficiente se hiciese parte integral del programa semanal de las iglesias locales.”22

Dibujó el triángulo de los Conquistadores (usado hasta hoy), incorporando ideas del club “zapadores de caminos”. Los tres lados representando el desarrollo físico, mental y espiritual de los miembros (Lucas 2:52, La Educación, pág. 23); la espada, el Espíritu Santo; el escudo, la fe. Juntos indicando que el club es una organización espiritual, ligada a la iglesia. Los colores significaban: rojo, la sangre de Cristo; azul, lealtad y coraje; amarillo, excelencia (Fil 1:9-11); y blanco, pureza.23

La Iglesia de Riverside eligió al joven universitario Francis Hunt para comenzar el primer club con las nuevas directrices. Sus treinta y cinco miembros se reunían en la casa de miembros de iglesia y se ocupaban de actividades aún populares (“campamentos, clases de cocina, panadería, trabajos en coro y plástico”).[Nota: Hay un error de referencia.] En 1946, en Riverside se realizó la primera Conferencia de los Conquistadores.

Ese plan más organizado alcanzó a otras asociaciones. En 1947 la AG solicitó a la Unión Norte del Pacífico desarrollar la idea para transfórmala en un programa mundial. El Pr. J.R. Nelson, director de jóvenes de la Unión, desarrolló un plan “unificado y organizado”. Lawrence Paulson, director del Club de Glendale, escribió los primeros manuales. La Asociación de California fue pionera en tener una Coordinación para conquistadores.

En 1948, el Pr. Henry Berg, director de Jóvenes de la Asociación Central de California (que nombró ese año los primeros coordinadores de área) dibujó la bandera (Hellen Hobbs confeccionó la primera). En mayo del año siguiente, un sábado y sin ser músico, compuso el himno, oficializado en 1952.

Reconocimiento y crecimiento
Finalmente, el 24 de agosto de 1950 la AG adoptó oficialmente el Club de Conquistadores como un programa mundial para toda la iglesia.24 Lawrence A. Skinner fue nombrado Líder Mundial de Conquistadores y surgieron manuales para la formación de líderes y clubes.

Inicialmente, se usaba el uniforme verde-floresta (identificación con la Naturaleza) para facilitar espíritu de cuerpo, ceremonias, investiduras e identificación como grupo al evangelizar. Ese color fue adoptado en varios países.

Durante los siguientes veinte años, el Club comenzó su expansión mundial. Se destacan la primera Feria Anual (1951), el primer Camporí (1953), creación del Día Mundial (1953) y primer Camporí de Unión (1960). En 1970 el Pr. Léo Ranzolim, de Brasil, fue elegido Director Mundial. El primer Camporí de División (Suecia, 1971); la primer película (1971) y la difusión de publicaciones, eventos. La divulgación del crecimiento en los medios se tornó “fenomenal”.

Gracias al dinamismo del Pr. Robert Holbrook (reemplazado recientemente por Jonatan Tejel como Líder Mundial) en 1990 fueran “remodeladas” las clases, creadas las de Guía Mayor Avanzado y Guía mayor Máster; definido el programa de los Aventureros y revisados varios manuales.

Del 2 al 6 de agosto de 1994 se realizó el primer Camporí Internacional de Conquistadores (“Dare to Care”, por la División Norteamericana) en Morrison, Colorado, EUA, con participantes de varios países.

Actualmente, gracias a la dirección de Dios y al esfuerzo de los pioneros, existen conquistadores en los cinco continentes, esparcidos por 165 países, componiendo 90000 clubes con más de dos millones de miembros aproximadamente. En 1986 Brasil ya era “el mayor País Conquistador del mundo” y São Paulo, en 1988, la ciudad “con más conquistadores” que cualquier otra.25

(Datos divulgados en el III Camporí Sudamericano de Conquistadores, Santa Helena, Paraná (Brasil).

Autor: Pr. Ribamar Diniz


Referencias

  1. Publicado con anterioridad en el libro Ribamar Diniz y Técio, 150 años de conducción divina: una breve historia de los 150 años de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (1563-2013) (Cochabamba: Centro de Estudios Elena G. de White, 2013), 86-93.

  2. Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, Manual de la Iglesia, 6a ed., Traducido por Roberto Gullón. Buenos Aires: ACES, 2011, 104. En muchas iglesias, el Club de Conquistadores reemplazó a la Sociedad de Menores tradicional y, cuando existe una escuela de iglesia, el Club debe complementar la obra de la Sociedad de Menores.

  3. Departamento de Educação da Associação Geral, Historia de nossa Igreja (Santo André, São Paulo, [sd]), 27.

  4. Ibíd.

  5. Departamento de Jóvenes de la Asociación General, Nuestra herencia: Historia de la Iglesia Adventista para el Ministerio Joven. Buenos Aires, Argentina: ACES, 2005, 77.

  6. Apostila Orientação e Treinamento para Diretoria de Desbravadores, 27.

  7. Bíblia Desbravador Amigo, 1a ed., (Barueri, São Paulo: Sociedade Bíblica do Brasil, 2000), Auxílios, 6.

  8. Ibíd. “Otro precursor de los Conquistadores comenzó en Suiza en 1939, y se llamaba El Vigilante Adventista”. Nuestra Herencia, 84.

  9. Departamento JA, Nuestra Herencia, 84.

  10. Ministério Jovem da Divisão Sul-Americana, Manual de Especialidades, (Brasília: Ministério Jovem, 2001), 7.

  11. Maranata – O Jornal do Desbravador, Fevereiro-março de 2001.

  12. Artur Elias Marski, Liderança Eficaz, 7. Según el Pr. Ivay Araújo, cuando era distrital en Juazeiro do Norte–CE, el Dr. Johnston presenció un grupo de juveniles “rompiendo ventanas de vidrio con resorteras”, lo que le hizo notar las necesidades espirituales de aquellos adolescentes y trabajar por ellos.

  13. Apostila Orientação e Treinamento para Diretoria de Desbravadores, 27.

  14. Ibid.

  15. Nosso clube - O que você precisa saber para ser um desbravador, 8.

  16. Revista Adventista, agosto de 2002, 37.

  17. Liderança Eficaz, 7.

  18. História de Nossa Igreja, 471.

  19. Nuestra herencia, 84.

  20. Liderança Eficaz, 27.

  21. Ivay Araújo, ed., Desbravadores: Uma Eterna Aventura (Juazeiro do Norte, Ceará), 2.

  22. Liderança Eficaz, 28. Para muchos, el Pr. Hancock es considerado el fundador del Club de Conquistadores, sin embargo preferimos considerarlo el organizador del movimiento. Para mayores detalles, consulte A História dos Desbravadores, de su autoría, publicada por la Unión Central Brasileña (2000)”.

  23. Apostila Orientação e Treinamento para Diretoria de Desbravadores, 29.

  24. Ibíd.

  25. Revista Adventista, noviembre de 88, pág. 40 y mayo de 86, 13.