La División Norteamericana responde a la propuesta de abrogar la Enmienda Johnson

La Iglesia refuerza la posición histórica sobre la separación de la iglesia y el estado.

Los recientes eventos de las ramas legislativa y ejecutiva del Gobierno de los Estados Unidos han puesto en la palestra pública la Enmienda Johnson y la participación en elecciones de organizaciones sin fines de lucro (incluyendo las iglesias). La Enmienda Johnson, un cambio en el código tributario de EEUU realizado en 1954 (Sección 501(c)(3)), que prohíbe que ciertas organizaciones exentas de impuestos (como las iglesias) respalden y se opongan (lo de oponerse se agregó en 1987) algún candidato a cargo público. Esta enmienda se llama así debido a quien la propuso, el senador Lyndon Johnson que había sido blanco de una organización sin fines de lucro durante una elección.

Ahora es visto por algunos como una violación de la libertad religiosa y los derechos de expresión de las iglesias. Los críticos afirman que regula lo que se puede decir desde el púlpito, normalmente uno de los lugares más sacrosantos libres de intrusión gubernamental. Otros han planteado la preocupación de que crea un ambiente para la regulación de las iglesias a través del código tributario.

Los que apoyan la Enmienda Johnson ven la ley como una herramienta importante en la separación de la Iglesia y el Estado. Argumentan que esta ley le evita a las iglesias la presión indebida de los candidatos (en sus campañas) y de la influencia política. También sostienen que la ley protege el proceso electoral de corrupción a través de contribuciones deducibles de impuestos y el uso indebido de los fondos exentos de impuestos por las organizaciones benéficas.

Las propuestas actuales incluyen la eliminación total de la Enmienda Johnson o permitir que organizaciones sin fines de lucro apoyen a los candidatos con la condición que sólo se gasta una cantidad mínima de dinero. Bajo esta última propuesta, un pastor podría aprobar a un candidato desde el púlpito, pero no podría pagar anuncios para apoyar al candidato. La eliminación completa permitiría a una iglesia gastar mucho dinero, aunque no una cantidad ilimitada, para apoyar directamente a un candidato.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día en Norteamérica, debido a sus creencias y prácticas bíblicas, no desea intervenir en las elecciones. Además, la iglesia se ha opuesto a ciertas propuestas en el pasado para una derogación completa de la Enmienda Johnson. La iglesia reafirma su oposición a los esfuerzos legislativos para eliminar o debilitar las reglas que prohíben que organizaciones sin fines de lucro, incluidas las iglesias, respalden o se opongan a los candidatos (cargos públicos/política).

  Si la ley fuera cambiada, la iglesia no modificará su práctica de permanecer neutral en las elecciones. Mientras que los miembros de la iglesia son libres de apoyar a los candidatos o incluso de postularse para un cargo ellos mismos, no es el papel de la iglesia involucrarse en la esfera electoral.

Fuente: Adventist News Network | Traducido y Adaptado por Galvin Misael


Temas relacionados:

La libertad religiosa es frágil también en los Estados Unidos

Iglesia + Estado: La Coalición Cristiana, la Teología del Dominio y precursores del tiempo del fin

¿Por qué defender la libertad religiosa?