¿Es la Iglesia Adventista Babilonia?

Muchas veces he escuchado y leído de hermanos adventistas o ex-adventistas acusar a la Iglesia Adventista Del Séptimo Día (IASD) de ser Babilonia. Desde los mismos tiempos de la Hna. White los líderes ya tenían que lidiar con eso. La historia es un ciclo y como escribió el sabio Salomón: “nada hay nuevo debajo del sol.” Eclesiastés 1:9. Dentro de la IASD hay hermanos fieles y comprometidos con la verdad. ¿Cuántos son, no lo sé? pero me atrevo a decir que son la mayoría. Soy miembro de la IASD, amo mi amada iglesia, sin embargo, reconozco que no es perfecta pero, es el medio que Dios ha dispuesto para proclamar su mensaje, entendemos y creemos que no todo es color de rosa, mas sin embargo, el trigo y la cizaña deberán crecer juntos hasta el final de la cosecha, o sea, hasta la segunda venida de Cristo (Mateo 13:24-30). No nos toca a nosotros estar apuntando con el dedo o juzgando a los que creemos que son “cizañas”, los siervos en la parábola de Mateo 13 le preguntaron: “¿Quieres,  pues,  que vayamos y la arranquemos?” a lo que él respondió: “Nono sea que al arrancar la cizaña,  arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega;  y al tiempo de la siega yo diré a los segadores:  Recoged primero la cizaña,  y atadla en manojos para quemarla;  pero recoged el trigo en mi granero.”

Esa parábola debería representar para nosotros una tremenda enseñanza, ¿y por qué no? Una tremenda reprensión, ¿cuántas veces no hemos actuados como pseudos jueces? En la mayoría de las veces motivado solo por la apariencia que nos causa el hermano.

¡Ay del mundo por los tropiezos!  porque es necesario que vengan tropiezos,  pero  ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! [Mateo 18:7]

Jesús es quien conoce las verdaderas intenciones del corazón, El mismo dijo, no todo el que me dice Señor entrará en el reino de los cielos (Mateo 7:21). Creo que Dios tiene hijos sinceros en todas las iglesias, en todas, católicas, testigos, mormones, evangélicos, pentecostales, etc… Dios no viene a buscar una denominación, un edificio, viene a buscar un pueblo que lo adore en espíritu y verdad (Juan 4:24).

A pesar de que la Iglesia Laodicea representa la última iglesia, el llamado (Apo. 3:18) es individual, decir que Laodicea ha sido vomitada, es decir que ya no hay salvación para nadie, ya que es la última iglesia. En Apocalipsis 3:20 leemos:

 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Nuevamente la individualidad del llamado se hace notar, dado que siempre ha habido un profeso remanente (la iglesia militante = trigo y cizaña) del cual sale el verdadero remanente (la iglesia triunfante = trigo) no podemos hacer tal declaración (de que la iglesia ha sido vomitada) ya que dentro de la IASD hay de todo por ser actualmente la iglesia militante.

“Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme?

Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.”  [Romanos 11:1-5]

Trigo + Cizaña = Iglesia Militante

Yo creo que todavía hay muchos hombres y mujeres dentro de la IASD que no han doblado rodilla ante Baal. En mi opinión creo que al final la organización (sus estructuras físicas) desaparecerá y no es para menos, si estaremos siendo perseguidos. Volveremos como en los tiempos del cristianismo primitivo, donde se le conocía a la iglesia como: La iglesia del camino, porque donde se encontraban, no importando el lugar, se reunían como iglesia y con mas razón a pocos años de la promesa del Salvador:

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. [Mateo 18:20]

Actualmente la IASD es la iglesia militante, y la iglesia triunfante estará compuesta por miembros de la IASD y de otros hermanos de todas las denominaciones cristianas. La iglesia triunfante no se limitará a un grupo u organización, ya que de los cuatro extremos de la tierra, de toda tribu, lengua y pueblo Jesús recogerá a sus santos fieles.

A continuación le dejo un capítulo de Joyas de los Testimonios que trata el tema, vale mencionar que no son las únicas citas que existen sobre el tema:

La Iglesia Remanente no es Babilonia

“DURANTE años he dado mi testimonio en el sentido de que cuando se levantan personas que aseveran tener gran luz, y sin embargo, abogan por la demolición de lo que el Señor ha estado edificando por medio de sus agentes humanos, están muy engañados y no trabajan en cooperación con Cristo. Los que aseveran que las iglesias adventistas constituyen Babilonia, o parte alguna de Babilonia, deberían permanecer en casa. Deténganse y consideren cuál es el mensaje que debe ser proclamado en este tiempo. En lugar de trabajar con los agentes divinos para preparar un pueblo que pueda subsistir en el día del Señor, se han colocado al lado de aquel que es el acusador de los hermanos, quien los acusa día y noche delante de Dios….

Aunque existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo, la iglesia ha de ser en estos postreros días luz para un mundo que está contaminado y desmoralizado por el pecado. La iglesia, debilitada y deficiente, que necesita ser reprendida amonestada y aconsejada, es el único objeto de esta tierras al cual Cristo conceda su consideración suprema. El mundo es un taller en el cual, por la cooperación de los agentes humanos y divinos, Jesús está haciendo experimentos por su gracia y misericordia divina en los corazones humanos…

En el mundo existe solamente una iglesia que esté actualmente en la brecha, reparando el muro, reedificando las ruinas; y cualquier hombre que llame la atención del mundo y de las otras iglesias a esta iglesia, denunciándola como Babilonia, hace una obra en armonía con la del acusador de los hermanos. ¿ Es posible que se levanten de entre nosotros hombres que hablen cosas perversas, que expresen los mismos sentimientos que Satanás quisiera ver diseminados en el mundo acerca de los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús? ¿No hay bastante trabajo que hacer para satisfacer vuestro celo en la obra de presentar la verdad a aquellos que están en las tinieblas del error?

He dedicado casi toda mi vida a esta obra, pero con frecuencia mi carga ha sido agravada por hombres que se levantaban a proclamar un mensaje que Dios no les, había dado. Esta clase de malos obreros ha elegido porciones de los Testimonios y les ha dado un marco de error, a fin de prestar influencia a sus falsos testimonios. Cuando queda de manifiesto que su mensaje es un error, entonces los Testimonios puestos en compañía del error comparten la misma condenación; y la gente del mundo, que no sabe que los Testimonios citados son extractos de cartas particulares usadas sin consentimiento mío, presentan estos asuntos como evidencia de que mi obra no es de Dios, ni de la verdad, sino una mentira. Los que desacreditan así la obra de Dios tendrán que responder ante Dios de la obra que están haciendo

Los que han proclamado que la Iglesia Adventista del Séptimo Día es Babilonia, han hecho uso de los Testimonios para dar a su posición un apoyo aparente; pero, ¿por qué no presentaron lo que durante años ha sido el corazón de mi mensaje: la unidad de la iglesia? ¿Por qué no citaron las palabras del ángel: “Uníos, uníos, uníos”? ¿Por qué no repitieron la amonestación, ni declararon el principio de que “en la unión hay fuerza, en la división debilidad”?

Los mensajes como los dados por estos hombres divide la iglesia y nos avergüenzan delante de los enemigos de la verdad, y en las tales mensajes se revela claramente la obra espaciosa del gran engañador, que quisiera impedir a la iglesia alcanzar la perfección y unidad. Estos maestros siguen las chispas de su propio fuego, obran de acuerdo con su propio juicio independiente y estorban la verdad con falsas nociones y teorías. Rechazan el consejo de sus hermanos y siguen su camino hasta que llegan a ser precisamente lo que Satanás desea que sean: desequilibrados mentales.

Es nuestro deber individual andar humildemente con Dios. No hemos de buscar cualquier mensaje nuevo y extraño. No hemos de pensar que los escogidos de Dios, que están tratando de andar en la luz, constituyen Babilonia. Las iglesias caídas son Babilonia. Babilonia ha estado fomentando doctrinas venenosas, el vino del error”. [Joyas de los Testimonios  Pág. 355]

Mis amados, no hay nada nuevo debajo del sol. Nuestro Juicio es muy pobre, tengamos cuidado ya que:

“…con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.[Mateo 7:2]

Hay dos libros que quiero recomendar que tratan el tema, muy buenos: Si hay apostasía en la iglesia, ¿Debemos abandonar el Barco? por Ty Gibson y El Remanente por Clifford Goldstein. Los dos libros los tengo en físico, cuando los compré no costaron ni 10 dólares entre los dos, el problema ahora no es el precio, sino que estén disponibles en alguna librería. El primero lo pueden descargar desde la web de nuestro amigo y hermano Elvin, de Colección Adventista: Si hay apostasía en la iglesia, ¿Debemos abandonar el Barco? por Ty Gibson.

Dios les guarde mis amados y que sea la Palabra de Dios nuestro pan de cada día.