El Remanente en Apocalipsis | Breve enfoque Contextual

En el último volumen de Sefer Olam estudiamos de manera detallada el capítulo 14 de apocalipsis, en especial el mensaje de los tres ángeles mirados desde un punto de vista exegético, y las consecuencias de la falsa adoración y lo que esto implica; justo en la advertencia dada por el tercer ángel sobre el vino de la ira de Dios, y la última parte del capítulo que tiene que ver con la cosecha final de la tierra, se encuentran un texto muy conocido para la Iglesia Adventista: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús” (14:12). A pesar de que en este texto no se menciona explícitamente la palabra remanente, claramente se asocia el concepto de remanente, debido a que estos santos son los que con paciencia y/o “perseverancia”, no adoraron a la bestia, a la imagen de ella ni bebieron del vino de Babilonia.

En este breve estudio nos proponemos entender qué es el remanente, y cuáles son sus características distintivas.

Para los hebreos el remanente era lo que quedaba después de una calamidad, algo semejante a diezmarse la población, vemos claros ejemplos como el de Noé y los pocos que se salvaron en el arca. Esas ocho personas fueron el remanente de la humanidad. Otro ejemplo lo da Pablo cuando habla del remanente que quedó por gracia en época de Elías (Rom.11:5), fueron siete mil rodillas que no se habían doblado ante Baal.

Se tiene la idea de que el remanente suele ser una cantidad pequeña de creyentes, pero a pesar de que Elías pensaba que estaba sólo quedaba un “remanente” de siete mil personas, este número no se tomará de manera literal, pero por lo menos sí representa una cantidad mayor de la que Elías pensaba. Elías fué parte de ese resto de personas que no adoraban a Baal, quien en un periodo de apostasía religiosa, tuvo la función de restaurar la verdadera adoración al Dios del cielo, el rechazo o aceptación del mensaje implicaba vida o muerte; de igual modo el remanente en Apocalipsis tiene características semejantes a la del remanente en época de Elías

El término que se traduce al español como remanente viene del griego loipos, en Apocalipsis 12:17 la traducción que se le da a loipos no es “remanente”, sino el “resto”, la idea que implica, es que no tiene que ser un número muy reducido de personas. Por lo mismo, Isaías 10:11 parece sugerir que el remanente no siempre es la mayoría. Así, el remanente en la Biblia puede ser es un grupo que queda después de un evento significativo, dicho grupo no siempre es un número muy escaso de personas, pero no suele ser la mayoría de personas.

Características del remanente

Se había dicho que en Apocalipsis 14:12 no se usa el término loipos, sin embargo existe un paralelismo entre este texto y Apocalipsis 12:17, veamos:

“Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.” (12:17)

“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (14:12)

Sin hacer una interpretación antojadiza encontramos en Apocalipsis 19:10 que el testimonio de Jesús es el Espíritu de profecía, de manera que el grupo que huye del dragón en Ap. 12:17 es el mismo grupo que no adora a la bestia ni a su imagen en Apocalipsis 14:12, a continuación vamos a ver una serie de características de este remante apocalíptico.

1) La paciencia de los santos: Tanto Pablo como Santiago hacen comentarios sobre la “paciencia”, la “paciencia” que viene por la tribulación, sin duda este remanente pasó por una tribulación, pero, esta paciencia no sólo se debe a la última tribulación pasada, sino a una vida de fidelidad y lealtad al Cordero; la paciencia viene cuando se persevera, y el perseverar es un fruto de la fidelidad a la voluntad de Dios; escritores bíblicos como Isaías, Pablo y Santiago escribieron sobre la importancia de la paciencia, las tribulaciones y el perseverar para poder obtener un carácter aprobado (Isaías 26:3; Romanos 5:4; Santiago 1:3). De modo que el remanente más que un pueblo resignado que soporta todo, es un grupo fiel y leal a Dios que ha desarrollado el fruto de la paciencia.

2) El remanente de Apocalipsis se identifica después de tiempos, tiempo y medio tiempo. No cabe duda de que Dios siempre ha preservado un remanente durante todas las épocas, por ejemplo en las Iglesias del Asia, podemos ver iglesias que a pesar de la pobreza espiritual tienen personas que no se han contaminado ni manchado sus ropas como es el caso de Sardis (Apocalipsis 3:4), y Tiatira (Apocalipsis 2:24). Sin embargo en Apocalipsis se habla de un remanente para el tiempo del fin. A partir del versículo 13 del capítulo 12 se habla de la persecución que emprende el dragón contra la mujer, pero esta escapa por un periodo de 1260 días, luego el dragón se aíra contra el resto (remanente) de la descendencia de la mujer. Este periodo de 1260 días termina en 1798 de manera que este remanente se identifica con sus respectivas cualidades después de esta fecha, eso no significa que los que murieron antes de la fecha no harán parte del gran remanente mencionado en la gran multitud, sino que corresponde a las personas que oyen la voz de Dios en el tiempo del fin.

3) Guardan los Mandamientos de Dios: Tanto en Apocalipsis 12:17 como en 14:12 se menciona de manera idéntica que este grupo guarda los mandamientos de Dios, de hecho el mensaje del primer ángel llamaba la atención a un mandamiento en particular, aquél que invita a adorar a Dios como el hacedor del cielo, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, el sábado conmemora la creación de Dios, y nos invita a adorarlo en verdad. Al obedecer a Dios en todos sus preceptos el creyente reconoce la soberanía y autonomía de Dios.

4) Tienen el testimonio de Jesucristo: ¿Qué es el Testimonio de Jesucristo? El mismo Juan declara estar preso en patmos por causa del testimonio de Jesucristo (apocalipsis 1:9) y al comienzo del milenio los decapitados por causa del testimonio de Jesucristo volverán a vivir (Apocalipsis 20:4), el ángel aclara a Juan que el testimonio de Jesús es el Espíritu de profecía. El Espíritu Santo inspiró a los profetas cuando les dio la revelación específica de Dios para que estas dieran testimonios de Jesús, eso fue lo que les dijo Jesús a los fariseos, que las Escrituras daban testimonio de él. Esas Escrituras contienen la voluntad de Dios para el hombre, y el obedecerlas acarreó persecución y muerte para muchos cristianos. El remanente en Apocalipsis tendrá como estandarte a La Escritura, no a la tradición ni a la filosofía griega, sino que su fuente de doctrina será la Biblia, será diligente en su estudio, y en escudriñar sus verdades.

5) El remanente hereda las promesas: Un colorario que se desprende de las anteriores características es que el remanente evidentemente no adorará a la bestia ni a su imagen, puesto que el grupo mostrado en Apocalipsis 14:12 está en oposición a quienes beben del vino de la ira de Babilonia. Entonces tampoco beberán de la ira de Dios, todo lo contrario, reinarán con Cristo durante mil años y posteriormente serán los moradores de la Nueva Jerusalén con todo lo que eso implica.

Conclusión

En el contexto del libro de apocalipsis el término remanente maneja el mismo significado que se emplea con mayor uso tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, y es el de un resto de personas después de un suceso; en el caso de Apocalipsis este grupo es el resto de personas que no adoran a la bestia ni a su imagen, con ciertas características especiales, como una devoción y lealtad a los mandamientos de Dios, una fidelidad y dependencia de Dios en una época en la que todo el mundo se olvida de Dios, que estudia con profundo interés la Palabra de Dios y es fiel a su enseñanza; un remanente que equivale al pueblo de Dios en el tiempo del fin.