El Mensaje del Tercer Ángel | Un Mensaje de Amonestación con Consecuencias Eternas

Los tres ángeles del Apocalipsis son un tema de gran importancia para las iglesias que esperan con ansias la segunda venida del Mesías que directamente en el capítulo 14 del Apocalipsis lo presentan con la figura del Cordero. Los dos primeros ángeles dieron sus anuncios a un pueblo que sin lugar a dudas escucha la voz de estos mensajeros que a gran voz anuncian los temas que son distinción con las demás iglesias y de los humanos. El mensaje del tercer ángel sigue pronunciando un tema de interés para el pueblo escogido y no deja atrás las consecuencias de los receptores y de quienes no dan importancia al tema. Así damos paso a lo que llamamos la lucha entre el bien y el mal, la marca de la bestia y el sello de Dios, el gozo eterno y la desaparición total, y por qué no, el comienzo del gobierno de Dios y sus hijos.

Al tratar de plasmar las ideas sobre el tema, la manera más práctica y sencilla se ha propuesto lo siguiente. En primer lugar, es importante comprender la palabra ángel en el libro del Apocalipsis. En segundo lugar, está el tema de la adoración a la bestia y a su imagen; un agregado a esto trata sobre los lugares donde recibe la marca (frente y mano). En tercer lugar, es sobre la ira de Dios, pues creemos que es relevante para nuestro estudio. En cuarto y último lugar, trataremos el tema sobre el tormento con fuego y azufre ante los santos ángeles y frente al Cordero.

LA PALABRA ÁNGEL EN EL CONTEXTO DE APOCALIPSIS

La primera aparición de los ángeles en el Apocalipsis es una representación de las siete estrellas (Apoc. 1:16,20) que por ser estos a quienes se le escribe, deben hacer una tarea de mensajeros. La misma palabra ángel es utilizada en ocasiones para referirse a un mensajero, un ejemplo de esto lo vemos en el libro de Lucas cuando Jesús elogia a Juan el Bautista: “este es de quien está escrito: yo envío mi mensajero (ἄγγελος) ante tu faz, que preparará tu camino delante de ti” (Luc 7:27). La palabra ángel (ἄγγελος) significa mensajero y nos muestra que la función principal de los ángeles en el plan de la salvación es llevar buenas nuevas. Estos también tienen otras funciones, algunas veces son mediadores y en sí casi siempre se presentan como seres sobrenaturales que están al servicio de Dios.

En Apocalipsis los ángeles tienen aparición en las visiones de Juan, en donde estos están al servicio de Dios y ejecutan sus órdenes. Lo importante no son los ángeles, sus funciones muestran la relevancia de las ordenes de Dios para el pueblo que las oirá y las guardará, en sí la palabra ángel señala a una iglesia o mejor dicho un movimiento religioso (el remanente). En el tercer ángel de apocalipsis 14 el contenido del mensaje marca una diferencia trascendental en las vidas de los creyentes que siguen a la imagen de la bestia y los que siguen a Dios.

LA ADORACION DE LA BESTIA Y SU IMAGEN

En el momento que cualquier ser humano adora a la bestia y a su imagen trae una implicación con consecuencias que pueden marcar el fin no solo de su vida sino de su existencia por la eternidad. El versículo 9 da la pauta para el mensaje del tercer ángel “si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en su frente o en su mano”. El verbo “adorar”, contiene un ingrediente especial al mensaje del primer ángel y lo con rma en el tercero. En el primer ángel Dios recuerda y da un motivo para adorarlo, pero en este mensaje presenta una advertencia muy diferente de cualquier otro mandato o mensaje. Por consiguiente adorar en Apocalipsis 14 da el comienzo a una lucha de adoración, entre Jehová y Satanás.

Las ideas liberadoras y ecumenistas que son muy comunes hoy penetran las mentes de las iglesias evangelistas y movimientos cristianos, logrando así que se uni quen y tomen creencias que los distingan de los demás. Así, creyendo que son los elegidos prosiguen en su engaño y ceden a los mandatos de Dios entre esos mandatos los mensajes de los tres ángeles. La estructura del verso 9 es condicional, el “si” marca la pauta y por lo mismo da una idea de su consecuencia de que, “si” alguien adora a la bestia y a su imagen sufrirá un tormento con fuego y azufre ante los santos ángeles y ante el Cordero. Hasta el momento ya se pueden concluir dos cosas:

  1. El ángel (mensajero) es la iglesia.

  2. La iglesia predica un mensaje en condicional, es decir, con una consecuencia trascendente.

Adorar es muy relevante en esta frase condicional, por ello es signi cativo el sustantivo que sigue a este verbo, en este caso -a diferencia del mensaje del primer ángel que es Dios-, es la bestia y su imagen. ¿Quién es la bestia y su imagen?, es la gran oposición que desencadena toda la ira de Dios, a esto podemos hacer un seguimiento desde Apocalipsis 13, se describe una bestia “parecida a un leopardo” a la cual el dragón dio “su poder y su trono, y autoridad”. Lo anterior representa al papado, el cual heredó el poder y la autoridad del antiguo imperio romano. “Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte” (Apoc 13:3). Después de los 1260 días que el papado pudo oprimir al pueblo de Dios es finalizado con la muerte del papa en 1798, llegando así a cumplirse esta profecía que nos da pie a la bestia que iría a surgir desde ese momento.

En Apocalipsis 13:11 tanto el aspecto de esta bestia como el modo en que sube, indican que es una nación naciente diferente de las representadas en los símbolos anteriores. Esta bestia “tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero”, los cuernos de cordero representan juventud, inocencia y mansedumbre, rasgos de los Estados Unidos. En este versículo 11, cuando dice que “subía”, es interesante que este verbo signi que literalmente “crecía o brotaba como una planta”, así sin duda fue el surgimiento de esta gran nación.

Es interesante que la adoración al inicio de esta nación fuera lo más sobresaliente, pues esta permitía al comienzo adorar a Dios según los dictados de la conciencia. El republicanismo y el protestantismo vinieron a ser los principios fundamentales de la nación que como lo indica la profecía cambiará en un futuro, abriendo paso así a la adoración de la bestia y su imagen. Esta bestia tenía cuernos como un cordero y que a la vez hablaba como dragón. Esta bestia (EEUU) hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera, cuya herida mortal fue sanada (vers. 12). Por consiguiente la declaración de que la bestia con dos cuernos “hace que la tierra y los que en ella habitan, adoren a la bestia primera”, indicando esta frase que la autoridad de esta nación será empleada para imponer alguna observancia en homenaje al papado. Así esta bestia (EEUU) que profesaba ser pura, mansa, inofensiva y que habla como un dragón muestra cómo el gobierno en el cual el poder legislativo descansa en el pueblo, siendo esta la señal que indica que es los Estados Unidos la nación señalada por la profecía.

Ya tenemos hasta el momento las dos bestias, el papado por un lado y, Estados Unidos por el otro. Pero ¿qué es la imagen de la bestia?, y, ¿cómo se formará? La imagen es hecha por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia, es decir, el papado. Esta imagen surge de la apostasía, casi similarmente a como la iglesia primitiva cayó en apostasía y llegó a convertirse en el sistema papal siendo esta una institución confines de extirpar la herejía y dominar el estado.

Las iglesias protestantes seguirán las huellas de Roma al aliarse con los poderes mundanos, manifestaron el mismo deseo de restringir la libertad de conciencia, esto ya estaba predicho por el apóstol Pablo cuando predijo al enunciar que vendría “la apostasía”, y seria “revelado el hombre de pecado” (2 Tes 2:3), dándonos esto la preparación para el camino a la imagen de la bestia.

Desde hace años se viene notando entre las iglesias protestantes un poderoso y creciente sentimiento en favor de una unión basada en puntos comunes de doctrina. Para asegurar así una unión, debe evitarse toda discusión de asuntos en los cuales no todos están de acuerdo, por importantes que sean desde un punto de vista bíblico. Lo anterior se puede resumir en una palabra: ecumenismo. Esto nos muestra cómo la supuesta unión de iglesias protestantes se une con la Iglesia Católica y llegan a ser así la imagen de la bestia.

Por ello es que la amonestación del tercer ángel (remanente) señala hacia una adoración impuesta por la bestia de dos cuernos, para que adoren a la primera bestia (el papado).

LA IRA DE DIOS

Apocalipsis 14:12, dice: “aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús”. Este verso muestra la notable controversia entre los seguidores de la bestia y los que permanecen en la iglesia remanente. Tal vez el rasgo más característico es sin duda la violación de los mandamientos de Dios y cualquiera que llega a guardar la falsa ley que introdujo la iglesia católica está adorando directamente a la iglesia católica y se convierten así en quienes llegan a recibir la ira de Dios. Mientras que por otro lado los que siguen a Dios se distinguirán porque guardaran el cuarto mandamiento, y no obviamos que los adoradores de la bestia se distinguirán por sus esfuerzos para atacar y derribar el sábado instado y colocado por Dios.

Sin duda alguna es terrible el pecado que están cometiendo estos adoradores de la bestia, tanto es así que el mensaje de este ángel dice que la ira de Dios caerá sobre ellos. De modo que, no es por cualquier cosa o mucho menos por ignorancia de los contrincantes de Dios que son eliminados eternamente, pues el vers. 9 de Apocalipsis 14 dice que ellos reciben la marca sobre la frente y la mano; la frente hace referencia al conocimiento, a las evidencias que tienen la persona para elegir un bando; así también, la marca en la mano da a entender las acciones, las ejecuciones que los buenos o los malos hacen para demostrar y vivir lo que hay en sus mentes.

El tema de la ira de Dios es mal interpretado por muchos dentro y fuera de la iglesia pues cuesta creer que ese Dios de amor tenga lugar para desencadenar su ira contra los adoradores falsos. Es complejo el tema de la ira de Dios pues esta marca un aspecto del carácter de Dios, en Génesis 15:16 “porque la maldad del amorreo aún no ha llegado al colmo”. Esto indica que Dios tiene paciencia con su pueblo pero que es tanta la apostasía que llega hasta un punto en donde Dios por compasión, no de su pueblo sino de las personas perdidas en las pasiones y perversiones, pre ere que sean destruidas y cerrada su posibilidad de vida eterna como lo ocurrido a la ciudad de Sodoma y Gomorra. Esta comparación es pequeña a lo que sucederá pero vale la pena saber que Dios siempre está de parte de su pueblo. La misma palabra para ira (θυμός) es utilizada en el vers. 8 que es traducida normalmente en las biblias no como ira sino como furor o pasión.

Hay dos “θυμός”, el de Dios que va en contra de los que recibieron el furor y la “pasión” del vino de la gran ramera. Se puede concluir que este juego de palabras indica que Dios castiga a los que creyeron y los que establecen esta falsa pasión o furor de ese vino fornicario de la Iglesia Católica. En primer lugar es bueno razonar que la ira de Dios no es la misma ira que nace en nosotros, no lo podemos catalogar como un sentimiento de parte de Dios, pues él no es humano, esta ira es sin duda el rechazo al pecado, pues claramente nos separa de Dios (Isa 59:1-2). Malaquías 4:1 dice: “viene el día ardiente como un horno. Y todos los soberbios, todos los malhechores serán estopa. Y ese día que está por llegar los abrasará, y no quedará de ellos ni raíz ni rama.” Este versículo encuentra una conexión extrema con Apocalipsis 20:9-10, “pero Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde también estaban la bestia y le falso profeta (imagen de la bestia)”. Todo va a ser destruido como dice 1 Pedro 3:10-12, sin duda alguna y el principal objetivo de esta destrucción es el pecado (cf. cap. 20). Es sin duda una llamado para nosotros dejar el pecado a un lado y seguir al director de los tres mensajes angelicales y adorar con todo el ser al Creador y Sustentador de la tierra y el universo.

EL TORMENTO DE FUEGO POR LOS SIGLOS

No se puede cerrar el mensaje del tercer ángel sin hablar sobre cuál es el signi cado del vers. 11, ¿Cómo es que, los que reciben la marca de su nombre, no tienen reposo ni de día ni de noche?, esta frase parece dar pie a la creencia del in erno, pero no es así, esto indica que “las expresiones ‘fuego que no se apaga’ (Jeremías 17:27) o ‘fuego que nunca se apaga’ (Mateo 3:12; Marcos 9:44; Lucas 3:17); ‘fuego eterno’ (Mateo 18:8; 25:46); ‘para siempre’ (Éxodo 21:2-6) o ‘para siempre jamás’ (Apocalipsis 20:10), no se pueden tomar literalmente, sino que deben ser interpretadas a la luz del conjunto de todas las declaraciones bíblicas.

En el griego la palabra αἰών signi ca “siglo”, término del cual viene el vocablo αἰῶνος cuyo sentido es un período largo de tiempo que expresa permanencia o perpetuidad de manera limitada, mientras que la palabra ‘eterno’ tiene la idea de tiempo indefinido. Por este motivo cuando se traduce αἰῶνος por ‘eterno’, no se re eja con exactitud el verdadero sentido, pero los expertos lo traducen como ‘eterno’ porque es el término castellano que más se acerca a la idea. Así se debe tomar en cuenta que αἰῶνος en su verdadero sentido expresa duración de tiempo en relación con la naturaleza del objeto al cual se aplica o se refiere.

Por ello el vocablo αἰῶνος en el Nuevo Testamento es usada para describir tanto la destrucción final de los impíos como el futuro de los salvados. Después de las observaciones hechas anteriormente estamos ahora en condiciones de poder interpretar los textos bíblicos que tanta confusión han causado a un sinnúmero de cristianos que se han apropiado del concepto popular y antibíblico del in erno.”

CONCLUSIÓN

El mensaje del tercer ángel o el remanente anuncia el fin o la exterminación nal de los que no siguieron estos mensajes enviados por Dios pero predicados por su iglesia. Dios desea más nuestra salvación que nuestra perdición, Él desea lo mejor para sus hijos, así mismo hasta el momento en que destruye el pecado sufre por la destrucción de las personas que no se arrepintieron del pecado. Dios terminará y erradicará el pecado; pues su amor es tan fuerte por la raza humana que ha decidido hacernos parte de un cielo nuevo y una nueva tierra. Únete al remanente, sed parte del remante pero nunca te rindas. Dios te bendiga.

-Yesid Saavedra


Bibliografía

García José Evelio, Ante la perspectiva del futuro. Medellin: UNAC, 1999.

Elena White, Conflictos de los siglos. Miami: APIA, 2011.