El día del Señor de Apocalipsis 1:10

Introducción

En este ensayo se analizara la expresión “día del señor” (kuriake heméra) en donde surgen las siguientes preguntas: ¿qué día ocurrió la visión cuando Juan estaba en la isla de Patmos? ¿Fue en el día domingo o sábado? ¿O se refiere a otro día?

Día Del Señor – Kuriake Heméra

La Biblia narra el texto como sigue: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta[1]” Apocalipsis 1:10. La expresión “día del Señor” (del griego ἡμέρα κυριακός ), es el centro de la problemática.

Algunas traducciones bíblicas señalan que es el “día domingo”[2] otras dicen que es “dominico día[3]”, pero la gran mayoría la traducen como el “día del Señor”[4]. Por otro lado, hay investigadores o eruditos que dicen que es domingo y otros dicen que es “el día de Jehová[5]” de los profetas del Antiguo Testamento, y por tanto interpretan que es el día sábado[6].

Para poder comprender realmente en qué día ocurrió la visión necesitamos ir al idioma que fue escrito el libro del Apocalipsis, y realizar un análisis lingüístico de la palabra “Señor” que en griego es κυριακός que se traduce como “Señor” o “Domingo”. En el Nuevo Testamento el día domingo siempre se traduce como el “primer día de la semana” (cf. Mateo 28:1; Marcos 16:1,2; Marcos 16:9; Lucas 24:1; Juan 20:1; Juan 20:19; Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2), y nunca como “domingo”. No hay ninguna referencia bíblica clara con la palabra domingo, pero el problema surge de la Septuaginta y Reina Valera 1865 ya que una traduce como “dominico” y la otra como “domingo”; es por ello que se realizará un análisis histórico del día del Señor y un análisis lingüístico.

Contexto Histórico del día de Reposo

El contexto de este pasaje sugiere que el “día del Señor” se refiere al tiempo cuando Juan contempló la visión y no al tema de la visión, de modo que la Escritura especifica que Juan estaba en la isla llamada Patmos (Ap. 1:9). Este lugar era usado por los romanos como un lugar de destierro para los criminales, a la cual fue confinado el apóstol Juan por mandato del emperador Domiciano en el año 95 d.C.

El período intertestamentario (desde fines del siglo V a.C. hasta principio del I d.C) presenta muchas lagunas respecto al desarrollo preciso del judaísmo y sus costumbres. Los Judíos elefantinos, sea cual fuere el sincretismo religioso que haya existido en su costumbre, mostraron cierta preocupación por la observancia del sábado. También están los macabeos (166-142 a.C) quienes creían que no se debía ir a la guerra en sábado. Por otro lado está la tradición rabínica donde consideraban el sábado como una delicia y con privilegios singulares. El sábado siempre se guardó en los tiempos de Jesús y los apóstoles. No fue hasta el siglo IV que el domingo comenzó a reemplazar al sábado.

La Historia hace referencia al domingo como el “día del Señor” recién en el siglo II d.C, no antes. La referencia más temprana que revela veneración al domingo como día de culto semanal de los cristianos proviene de la Epístola de Bernabé de Alejandría, año 130 d. C.

A fines del siglo II Clemente de Alejandría repudió el sábado y favoreció el primer día de la semana, siendo además el primer padre de la iglesia que alude al domingo semanal como “día del Señor”. Como vemos el día domingo no tiene un origen en el Antiguo Testamento y ni siquiera en el Nuevo Testamento; es una tradición que nace con el tiempo. El autor del libro de Apocalipsis es un judío que guardaba el sábado; recién para el siglo tercero se difunde el domingo como día de reposo. Sin embargo, en ese punto todavía no existe una controversia masiva con el sábado. Desde el siglo IV y V la situación cambia: es aquí donde Constantino el día 7 de marzo de 321 tuvo un efecto muy marcado tanto sobre el sábado y el domingo.

El día del Señor y el día de Reposo

De acuerdo al primer libro de la biblia, el Génesis, el sábado era la primera fiesta de Dios que observó la humanidad (Génesis 2:1-3). También fue el único día que Dios santificó antes de dar los Diez Mandamientos a Moisés en el monte Sinaí. Es por esto que la misma creación desempeña un papel importante en el mensaje de Apocalipsis 1:10. El Génesis muestra la creación de la Tierra y la creación del día de reposo (sábado), y el libro de Éxodo muestra la creación de un pueblo, y la importancia del pueblo de Israel de guardar el día de reposo (sábado).

El apóstol Juan comienza el libro del Apocalipsis haciendo referencia a la creación mediante la mención del día del Señor. El único día de la semana mencionado de esa manera en la Biblia es el sábado. Esto lo avala el Antiguo Testamento en Isaías 58:13 donde dice “si retrajere del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras…” El único día que Dios reconoce como suyo es el sábado y no otro día de la semana.

Por otra parte las fiestas judías tienen mucho que ver con el día del Señor; el número siete en la Biblia y particularmente en Apocalipsis justifica nuestra alusión al sábado como la fiesta de inicio del libro. Además, el sábado inicia el ciclo anual de las fiestas bosquejadas en Levíticos 23:3: “seis días trabajaras, más el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis, día de reposo es de Jehová en donde quieras que habitéis”. Lo mismo se presenta en la creación: Dios creo a Adán y a Eva en el sexto día y el séptimo Dios reposó, pero Adán y Eva contemplan el reposo de Dios.

El apóstol Juan en Apocalipsis 1:10 al usar la expresión “día del Señor” lo hace para designar el día cuando recibió la visión en la isla de Patmos y es muy probable que haya sido en sábado. No hay una sola instancia donde se llame “día del Señor” al domingo; sería un fenómeno extraño si, para esa época, “día del Señor” se hubiera convertido en la designación cristiana para referirse al domingo.

Es más, en la Biblia solo se hace referencia con un nombre propio a un día de la semana, es a saber, el día de reposo, traducido como sábado. Las traducción Reina Valera 1865 no es una de las mejores traducciones, pero sí la Biblia de Jerusalén, que traduce “el día del Señor”. Estas posibles traducciones como “dominico[7]” es la que confunde a muchos, pero tales traducciones no tienen apoyo en otras versiones.

Por otro lado, está el hecho de que en la palabra de Dios en ninguna parte indica que el domingo tiene alguna relación religiosa con el Señor; repetidas veces la Biblia habla del sábado como día del Señor.

El día del señor escatológico

El término “día del Señor” o día de Jehová como día escatológico aparece varias veces en el Antiguo Testamento (Joel 1:15; Isaías 13:9-13; Ezequiel 30:1-5; Amos 5:18-20 Sofonías 1:14-8; Jeremías 32:33). Aunque hay una minoría que dice que Juan fue llevado en visión al tiempo del fin, “no hay una base lingüística para un uso tal”[8], aunque Doukhan afirma que el día del señor es sábado y es el día escatológico[9] del Antiguo Testamento; tal observación es muy difícil de respladar al hacer un análisis lingüístico. Además el contexto dice claramente que Juan estaba en la isla de Patmos el día de la visión. Es más que claro que está hablando del tiempo de Juan, por tanto decir que el día del Señor es un día escatológico es forzar mucho el texto inmediato.

Por otro lado el Nuevo Testamento cuando habla del “día del Señor” como día escatológico dice ἡμέρα ôü tó κύριος (cf. 1 Corintios 5:5; 2 Corintios 1:14). Esta expresión siempre se traduce como día del Señor, pero futuro. La palabra kúrios se conoce como un ser supremo en autoridad y además denota respeto, y sus posibles traducciones son: Señor, soberano, ungido, Cristo, Dios, dueño. Y no se ha puesto en duda su significado, Kúrios siempre se reconoce como un nombre divino, a diferencia que la palabra para “Señor” en Apocalipsis 1:10 es κυριακός y no κύριος, que es el equivalente de YHWH del Antiguo Testamento.

Cuadro comparativo

Este cuadro nos muestra claramente que cuando se usa la expresión “ἡμέρα ôü tó kúrios” hace referencia a un acontecimiento escatológico. Por lo tanto cuando en Apocalipsis no se usa el κύριος sino el κυριακός esto quiere decir que Juan no está hablando de un día escatológico, sino de un día de 24 horas; además la palabra κυριακός es única del apóstol Juan y es usada una vez en toda la Escritura.

El día del Señor y el sábado

Es claro que la expresión “día del señor” en Apocalipsis es para designar el día cuando Juan recibió la visión en la Isla de Patmos. Partiendo de esta base, la mayor evidencia bíblica indica que el sábado, el séptimo día, era el “día del Señor”, de Apocalipsis 1:10.

Comenzando desde el Génesis y todo el Antiguo Testamento el “día del Señor” es el sábado y nunca es domingo. La Biblia registra solo 8 referencias al domingo en el Nuevo Testamento identificado como el “primer día de la semana”. William Shea señala que “el día en el cual Juan recibió la visión puede identificarse como un sábado”[10][11]. Está también Jacques Doukhan, que apoya esta interpretación del día del Señor como sábado[12], entre otros.

El día del Señor en relación al Santuario

En esta sección se presentará un análisis general con las fiestas judías y su relación con el “día del Señor”, y demás se verá la relación tipológica de las fiestas judías.

Como señala William Shea el sábado es un “monumento conmemorativo de la creación”[13] y por ende el libro de Apocalipsis comienza con la visión de Juan en el “día del Señor”. La visión inaugural de Juan en Apocalipsis 1:10-20 es la introducción a las siete fiestas judías presentada en todo el libro. El libro de Apocalipsis es el Antiguo y el Nuevo Testamento en un solo libro.

Fiestas del pueblo de Israel

La escena introductoria al santuario de Apocalipsis ahora se pude resumir como sigue:

Este cuadro hecho por William Shea[15] muestra la fotografía panorámica del libro de Apocalipsis para concluir que el sábado esta al inicio de las fiestas.

Este estudio aclara que el día del Señor es el sábado como prólogo a la obra del Santuario Celestial. Esta expresión “día del Señor” o día sábado hace una introducción a la escatología que tienen las siete fiestas judías que comenzaban con la Pascua. Este pensamiento lo apoya Doukhan cuando dice “El uso frecuente del número 7 en el Apocalipsis justifica nuestra alusión al sábado como fiesta de inicio del libro[16]”. En otras palabras para Juan el sábado es fundamental como hijo de Dios. La señora Elena de White afirma que “fue en un Sábado cuando la gloria del Señor se manifestó al desterrado apóstol. Juan observa el sábado tan reverente en Patmos como cuando predicaba al pueblo de las aldeas y ciudades de Judea. Se aplicaba las preciosas promesas que fueron dadas respecto a ese día”[17]. Además el sábado presenta el ciclo anual de las fiestas bosquejadas en Levítico 23”[18]; también respalda este pensamiento William Shea: “tanto los principales calendarios de culto coloca el sábado en la cabeza de la lista. Se presenta por primera vez en Levítico 23, aparta de una manera especial, y viene en el comienzo del calendario, junto con el diario, en el calendario de Números 28”[19]. Esto es una alusión clara que este día es el sábado. Al leer las fiestas en Levíticos 23 y Números 28-29, se inicia directamente con el sábado. Ésta idea es compartida por ambos autores nombrados. Es por eso que el apóstol Juan recibe la visión en un sábado ya que todo el libro hace muchos énfasis al Santuario y su obra y por ende a las 7 fiestas judías, que es figura de lo que iba a ocurrir en el futuro.

Conclusión

Se concluye que el día del señor de Apocalipsis 1:10 es un sábado literal de 24 horas cuando Juan tuvo la visión. De acuerdo al análisis histórico del día del Señor se puede afirmar que se trata del sábado. Además las versiones que traducen como domingo o dominico no tienen suficiente apoyo para decir que es domingo ya que la Biblia deja en claro que el primer día de la semana nunca fue un día de descanso ni día del señor en los tiempos bíblicos. Después del siglo II, a través de la tradición y leyes humanas, es cambiado el sábado por el domingo, pero para tal afirmación no hay apoyo bíblico. Es por eso que se interpreta que el día del Señor es el sábado de reposo de toda la creación y del pueblo de Dios de todos los tiempos.

Autor: Pastor Manuel Flores


Referencias

[1] Todas las citas son de la Biblia Reina Valera del 1960. Si no es así se explicará.

[2] Biblia Reina Valera 1865 “Yo fui en el Espíritu en día de Domingo, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta” Apocalipsis 1:10.

[3] Septuaginta. Traduce como sigue: “Estuve en el espíritu en el dominico día…” Igual que la Latín vulgata.

[4] Biblia Jerusalén, Reina Valera 1960, King James 2000, inclusive Traducción Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová, entre otras.

[5] Jacques B. Doukhan, Secretos del Apocalipsis. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2011) 22, 23

[6]Kenneth A. Strand, Tratado de Teología (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamricana, 2009) 572.

[7] El imperio romano transformó esta palabra en “domingo”.

[8] Kenneth A. Strand, Tratado de Teología (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2009) 572

[9] Jacques B. Doukhan, Secretos del Apocalipsis (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2011), 23. cita textual: es muy probable que Yohanan esté haciendo alusión al otro “día del Señor”, el Yom YHWH de los antiguos profetas hebreos… El contexto escatológico de nuestro pasaje confirma esa interpretación.

[10] William H. Shea, Tratado de Teología (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2009) 496

[11] Mervyn Maxwell, Apocalipsis (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1991) 82,83

[12] Jacques Doukhan, Secretos del Apocalipsis. 22

[13] Ibid. 496

[14] William H. Shea, “The Cultic Calendar for the Introductory Sanctuary Scenes of Revelation”, Journal of the Adventist Theological Society 11/1-2 (2000), 143

[15] William H. Shea, “The Cultic Calendar for the Introductory Sanctuary Scenes of Revelation”, 143

[16] Jacques Doukhan, secretos del apocalipsis. 22

[17] Elena de White, Hechos de los apóstoles, 465

[18] Jacques Doukhan, secretos del apocalipsis. 22

[19] William H. Shea, “The Cultic Calendar for the Introductory Sanctuary Scenes of Revelation”, 144 cita textual “Thus it takes its place here at the head of the sacrificial calendar, too. In addition to the texts in which the Sabbath is claimed as a special possession of the Lord, therefore, both the major cultic calendars place the Sabbath at the head of the list. It comes first in Lev 23, set apart in a special way, and it comes at the beginning of the calendar, along with the daily, in the calendar of Num 28.