Frutas en la Biblia

Semillas y restos de frutas son emocionantes descubrimientos para los arqueólogos. No sólo proporcionan pistas sobre la agricultura y la alimentación antigua, también pueden proporcionar datos de radiocarbono para ayudar a datar estratos sepultados.

Las frutas también juega un papel importante en la narrativa bíblica. Si Eva no hubiese comido el fruto en Génesis 3, la historia del Edén habría sido drásticamente diferentes a la que conocemos. ¿Qué sabemos acerca de las formas creativas en que los israelitas utilizaron las frutas en sus escritos y la cultura cotidiana?
Pasas carbonizadas

La Biblia menciona seis tipos de árboles frutales, muchos de los cuales aparecen decenas de veces:

  1. Uva (גפן)

  2. Higo (תאנה)

  3. Oliva (זית)

  4. Granada (רמון)

  5. Dátil (תמר)

  6. Manzana (תפוח)

En mi opinión, estas seis frutas se utilizan en ocho formas diferentes en la Biblia. En primer lugar, muchas personas llevan el nombre de la fruta, por ejemplo, Tamar en Génesis 38:6, lo que significa “Dátil”, Tapúa en 1ra de Crónicas 2:43, lo que significa “manzana”, y Rimón en 2da de Samuel 4:2, que significa “granada”.

En segundo lugar, las frutas son el homónimo de un número de ciudades y pueblos, por ejemplo, Anab en Josué 11:21, que significa “uva”, Rimón (granada) en Josué 15:32 y Tapúa (manzana) en Josué 12:17.

En tercer lugar, las imágenes de las frutas se utilizan como decoraciones, por ejemplo, las granadas de color azul, púrpura y carmesí en las prendas sacerdotales de Aarón (Éxodo 28:33-34) y los árboles de palmeras datilera grabadas en el Templo de Salomón (1 Reyes 6:29).

En cuarto lugar, las frutas son los temas de las leyes, por ejemplo, la ley en Números 6:3; sobre el nazareo, no podía comer o beber productos de la uva/manzana (vino/cidra) o de la ley en Deuteronomio 24:20; sólo se podía sacudir el olivo una vez, los olivos o ramas dejados atrás eran dejados para los pobres (viudas, huérfanos y extranjeros).

Quinto, las frutas son usadas en varias metáforas y símiles como, “Su aliento parece a la fragancia de manzanas” en la Cantar de los Cantares 7:9 “Como uvas en el desierto hallé a Israel” en Oseas 9:10. Caleb<em>Josué</em>Uvas<em>Tierra</em>Prometida

Sexto, las frutas aparecen en las maldiciones y las bendiciones como “sus aceitunas dejarán [el árbol]” en Deuteronomio 28:40. “tierra de trigo y cebada, de vides, higos y granadas, una tierra de olivos y miel” en Deuteronomio 8:8.

Séptimo, las frutas son usadas pedagógicamente en el libro de Proverbios. “El que cuida la higuera, comerá su fruto”; Proverbios 27:18. “Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera?” Ezequiel 18:2.

Octavo, y quizás el más obvio, las frutas aparecen como objetos en narrativas, como en Números 13:23, donde los espías de Moisés examinan las uvas, granadas e higos de la tierra prometida, y en Génesis 3, donde Eva come la fruta prohibida y es echada del jardín del Edén junto a Adán que también comió de la fruta prohibida.

Si bien estas ocho categorías no son, ni rígidas, ni mutuamente exclusivas, ellos ilustran el trato o uso diverso de la fruta en la Biblia. La fruta era mucho más que un alimento para los antiguos israelitas. Era un símbolo que aparecía prominentemente en los nombres, las leyes, los proverbios y las tradiciones de la cultura.

Cuando los arqueólogos descubren las semillas, ellos encuentran mucho más que datos de radiocarbono. La narración bíblica provee un significado social y simbólico para estos productos alimenticios importantes, recordando a los arqueólogos que hay mucho más en éstas semillas de lo que se puede ver a simple vista.

  –  Autor: David Moster

– Traducido y editado: Galvin Misael.

– Fuente: http://www.biblicalarchaeology.org

– Agradecemos como siempre a Noah Wiener (Director de la web de Biblical Archaeology) por todo su apoyo.