Análisis Lingüístico - Comparativo de Juan 1:1-3 con relación al “αρχη/principio”, su relación con “ὁ Λόγος/el Verbo”

Introducción
Juan 1:1-5 ha sido un pasaje objeto de mucho estudio. Esto se debe a que las palabras utilizadas en este pasaje, por el autor del evangelio de Juan, tiene un campo semántico bastante amplio y abre el espacio para un sin número de significados y por ende, difieren las interpretaciones. En este trabajo, se hará una crítica al análisis lingüístico de Juan 1:1-3 hecho por Craig Bluemel en su estudio “El verdadero significado de Juan 1:1-3”, con relación a “αρχη/principio”, su relación con “λογος”. Se tendrá en cuenta el argumento de Craig Bluemel, y el argumento derivado del análisis personal del autor. Cabe informar que el análisis personal del autor hará uso de los argumentos de otros autores y eruditos sobre el tema, para así llegar a una conclusión más congruente y valida.

Existe una amplia gama de eruditos que al analizar Juan 1:1-3, niegan que “ὁ Λόγος”, que aquí se menciona, se refiera a Jesús como Dios encarnado, y por ende, niegan su preexistencia, su suprema divinidad y su inmanencia en la creación. Esta negación se basa en una serie de estudios semánticos que se le hace a varias palabras de la pericopa, pero estos estudios no abarcan el todo de la pericopa, obviando palabras que son esenciales para una genuina sintaxis que no altere el propósito del autor al escribir. Además, estos estudios semánticos se olvidan de la estructura general del libro de Juan que arroja mucha información –mirándolo como un todo y apropiándose de la mente del escritor bíblico- sobre cuál es el mensaje contenido en este libro.

Análisis Lingüístico
En cuestiones de objetividad a la hora de interpretar un pasaje bíblico, entre otros problemas, el principal es el de traducción. Esto puede ser por la cantidad de manuscritos que existen y sus variables o la doble carga semántica que contienen muchas palabras en el texto griego. Es menester cuando se busca la traducción apropiada de un pasaje, hacer un análisis de las palabras que componen la estructura principal de este, para así llegar a una correcta traducción del pasaje objeto de estudio. A continuación, se presenta una serie de argumentos derivados de un análisis lingüístico dado por Craig, el cual, es la base de todo su estudio sobre la pericopa de Juan 1:1-5. Por otro lado, se presenta el análisis lingüístico propio del autor, dentro del cual se hará una crítica analítica-metodológica de los resultados obtenidos del estudio de Craig.

“Aρχη” - “Principio”

Craig introduce diciendo:
“Para determinar el período de tiempo empecé tratando de entender el significado de la palabra griega traducida como principio (es decir – En el principio). La palabra griega para comenzar es “αρχη”. Esta palabra “αρχη” es similar a la misma palabra cognada de donde viene la palabra ‘arcángel’. El Arcángel es, por definición, un mensajero jefe. “αρχη” también significa comenzar o inicio. La palabra Griega “αρχη” tiene una amplia gama de definiciones y aplicaciones, y sólo el contexto determina el uso correcto”.

Basándose en esta premisa, Craig afirma que el “λογος” que menciona Juan en su evangelio no se refiere a Jesús como muchos lo afirman, sino a La Palabra de Dios, más específicamente “El Mensaje de Salvación”, dando a entender que ese principio al que se refería Juan, no era el principio del mundo, sino el principio del mensaje de salvación (compartido por Jesús), basándose en la traducción inicial del “λογος” (Palabra). Al parecer, Craig no tuvo en cuenta “La tota” del evangelio de Juan;

  1. Si se habla del “αρχη” como el “principio del ministerio de Jesús”, indica cronología o por lo menos una secuencia tomando a “αρχη” como el principio de esta, en este caso, del ministerio de Jesús. Pero como no es un secreto, de los evangelios el menos cronológico y seria osado decir que el evangelio anacrónico es el evangelio de Juan. Entonces, no se podría hablar de “αρχη” como un principio inmediato al ministerio de Jesús, ya que Juan no es para nada secuencial o cronológico en su narrativa sobre la vida de Jesús.

  2. Es un grave error sacar a Jesús de la interpretación de “λογος” porque según la evidencia interna del libro, el propósito del autor del evangelio es “...que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios...” (Juan 20:31). Es evidente que el centro del evangelio de Juan es Jesús, pero Jesús como “el Cristo, el Hijo de Dios”, y esta frase implica que Jesús el Cristo es Dios (ver, Juan 5:18) y eso lo afirma desde el inicio de su evangelio, “και θεος ην ο λογος” (teniendo en cuenta que “λογος” es el sujeto).

  3. La continuidad del así llamado, “prólogo de Juan”, nos da una idea del “αρχη” (principio) al cual se refería Juan. “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3), sin duda alguna, cuando Juan expresa; “... por él...”, está hablando del “λογος” quien es el sujeto de todo el prólogo. También se puede afirmar que “Todas las cosas...” que fueron hechas, se refiere al acto creador relatado en el libro de Génesis. Juan habla de la creación como un acto completo “todas”, además habla de que las cosas tuvieron un punto en la historia cuando “...fueron hechas...”. Sin embargo, no es este el “αρχη” del que habla Juan al inicio de su evangelio, pero si esboza un sentido a la creencia de muchos que afirman que el “αρχη” del que habla Juan es un principio anterior al de Génesis.

El hecho de que Cristo el “λογος”, haya sido la causa principal por la que “todas las cosas fueron hechas”, da la idea de que, si “Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ λόγος” (en el principio estaba/era el verbo), ese “αρχη” (principio), se remonta a un principio mucho más remoto al del principio en el que “todas las cosas que fueron hechas”, porque ya el “λογος” estaba en su principio. Ahora bien, ¿cuál es el “αρχη” del que habla Juan?, bueno la respuesta a esta pregunta la tenemos en el mismo versículo 1.

El versículo 1 de Juan expone tres ideas fundamentales, 1) En el principio era el verbo; 2) El verbo era con Dios, 3) El verbo era Dios. Las tres ideas tienen al “verbo” como sujeto, entonces al intentar descubrir, el principio en el que “era el verbo”, expresado en la primera idea del versículo 1, se puede ir a la segunda idea del versículo, “El verbo era con Dios”, analizando el texto original, podemos deducir que la preposición acusativa “πρὸς” denota una relación íntima y de compañerismo (Juan 6:17, 35, 37, 44), Juan pudo haber utilizado cualquier otro vocablo para denotar una proximidad de Jesús para con el Padre, pero Juan quería describir esa intimidad, esa cercanía profunda de Jesús con el Padre, que utilizó esa preposición que indica la relación más cercana entre dos Seres. (1 Juan 2:1) “...παράκλητον ἔχομεν πρὸς τὸν πατέρα.../abogado tenemos con el Padre”, esta frase indica nuevamente esa relación entre Jesús y Dios, Juan tenía claro cuál era la posición de Jesús para “πρὸς τὸν πατέρα/con el Padre”. Esta no era una relación de que Jesús estaba “παρὰ/al lado de”, sino πρὸς /con Él”, de intimidad.

Ahora bien, la idea de que “El verbo era con Dios” (1:1b) nos da una conclusión en cuanto al “αρχη”/principio del que habla Juan. Este principio se remonta a la eternidad, porque está hablando de un principio en el cual “Era el Verbo” y el Verbo es antes de “Todas las cosas que fueron hechas” (1:3). Más aun, la idea final del versículo 1 “El Verbo era Dios” (1:1c) nos imposibilita en la búsqueda de un principio puntual, ya que Dios, esta desde siempre. Bien lo expresó el salmista cuando dijo: “...tu eres Dios desde la eternidad” (Salmos 93:2), más rotundamente afirmó: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde la eternidad y por la eternidad, tu eres Dios” (90:2). El principio de Juan 1:1 no es el principio del ministerio de Jesús, ni siquiera un principio puntual, sino eterno, debido a que es el principio en el que “...era el Verbo” y “...el Verbo era Dios” y Dios “...desde la eternidad y por la eternidad es Dios” (Salmos 90:2).

Autor: Roby Alejandro Rivas Pérez | Corporación Universitaria Adventista | Facultad de Teología